Carta de lectores

Corrientes, provincia Pro Vida

Sábado 12 de Septiembre de 2020

Me refiero al artículo “Tragedia y crueldad en una provincia Pro Vida”, aparecido el 10 del corriente. Relata el gravísimo y doloroso caso de una menor, perteneciente a una familia pobre, abusada a los 10 años por la pareja de la madre de la víctima y critica a las autoridades de la provincia de Corrientes que se “enorgullecen” de ser Pro Vida por no tener protocolo de interrupción legal del embarazo y tampoco aplica el Código Penal que habilita el aborto en caso de violación. Ante esta situación de violación de una menor, la periodista se queja y parece decir “agárrensela con el bebé”, porque ella postula la pena de muerte a ese bebé, al reclamar el aborto, porque también ella dice lo disponen la Corte y el Código Penal. Se ensaña con el bebé, como si él tuviera la culpa de algo, como si él hubiera cometido el delito de violación de menor, sin apuntar a los que sí lo cometieron. Sorprende, si consiente la pena de muerte para un ser humano (bebé), por culpa que él no tiene, ¿cómo no pide la pena de muerte para el abusador violador? ¿Cómo no pide una grave sanción para la madre, que evidentemente consintió la perversión de su pareja? No se entiende esa “nueva sensibilidad”, sensibilidad epidérmica, es decir superficial, que avanza sobre el inocente de toda culpa e indefenso de hecho y ahora pretende que sea indefenso (que nadie lo defienda) de derecho. La Corte dijo lo que dijo sobre este tema, pero no recuerdo que aún legisle, es decir que dicte leyes de cumplimiento obligatorio para todas las personas. Tampoco el Código Penal “obliga” a abortar en caso de las violaciones contempladas en su articulado. No estirar interpretaciones porque algunas disposiciones no son extensibles. Critica a las autoridades por no abortar, pero no critica la pobreza extrema y vida miserable, no observa la ausencia de formación moral mínima, no cuestiona al juez de la causa, no cuestiona una sociedad injusta que consiente todo esto y no toma medidas. Digamos las cosas como son, hay muchos que están pidiendo la pena de muerte en la Argentina, lo que es un retroceso humanitario, porque el mundo avanza hacia la abolición de la pena de muerte, pero no se postula la muerte del violador de menores (que tampoco acepto), sino la del bebé nacido de la misma, que es absolutamente inocente y además será acusado sin derecho de defensa.

Arturo Ignacio Araujo

DNI 8.291.536

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario