Covid-19

Cuando se quiere, se puede (II)

Miércoles 31 de Marzo de 2021

Como es sabido, la redundancia es la repetición frecuente de vocablos o expresiones en un texto, conversación o discurso. Y también aparece en ciertos hechos. Generalmente produce hastío, pero otras veces resulta útil para que un concepto se afirme en una persona o en toda una sociedad. En un escrito suele aplicarse exprofeso para evitar una posible confusión. Yo voy a incurrir en el defecto de redundancia adhiriendo a las manifestaciones de varios lectores que elogiaron el operativo de vacunación “Sputnik-V” instrumentado por la Municipalidad de Rosario. Desde los tiempos en que había que hacer cuatro horas de cola por 27 de Febrero, para retirar la boleta de la patente automotor en los galpones de la Sociedad Rural, hasta el presente en el que la vacunación se realiza en un magnífico salón ubicado en el predio que perteneció a esa tradicional sociedad, pasaron muchos años que, felizmente, sirvieron para aprender a atender a la gente como merece. El jueves 25 de marzo hubo un desencuentro con numerosos docentes que fueron para aplicarse la segunda dosis, y les comunicaron que no había vacunas disponibles. Sin embargo, dirigentes del gremio Amsafe Rosario no atribuyeron el hecho a errores en la gestión de la administración municipal rosarina en el delicado y complejo tema de la vacunación. Pude comprobar que la complacencia expresada en las cartas no era exagerada, porque la atención de todo el personal (profesionales y auxiliares) es afectuosa, diligente, rápida y eficiente; desarrollada en un salón impecable: moderno, amplio, cómodo y bien iluminado. Por ello las personas vacunadas y sus acompañantes salen contentas y agradecidas, pensando que como dijera un lector: “cuando se quiere se puede”.

Edgardo Urraco

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS