Cartas de lectores

Clemencia Texeira de Domínguez

Un domingo, lleno de sol, cruzaste el umbral para subir a la montaña.

Viernes 07 de Agosto de 2020

Un domingo, lleno de sol, cruzaste el umbral para subir a la montaña. Lo hiciste llena de amor donde acurrucaste tus sueños, dentro de tu familia, que trepaba más allá de la que Dios depositó en tu historia. Por eso tu nombre fue adquiriendo fuerza de identidad. Al llamar "abuela", aparecía el rostro y la risa de Clemencia: "La abuela de barrio Martin". Habitante llena de afecto. Aguda en la palabra tejida en el diálogo acompañado por el sonido armónico de la música que se desprendía de ollas, sartenes, platos, con la letra abrigante y sonora que decía: "¡Quedate a comer!"; y con un simple "sí" se abría el telón y surgía la fiesta. Volaste como los pájaros de la isla que tanto amaste. Llenaste de vida al Museo de las Islas, que seguirá reescribiendo una historia renovada por talentosos artistas, tus descendientes: tu hijo Mario y tus nietos. Tu casa isleña donde viviste por años es nido de amor y río. Paisaje y pinturas, como queriendo retener la belleza del paisaje capturado por el gran maestro Raúl Domínguez: El pintor de las Islas. Te decimos "chau abuela" en coro "Las Caminantes". Gracias por los años compartidos y que hoy pudimos acompañar en oración alada tu canción preferida: "Ven, sube a la montaña, a buscar la ley del Reino"; ¡Ya estás en la cima! Ya subiste y nos dejaste el mejor legado: la vida se vive más allá de lo que acontezca. La isla llora y los humedales hechos pintura actualizan su imponente belleza. En el rancho "Charigüé", cobijo de familia y arte, hoy transformado en Centro Cultural Isla Charigüé. Allí se revive la cultura de un tiempo donde al decir de Rodolfo Kusch: "El suelo era sagrado. Y de su entorno se desprende la escritura eterna hecha paisaje". Gracias abuela por tu vida hecha flor que se hizo enredadera en la amistad y en nuestros caminos.

Marta Sarra Tranier

DNI 4.292.275

Grupo Las Caminantes, Iglesia Metodista Argentina

Por el bien de la humanidad

Como rosarino que quiere mucho a su ciudad, les propongo a las autoridades de turno, sean provinciales, nacionales o a quien corresponda, que no podemos seguir siendo avasallados por mezquinos intereses de algunos mal llamados argentinos, a los que no les importa la destrucción del medio ambiente con alguna complicidad de algunos que se lavan las manos, o miran para otro lado. ¿Qué pasa con la provincia de Entre Ríos y con la ciudad de Victoria? ¿Tienen un protector contra el humo? Como ahora se h comentado que el humedal es un pulmón para los humanos y para la vida toda, y sera considerado de interés mundial, quisiera que no haya mas ganadería, ni agricultura, para evitar todo tipo de contaminación en las islas. Sólo que se hagan huertas organicas (horticultura), miel (apicultura), que ya se produce en gran escala. Todo lo producido puede comercializarse en la ciudad. También puede ser una granja modelo, con cría de aves y producción de huevos (avicolas). Soñemos que a lo mejor se pueda hacer realidad por el bien de la humanidad. Muchas gracias.

Alberto Antonio Mariño

A siete años de Salta 2141

Pasaron siete años de Salta 2141 y las familias aún no tienen paz ni justicia. Poseo un local en el edificio Fernanda IV, de calle Montevideo 1253, 1255 y 1249, se encuentra en pésimas condiciones por falta de mantenimiento. Hay desmoronamientos, inundaciones con materia fecal y obras antirreglamentarias constatadas por la Justicia y por la Municipalidad de Rosario desde hace 10 años. Se ha caído la persiana eléctrica porque cae agua sobre el mecanismo eléctrico y se electrifican las paredes, cualquier vecino puede morir. Yo casi pierdo la vida en el edificio Fernanda IV. ¿Qué esperan los jueces para actuar? Hace diez años que espero respuestas de la Justicia. ¿Tiene que morir alguien? ¿Por qué la jueza Mondelli no solicita la reparación del edificio si posee más de 30 constataciones? Ya no puedo ingresar a mi local. Ni los oficiales de Justicia quieren hacerlo por el mal estado del local. Seguiré luchando para que no sea otro Salta 2141. ¿Será justicia?

Fabiana Costa

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario