Carta de lectores

Cristina Fernández sabe mucho de psicología

Domingo 15 de Noviembre de 2020

Cristina Fernández y la psicología

Cristina, en diferentes partes de su carta, manifiesta no saber sobre psicología. Por lo general, cuando alguien niega insistentemente algo, algún motivo tiene. Contrariando su creencia, pienso que la psicología constituye su gran fortaleza. Todo líder carismático, capaz de generar amores y odios intensos y una masa de seguidores fieles, es alguien que conoce mucho de psicología humana. Aunque sea de manera intuitiva, y no un saber intelectual, eso no le quita efectividad. En otro pasaje de la carta, la vicepresidente dice: “El relato del ‘presidente títere’ lo utilizaron con Néstor respecto de Duhalde, conmigo respecto de Néstor y, ahora, con Alberto respecto de mí”. Es que justamente, si Néstor se tuvo que sacar de encima a su mentor fue para ganar la autonomía política de la que carecía. En el caso de ella, su autonomía devino de la peor manera: tras el deceso de su esposo. Pero es evidente que él influía en ella porque cambió mucho en su segundo mandato, posterior al fallecimiento: se radicalizó y dejó de lado los escrúpulos que, a la sombra de él, poseía. Desde una perspectiva psicológica, se identificó con su marido fallecido. Se convirtió en él, y sobreactuó su virulencia. La identificación es una manera simbólica de recuperar al ser querido perdido. Esa radicalización también pudo ocurrir por sentirse vulnerable, al sentir que ya no contaba con la protección de su marido y socio político. No obstante, algo de todo esto ella vislumbra cuando, en su carta -refiriéndose a su no concurrencia a homenajes vinculados al fallecimiento de su esposo- especula con “un mecanismo inconsciente de no aceptación ante lo irreversible”. En otra parte de la nota dice que le endilgan ser “rencorosa y vengativa”, y aclara que a ellos nunca los movió “el rencor ni la venganza”. Si esto que dice es sincero -cosa que dudo- no sería más que una proyección de sus propios sentimientos hostiles en los otros, los enemigos, y de ese modo preservar, siguiendo el concepto lacaniano, su “alma bella” posicionándose como una víctima de los odiadores. Como vimos, Cristina sabe mucho de psicología, aunque también sabe que le conviene que no se sepa, por eso la doble negación antes aludida. En cambio, de lo que no sabe, al parecer, es de economía, dado que según ella “la Argentina es ese extraño lugar en donde mueren todas las teorías”. Por el contrario, nuestro país es el lugar en donde se comprueba la teoría económica, ya que por desacatar, en forma crónica, sus reglas elementales, sufrimos las duras consecuencias tan conocidas por los argentinos.

Jorge Ballario

DNI 10.858.926

Psicólogo

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS