Cartas de lectores

Carta al presidente Mauricio Macri

Estimado señor presidente: antes que nada gracias por reaparecer, ya que durante estas semanas tan importantes para el país, no se lo ha visto.

Domingo 12 de Agosto de 2018

Estimado señor presidente: antes que nada gracias por reaparecer, ya que durante estas semanas tan importantes para el país, no se lo ha visto. Quisiera una explicación sobre el llamativo interés que usted insiste en propagar el aborto. ¿En este país no hay una democracia? ¿Entonces para qué va a presentar en el Congreso un proyecto que despenalice el aborto? ¿No entiende que a la mayoría no nos interesa? Espero que no se haya cegado con una oferta de Parenthood y por eso vuelve sobre el ya debatido tema. Por favor, cumpla con sus promesas: pobreza cero, equilibro económico, puestos de trabajo, educación para todos, mejoras hospitalarias, entre otras cosas. Muchas gracias por su atención. Le aseguro que todos los días pido por usted y todo el Gabinete, para que sepan hacer bien su tarea. Pero creo que me falta pedir con más fe.
Cecilia Goyret

N. de la R: Planned Parenthood es el mayor proveedor de servicios de salud reproductiva en Estados Unidos, incluyendo abortos.​



"Honorable" Senado de la Nación

Independientemente de las decisiones de cada uno de los senadores, no dejo de preguntarme cómo algunos de ellos llegaron a ocupar sus bancas. Gente que no sabe expresarse o que no tiene fundamentos. Menciono algunos casos: Silvina Larraburu (Río Negro), citó la frase de un cura: "Las mujeres pobres tienen a sus hijos porque esta es la única forma que tienen de trascender". El exabrupto de Gabriela Michetti y la definición de "violación" de Rodolfo Urtubey (Salta): "hay algunos casos en los que la violación no tiene componentes de violencia sobre la mujer". O la senadora Itúrrez de Capellini, por Santiago del Estero, (donde antes del debate, acababa de fallecer una joven de 22 años por un aborto clandestino), quien avaló su decisión con la anécdota de que un niño de 13 años de su provincia, le pidió que votara en contra porque amaba la vida. El colmo de irresponsabilidad fue de la senadora Carmen Valverde (San Juan), quien confesó no haber leído el proyecto de ley, pero se declaraba en contra. ¿No hay alguien que ante esta declaración le pida la renuncia? ¿No es su obligación y responsabilidad laboral interiorizarse de los temas a votar? Quienes se opusieron a la suspensión del embarazo, ¿leyeron la guía de Google: "Cómo abortar con jengibre, papaya, una percha, entre otras cosas? Tan sólo espero, que quienes se opusieron a esta ley sean observantes de que se cumpla la ley de educación sexual que algunos objetaron y obstaculizaron su cumplimiento desde su promulgación, ya hace mucho tiempo.
Silvia Buonamico


Rechazo a dichos de la senadora Mirkin

Lamento haber tenido que escuchar a la senadora Beatriz Mirkin diciendo: "Se habla de tenerlos y darlos en adopción. He visto los chicos que no se aceptan en adopción. Es porque no los quieren a los chicos porque son negritos". Señora Beatriz Mirkin, no mienta, 10 años promedio se espera para adoptar. Usted debería ocuparse de agilizar la adopción de esos niños en vez de discriminarlos. Le informo que cuando hablé con políticos de todos los partidos para que la ley de adopción sea mas ágil, que los niños no quedaran entrampados en el sistema de protección del Estado y nosotros recorriendo el país para poder adoptar, a ninguno le interesó porque esa causa no da votos. Cuando un pretenso adoptante es llamado después de años por el Registro de Adoptantes por una posible adopción, no nos muestran un book de fotos, señora. A lo sumo nos dan información del caso y en base a ello se inicia la vinculación. Y otro detalle: yo adopté y amé desde el embarazo a mi hija (cuando estaba vigente la entrega directa) y no me importó si era blanca, negra o a rayas, porque un hijo se ama aún si saber si va a nacer sano o qué va a pasar. Así que, por favor, no hable de lo que no sabe o no puede comprender.
Carina Castillo
DNI 22.542.027


Jerusalén es de todos

La reciente declaración de Jerusalén como capital del Estado de Israel es un gran error. La medida desconoce y hace caso omiso a la resolución de Naciones Unidas en el reconocimiento del Estado israelí en 1947, dejando claramente establecido la internacionalización de Jerusalén, no pudiendo establecerla como capital. En un nuevo acto de soberbia imperialista, al mejor estilo nazi, argumentan un mandato divino de su dios de hace 5.000 años. Me pregunto si no acaban de encender la mecha de una nueva guerra internacional, porque Jerusalén es de todos, los cristianos, musulmanes, judíos y no creyentes, para todos de un gran valor histórico, antropológico y cultural.
Jorge Demirdjian

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario