Cartas de lectores

Conservadores y criptomonedas

Dos principios están claros en cuanto a las sociedades. Uno, que los seres humanos son conservadores porque las personas temen a los cambios.

Jueves 15 de Marzo de 2018

Dos principios están claros en cuanto a las sociedades. Uno, que los seres humanos son conservadores porque las personas temen a los cambios. El segundo es que los medios masivos, sobre todo la TV, tienen gran influencia sobre la opinión pública al punto que, a la gente en general, no le interesa la verdad sino lo que diga la TV: tiene "razón" quién más tiempo aparece en la pantalla. Un círculo vicioso ya que la TV, precisamente, muestra más aquello que la gente prefiere ver, aquello que ya conoce. Así, por caso, para Van Gordon Sauter, ex jefe de noticias de la CBS, es cierta la "hipótesis de fijar la agenda" que sostiene que si la mayor parte de los reportajes insisten en lo mismo, entonces, los espectadores atribuyen importancia a lo que ven en proporción al tiempo que lo ven. Total, que los "mejores dirigentes" son quienes más aparecen en TV y, como los oficialistas suelen tener más prensa, suelen ser los que más "razón" tienen. Viene a cuento porque la idea de libertad y de mercado natural está tergiversada, precisamente, porque quienes tienen más "razón" –los políticos– son quienes menos interés ponen en la libertad de las personas y el mercado natural. "Buenos Aires, próxima sede mundial contra el bitcoin (Btc)", tituló un matutino porteño. Sucede que, a pedido de Francia y Alemania, se pedirá que los responsables globales cuestionen el uso del Btc. Será durante la cumbre de ministros de Finanzas y titulares del Banco Central del G 20 –que aglutina el 75% del PBI mundial y el 80% del comercio internacional– del 19 y 20 de marzo, con la participación de 50 delegaciones –29 ministros de Finanzas, 20 presidentes de bancos centrales y 10 titulares de organizaciones internacionales– que prepararán la Cumbre a realizarse, en noviembre, también en Buenos Aires. Firmarían el documento final condenando las operaciones sin control oficial de las criptomonedas y, además, de ser posible, ratificarán que las únicas monedas e inversiones confiables son las "tradicionales" y las avaladas por los bancos centrales. Al ser un escrito fundacional podría bautizarse como el "Documento de Buenos Aires contra las criptomonedas". Una deshonra para esta ciudad que, por cierto, como muchos de mis connacionales, repudiamos. Es decir que, al contrario de lo que muchos creen, el G 20 no promueve la libertad, sino que pretende conservar el poder de los políticos y burócratas por sobre las personas. Previamente, ya el FMI había dicho que las criptomonedas, que "se crean de forma descentralizada y sin necesidad de un banco central" lo que le "da un elemento de anonimato", debían regularse para evitar que sean "vehículo" de lavado y terrorismo. Una burla cuando es sabido que los principales corruptos son, precisamente, los políticos y burócratas que pretenden "regular" al ciudadano que trabaja honestamente. La presidente del FMI –que existe para financiar, y conservar, gobiernos signados por la ineficiencia y corrupción– reconoció que "debemos dar un paso atrás y comprender el peligro que conlleva". Un paso atrás, de eso se trata, de abortar el progreso y conservar. Es simple, los políticos y bancos centrales y los organismos que los apoyan como el FMI no quieren perder el monopolio de la moneda, que coactivamente imponen a sus ciudadanos, porque dar semejante libertad pondría en jaque el poder que tienen.
Alejandro Tagliavini



Día de la Mujer y vandalismo

Soy ex alumna de la Escuela Normal Nº 2 y me une a ella un sentido de pertenencia. Me alegró saber que las autoridades provinciales habían reparado totalmente el edificio de más de cien años, declarado Monumento Histórico, en un plan de arreglo de escuelas públicas. Pasé por la entrada que da a calle Santa Fe y mi indignación llegó al límite: desubicadas integrantes de la marcha por el "Día de la Mujer" escribieron en las paredes recién pintadas. Eso nos rebela a todos. Algunos dicen que, total lo paga el Estado. ¿Y quién es el "Estado"?¿No saben que somos todos y que las obras se pagan con nuestros aportes a través de los impuestos? ¿Y con ese argumento justifican lo injustificable? Creo que la mayoría no nos sentimos identificados con gente movida por el odio, el resentimiento y no por la legitima defensa de derechos, por la búsqueda de justicia. Y menos aún podemos identificarnos con quienes atentan contra una escuela, amparándose en el anonimato. Ante hechos como este sólo nos queda manifestar nuestro repudio.
Nélida González
DNI 1.045.395


Muy preocupado por el rumbo del país

El doctor Eugenio Zaffaroni, uno de los patriotas que el kirchnerismo nos legó, está preocupado por el rumbo del país. Es por ello que en cada oportunidad que se le presenta (entrevistas armadas dentro del espacio K) no cesa de criticar al gobierno que derrotó a su preferida Cristina en las últimas tres elecciones con el voto de la gente. En las concedidas a dos radios manifestó su íntima preocupación por los desatinos del gobierno y llamó a la resistencia ciudadana, desde el lugar y espacio que cada uno pueda (aunque sin dar a conocer la dirección del "Club del helicóptero" del cual es miembro). Muy atildado, la cámara mostraba su cara con evidentes signos de preocupación mientras, tratando de disimular, nos hacía insistentes señas de tener "el ancho de basto", cosa que al periodista Marcelo Zlotogwiazda no pareció tranquilizar (¿sospechará que Macri pueda tener el de espadas?). Mientras tanto, el bloque de Cambiemos intenta que prospere un proyecto para su remoción como juez de la Corte Interamericana. Se espera una ardua disputa jurídica, pues el multipremiado jurista tiene previsto solicitar una disminución de la condena que pudiera corresponderle, alegando que sus dichos fueron realizados "con la luz apagada", para evitar que el contenido traumático de los mismos afectaran la imagen de Cambiemos. Todo ajustado a derecho, ¿eh?
Otto Schmucler


Ladran Sancho, señal que cabalgamos

Chumbar es un viejo americanismo que significa azuzar a un perro para que ladre o ataque, incitar a una persona a luchar. Una consultora en estadísticas asegura que hay 562 personas físicas azuzando (chumbando) al presidente Mauricio Macri y su gabinete para que finalicen antes su mandato: son empresarios, jueces, sindicalistas, periodistas y políticos. Retorno al americanisimo "chumbar" referido al perro. Debe haber alguien en medio de una frenética crisis ordenando a su jauría "chumbale, chumbale que para eso te di de comer". Si no es así resulta inentendible que el camionero Hugo Moyano antes de recibir asilo, comida y sueldo en el Servicio Penitenciario Nacional diga que al gobierno le queda poca vida, tampoco podemos creer que el multiladrón Amado Boudou afirme ahora que el matrimonio Kirchner no vino a robar; ni entendemos que el fallido juez Eugenio Zaffaroni, admirador del dictador Jorge Videla y poseedor de seis casas de tolerancia porteñas, emita opinión contra este gobierno. Vemos al genuflexo Agustín Rossi endilgándole irregularidades a Macri, siendo el mismo Rossi empresario transportista especializado en cobrar kilómetros no recorridos por sus cientos de colectivos. No puedo repetir las palabras de la señora de Bonafini intentando explicar qué pasó con la plata que recibió para construir casas que no se construyeron. Los infalibles D'Elía y el camarada Yusi arengan a su tropa en contra del gobierno sin avergonzarse de su trágico papel durante el atentado contra la Amia. No interesa que chumben porque perro que ladra no muerde. Y el singular hidalgo Don Quijote predijo a su fiel lugarteniente: "Ladran, Sancho, señal que cabalgamos".
Rubén Mario Baremberg
DNI 6.012.531


Los policías que custodian un hotel

Hace un tiempo que veo dos o tres policías con armas y chalecos que los identifican como pertenecientes a la Policía de la UR II, parados frente al hotel Holiday Inn, de calle Dorrego 450, las 24 horas del día. Pensé que era para custodia de algún personaje importante que se hospedara en dicho hotel, aunque dudé ya que la escena se repite día a día, y pensé cuán larga puede ser la estadía de alguien que requiera constantemente ser custodiado en un hotel. Hoy pude disipar mi duda. Esos policías, cuyos sueldos salen de nuestros bolsillos, que se desplazan kilómetros para cumplir su trabajo, ya que residen en toda la provincia de Santa Fe, y muchas veces viajan horas para poder compartir con sus familias el día franco, y luego volver a retomar su "prestigiosa" y "respetable" tarea policial, están solamente "custodiando" durante las 24 horas del día, las puertas de dicho hotel. No pueden actuar en el área, no pueden realizar otras acciones, salvo la de custodiar la entrada de un hotel, propiedad de una empresa privada. Y me pregunto: ¿Por qué? ¿Quién determina y organiza la tareas de nuestros policías? ¿Qué intereses hay detrás de esta modalidad de designar a agentes provinciales en tareas de custodios privados? Descarto que no sólo recibe este "beneficio" el Holiday Inn de calle Dorrego, supongo que otros hoteles privados de la ciudad también están en esta situación, y me vuelvo a preguntar: ¿Es justo que los ciudadanos comunes, propietarios de negocios, simples personas que circulamos por las calles de Rosario, tengamos menos agentes dedicados a la función pública porque están destinados a esta "trascendental" tarea policial?
María Eugenia Sobr​é
DNI 14.729.292

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario