Cartas de lectores

Borges y la física cuántica

La literatura de ficción de Borges se relaciona con la física cuántica. En varios de sus cuentos el discurso ficcional se interrelaciona con el discurso científico de una manera simbiótica. La creatividad artística tiene su correlato en el ingenio, en la inventiva y en el rigor científico. Recomiendo un libro titulado "Borges y la física cuántica", del autor Alberto Rojo, donde expone de una manera sencilla y coloquial la asociación entre la ficción y la realidad. El artista no es un ser divorciado de la realidad que da rienda suelta a sus fantasías estéticas sin seguir un "orden" racional. El científico primero se abstrae en sus pensamientos que muchas veces no tiene nada que ver con la realidad y son ficciones mentales que luego se plasman en un algoritmo matemático. Buscando la conjunción entre arte y ciencia, ficción y realidad, encontré dos definiciones que me deslumbraron: "la física debe tener la belleza de las matemáticas", y "las buenas ficciones son incitaciones a la imaginación científica y a la reflexión sobre la verdadera imposibilidad a ciertas propuestas fantásticas". El arte y la rigurosidad de la ciencia comparten un discurso. Borges afirmaba que sus conocimientos de física eran elementales, sin embargo, en sus cuentos se vislumbran pensamientos e ideas que tienen estrecha relación con la física cuántica. En los cuentos "Funes el memorioso" y "El jardín de deseos que se bifurcan", entre otros, formula apreciaciones que se correlacionan con esta última. Quizás, los discursos científicos y ficcionales no son "senderos que se bifurcan" ni dos líneas paralelas que no se tocan, sino expresiones escritas que se potencian y se enriquecen.

Jueves 05 de Septiembre de 2019

La literatura de ficción de Borges se relaciona con la física cuántica. En varios de sus cuentos el discurso ficcional se interrelaciona con el discurso científico de una manera simbiótica. La creatividad artística tiene su correlato en el ingenio, en la inventiva y en el rigor científico. Recomiendo un libro titulado "Borges y la física cuántica", del autor Alberto Rojo, donde expone de una manera sencilla y coloquial la asociación entre la ficción y la realidad. El artista no es un ser divorciado de la realidad que da rienda suelta a sus fantasías estéticas sin seguir un "orden" racional. El científico primero se abstrae en sus pensamientos que muchas veces no tiene nada que ver con la realidad y son ficciones mentales que luego se plasman en un algoritmo matemático. Buscando la conjunción entre arte y ciencia, ficción y realidad, encontré dos definiciones que me deslumbraron: "la física debe tener la belleza de las matemáticas", y "las buenas ficciones son incitaciones a la imaginación científica y a la reflexión sobre la verdadera imposibilidad a ciertas propuestas fantásticas". El arte y la rigurosidad de la ciencia comparten un discurso. Borges afirmaba que sus conocimientos de física eran elementales, sin embargo, en sus cuentos se vislumbran pensamientos e ideas que tienen estrecha relación con la física cuántica. En los cuentos "Funes el memorioso" y "El jardín de deseos que se bifurcan", entre otros, formula apreciaciones que se correlacionan con esta última. Quizás, los discursos científicos y ficcionales no son "senderos que se bifurcan" ni dos líneas paralelas que no se tocan, sino expresiones escritas que se potencian y se enriquecen.

Alejo Vercesi

Mi eterno agradecimiento

Quiero agradecer especialmente todo el esmero, profesionalismo y atención recibida en el tiempo en que estuve internada por mi cirugía de manga gástrica en el sanatorio Los Alerces. Todo ha sido muy llevadero y agradable dado a que siempre conté con el equipo médico que estuvo a mi disposición todo el tiempo que permanecí internada. No quisiera olvidar del personal del sanatorio, desde el de seguridad hasta el plantel completo de enfermería, pues su trabajo ha sido ejemplar. Sin más, y repitiendo mi agradecimiento, deseo que Dios los bendiga en abundancia para que puedan seguir ayudando a muchas personas.

Yanina Roldán

Plegaria ecuménica por Argentina

La presente es una humilde convocatoria a todos los ciudadanos de buena voluntad que nos resistimos a que nuestra democracia sea entregada otra vez a las manos de una caterva de desaforados ladrones y corruptos. No dejemos que nos invada el desánimo y la bronca porque la situación no está para nada bien, producto del pacto maléfico de CFK con el Papa, y dediquemos tan sólo un minuto diario de nuestra vida a elevar solamente una plegaria ecuménica a Dios; todos juntos, diariamente y a la vez, hasta el 26 de octubre. Pidamos a Dios que libere y aclare la mente de los argentinos que por estar enojados, no miden las consecuencias de castigar a un gobierno por haber cometido el error de ser demasiado optimista. Al pretender castigarlo, nos estamos entregando a la maldad pura y absoluta, convirtiendo nuestra amada Nación en un eslabón más del eje del mal chavista-bolivariano-iraní. Después será demasiado tarde y sólo Dios sabe la sangre inocente que será derramada para salir de ese yugo nefasto, tal como les está ocurriendo a nuestros desdichados hermanos venezolanos, víctimas de una de las dictaduras más terribles de América Latina. Usemos la tecnología y ajustemos las alarmas del teléfono celular a las 21:59, todos los días, hasta el 26 de octubre y elevemos una plegaria para que los argentinos logremos votar con racionalidad, por nuestro futuro, el de nuestros hijos y el de nuestros nietos. Que así sea.

Ricardo Martínez

La reforma agraria de Grabois

Recientemente Juan Grabois hizo público su deseo de impulsar, en caso de que la dupla Fernández triunfe, una reforma agraria que incluye la expropiación de tierras y la redistribución de la población desde las zonas urbanas hacia las rurales. Dejando a un lado las dificultades técnicas, de capacitación, que esto generaría, me sorprende que Grabois, un graduado universitario, desconozca los pésimos resultados de la aplicación de este tipo de medidas. No voy a explayarme en las consecuencias, pero dejo a quien lo desee el estudio de dos eventos similares: lo acontecido en la Rusia soviética y en Camboya durante el régimen del Khmer rojo.

Juan Pablo Zucco

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario