Cartas de lectores

Como siempre, lo primero es la familia

Domingo 07 de Enero de 2018

Hasta hace muy poco, el sentido de la vida era "tener un hijo, escribir un libro, plantar un árbol". Hoy, los paradigmas han cambiado y eso es algo perimido. Atentos a la polémica que surgió a partir de las declaraciones de Facundo Arana, reprobando que una mujer se realiza como persona al ser madre, ya tener un hijo no es necesario ni es un objetivo. En estos tiempos donde la educación parece que dejó de ser una prioridad, nadie escribe libros, a lo sumo mensajes de WhatsApp con faltas de ortografía. En esta jungla de cemento, con el avance de la soja y el desmonte a nivel mundial, ya no queda lugar para plantar árboles. Aquel eslogan que definía los propósitos para marcar una huella en este mundo y así colaborar para el avance de la sociedad, tiene sentencia de muerte y deja lugar a otros horizontes y nuevas metas para el hombre de hoy. Un proyecto de vida que se hace necesario encontrar y que pareciera es la búsqueda de una felicidad instantánea, pero que muchas veces suele transformarse en algo vacío, egoísta y a corto plazo. Sigamos apostando a la familia, experta en contención, en abrazos cálidos, en miradas que lo saben todo, en constructoras de comunidad y solidaridad. Donde el diálogo debe ser una práctica constante, que necesita escuchar además de hablar. Renovemos la pasión por hacer de la familia una comunidad de vida: una vida que se comparte y que no tiene que olvidar a los más necesitados y vulnerables de la sociedad, buscando el tiempo para brindar una mano generosa, resistiendo a una cultura individualista que sólo se puede torcer si mantenemos vivos los valores familiares, con amor, compromiso, libertad y dignidad.

Gabriel Campero

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario