Cartas de lectores

Como diría Jorge Luis Borges

Miércoles 14 de Febrero de 2018

En la parte final de su poema "Buenos Aires" dice Jorge Luis Borges: "Sombra final se perderá, ligera/No nos une el amor, sino el espanto/Será por eso que la quiero tanto". Ese "no nos une el amor, sino el espanto" ha sido usado por un sinnúmero de analistas políticos para explicar alianzas electorales entre quienes hasta ayer eran enemigos irreconciliables pero que, por tener un enemigo en común, deciden soportarse con tal de vencer al demonio. En las últimas horas la célebre frase borgeana se puso nuevamente de manifiesto por estos lares. Cristina Kirchner y Hugo Moyano estuvieron distanciados por años. Luego del fallecimiento de Néstor Kirchner (quien fue un activo socio político del camionero), la ex presidenta y el poderoso dirigente sindical se enemistaron a tal punto que se declararon la guerra. Sin embargo, la victoria del macrismo en octubre pasado y los problemas judiciales del gremialista hicieron que Cristina y Moyano se "amigaran". Lo mismo acontece con la ex presidenta y el jefe de Gabinete de Néstor, el hábil y sinuoso Alberto Fernández. Enrolado en el Frente Renovador encandilado por la estrella de Sergio Massa, descerrajó munición pesada contra la figura de Cristina por un buen tiempo. Sin embargo, la pobre elección del tigrense en 2017 le hizo ver la conveniencia de acercarse a la ex presidenta, dueña de tres millones y medio de votos. De golpe se percató que "con Cristina no alcanza, pero sin ella no se puede". Quien al igual que Moyano, Fernández archivó viejos rencores y decidió que era hora de "dialogar" con Cristina. Todo vale a la hora de hacer fuerza para derrotar a Macri en 2019.

Hernán Kruse

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});