Cartas de lectores

¿Ciencia vs. teología?

Tiempo atrás la ciencia y la teología se llevaban a las patadas. A juzgar por la humildad reflexiva de algunos intelectuales y la apertura inevitable de muchos teólogos, pareciera que algo está cambiando.

Lunes 11 de Diciembre de 2017

Tiempo atrás la ciencia y la teología se llevaban a las patadas. A juzgar por la humildad reflexiva de algunos intelectuales y la apertura inevitable de muchos teólogos, pareciera que algo está cambiando. Hace cuatro siglos apenas, científicos como Kepler, Newton, Giordano Bruno o Galileo eran cuestionados por sus descubrimientos y algunos fueron a parar a la hoguera. Corrían tiempos de Inquisición y era imposible discutir dogmas; poco a poco la ciencia fue desentrañando creencias cerradas aunque dejando a la teología las cuestiones sin respuestas racionales. Algunos sectores siguen negando las evidencias científicas, pero otros, como el jesuita español Manuel Carreira, tienen un pensamiento equidistante, aceptan que la ciencia no enseña teología pero la teología no enseña nada de ciencia. Sucede que un científico trabaja sin dogmas sobre hechos concretos y un religioso sobre una cosmovisión sobrenatural de la existencia, lo cual plantea el interrogante: ¿se puede compaginar la brecha entre ambos mundos? Una posición rígida considera a Dios como el científico supremo y algunos pensadores como Stephen Gould dicen que Dios y la ciencia pueden existir pero cada uno ocupando departamentos aislados. Si bien en Salamanca hay un oratorio y en el Vaticano un observatorio, parece difícil lograr un espacio de complementación y convergencia. No tengo ni pretendo dar en esta breve nota una respuesta precisa, sólo adhiero a lo que decía el astrofísico Lawrence Krauss: "Debemos respetar las posiciones filosóficas de la gente, a menos que sean erróneas". De algo estoy seguro y me alegro, de que Torquemada y los quemadores de ideas hayan pasado a la historia (¿irrepetible?), por lo cual se me ocurre un diálogo imaginario entre quien fuera –aunque con sus debilidades humanas– un emblema del conocimiento enfrentando a la rigidez del oscurantismo: "Escuché que niegas el centro, Galileo, ¿o acaso estás buscando la ira de Dios?". "Y sin embargo se mueve, señor obispo". "¡De rodillas y a borrar todo el disparate!". "Y sin embargo se mueve, Santo Oficio". "¡Olvídalo para siempre y abjura, impío! ¿O prefieres la hoguera?". Galileo no tenía vocación de mártir, tenía temor a la quema y le gustaba la vida (falleció a los 77 años, 1564-1642). Por lo cual cambió figuritas pensando que tarde o temprano la verdad saldría a la luz. Aunque la pesadilla del mil seiscientos fue larga, llegó un día de amanecer luminoso en que se comprobó que el planeta no era el centro del universo y se movía. Fue cuando el mundo dijo: "Galileo, levántate, no pidas más perdón y ponte a bailar al compás de esta Tierra movediza. Nosotros te seguimos considerando el padre de la ciencia moderna", y acaso también lo haga Copérnico –el canónigo–, que suele intercambiar respetuosamente con Aristóteles, allá arriba, ideas sobre el centro del universo y el Sol.
Omar Pérez Cantón


Sugestiva demora del juez Bonadío
Sugestivamente el juez Bonadío esperó que la ex presidenta asumiera en el Senado para dictarle la prisión preventiva y el desafuero, sólo unos días de diferencia para que Cristina debiera cumplir como cualquier ciudadano con la Justicia por haber infringido la ley. Más aún, la gravedad de las imputaciones determinadas por el juez, como traición a la Patria entre ellas, no condicen con la espera para tomar la determinación de prisión preventiva. El casi 80% que no la votó en las últimas legislativas nacionales, seguramente se estará preguntando, ¿este juez actúa con imparcialidad o está dándole prerrogativas? El hecho de que se trate de una ex presidenta debería ser motivo mayor para no permitirle prerrogativas, fue quien durante seis años dirigió el más alto cargo y está sospechada seriamente de corrupción, asociación ilícita, posible autor intelectual del homicidio del fiscal Nisman y traición a la Patria, entre otros ilícitos. Es dable suponer que al menos estos cuatro ex funcionarios presos, De Vido, Jaime, Bodou y Zannini, no actuaron sin la autorización expresa de Cristina y Néstor. Por eso no se entiende la negligencia del juez en darle el beneficio de los fueros por una diferencia de días. La Justicia de nuestro país atraviesa un serio descarrilamiento, es necesario que el Consejo de la Magistratura deje de dormir o mirar para otro lado, y que comience a actuar sobre los jueces que no cumplen su función con celo y honestidad, de lo contrario es mejor disolver el Consejo y ahorrarnos los sueldos.
Miguel Baghdasarian
DNI 8.537.176


Sobre los derechos humanos
Se celebró ayer el Día de los Derechos Humanos. Es imposible no mencionar al ex presidente Raúl Afonsín, precursor de los mismos en nuestro país, siendo ellos fundamentales en toda su gestión. Alfonsín jamás les dio a los derechos humanos un tratamiento que no fuera el que correspondía en cada ocasión y circunstancia. El ex presidente de Uruguay José Mujica opinó que Alfonsín era más bueno que Lassie, una expresión sencilla referida a la naturaleza del líder radical. Recuerdo claramente que en el exterior, el ex mandatario fue muy respetado y valorado, partiendo por su esencia democrática indiscutible, su sólida defensa hacia los derechos humanos, y su permanente convocatoria al diálogo. Tres meses antes del último golpe militar, Alfonsín fundó la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos. Raúl Alfonsín tuvo condecoraciones de universidades y gobiernos de todo el mundo. Se conocen y han ido ampliándose, derechos humanos de primera, segunda y tercera generación. Los de primera generación, son los derechos civiles y políticos. Los derechos civiles más importantes son el derecho a la vida, a la libertad ideológica y religiosa, a la libre expresión, y a la propiedad. Algunos derechos políticos básicos, son el derecho al voto como el de elegir a nuestros representantes. Los de la segunda generación son los derechos económicos, sociales y culturales. Promueven la acción estatal para garantizar el acceso de todos a condiciones de vida reflejadas en el derecho a la salud, la educación y el trabajo. También comprende el derecho de huelga y a una vivienda digna. Los de tercera generación, apuntan a la solidaridad entre los pueblos y el cuidado del ambiente. La declaración Universal de los DDHH es un documento que marca un acontecimiento muy significativo en la vida de las personas. Como ideal común para todo el mundo, promueve el desarrollo de relaciones amistosas entre países. Los derechos humanos poseen por base, el derecho a la dignidad y a los derechos inalienables.
Nora Cardarelli


Un periodista "incendiado"
Cuando las noticias nos pegan un sacudón, como lo hicieron hace unos días con relación a la decisión del juez Claudio Bonadío de detener a los responsables de encubrir el ataque terrorista donde murieron asesinados 85 inocentes en la Amia, es donde se puede ver quién es quién. Los responsables salen a atacar para defender a su líder y máxima responsable que manipula a todos según le viene en gana. Llamó poderosamente la atención en el programa "Incendiados" de Radio Mitre, que se emite a la tarde, el lastimoso comentario que hizo Gerardo Tato Young, muy enojado, desprestigiando al juez Bonadío por las detenciones de los vendepatrias Esteche, D'Elía, Zannini, Khalil y Timmerman. Hasta justificó a Esteche diciendo que "es un pobre piquetero". Con tan baja actitud me motiva decirle al señor Young que se le debe haber subido el nudo de la corbata a la nuez del cuello, mareándolo. Se nota que ha mejorado económica y laboralmente. Así, sucesivamente lo han hecho todos los que defienden al kirchnerismo. Decirle a este periodista que no recordó siquiera el asesinato del fiscal Nisman, ni sentir respeto alguno por sus hijas que aún lo lloran. Nisman dio su vida por la Patria mientras la escoria la mancillaba. Si el señor Young tiene algo que decir del juez Bonadío que lo denuncie, con pruebas a la vista.
Paola Lena Riviera


Época de balances
Cuando llega fin de año las empresas comienzan a preparar el balance que determinará el estado de sus cuentas y la verdadera situación económica y financiera. El administrador o en su caso el directorio, tendrá que rendir cuentas del estado de la empresa a los accionistas que son los verdaderos propietarios de la misma. Pienso que fin de año es también una época propicia para hacer un balance de nuestra existencia. Quisiera que por un momento pensemos que un día cerrará el balance de nuestras vidas y tendremos que rendir cuentas delante de Dios. ¿Y cómo andan esas cuentas con nuestro creador? La Biblia nos muestra la realidad de nuestra situación espiritual y nos dice que todos los seres humanos tenemos un saldo negativo en los libros de Dios. ¿Por qué? La respuesta la encontramos en las palabras del apóstol Pablo que están en la Biblia en el libro de Romanos, capitulo 3, versículo 23: "Por cuanto todos pecaron están destituidos de la gloria de Dios", y si hacemos un verdadero balance interior tenemos que reconocer que es así, porque pecado es vivir la vida independiente de Dios, sin hacer su voluntad, sin cumplir sus mandamientos, y esto produce malos pensamientos, mentiras, envidias, odios, lo que Dios llama pecado. Ahora bien, el problema es cómo solucionamos este saldo negativo, porque el balance cierra el día que pasemos a la eternidad y si no hemos arreglado nuestra situación en vida nos encontraremos con una bancarrota espiritual, que nos llevará a pasar la eternidad en la condenación eterna. Pero el motivo de esta reflexión es comunicar una buena noticia: hay alguien que pagó por nosotros esa deuda y fue Jesucristo en la cruz del calvario. Dice la Biblia: "El Señor Jesús os dio vida juntamente con Él, perdonando todos los pecados, anulando el acta de los decretos que nos eran contraria, quitándola del medio y clavándola en la cruz".
Jorge R. Alonso

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario