Cartas de lectores

Anclados en el pasado

Deng Xiaoping hace 40 años decidió integrar a la República Popular de China al capitalismo, teniendo en la inversión extranjera -sin tantos pruritos ni trabas burocráticas propias de la filosofía comunista- un vector importante en una economía que no para de crecer, 9,9 por ciento anual.

Jueves 03 de Enero de 2019

Deng Xiaoping hace 40 años decidió integrar a la República Popular de China al capitalismo, teniendo en la inversión extranjera -sin tantos pruritos ni trabas burocráticas propias de la filosofía comunista- un vector importante en una economía que no para de crecer, 9,9 por ciento anual. Su desarrollo básicamente se orientó a la tecnología decisiva que es la inteligencia artificial, amén de las capacidades de emprendimiento del pueblo chino. Claro, que con varios siglos de ventaja sobre occidente, su pujanza fundamental se basa en un pueblo metódico, respetuoso y creativo en su mayoría. Pruebas al canto, 24 millones de empresas han sido creadas en cinco años muestra más que suficiente del adelanto y puesta en valor de un país que se convirtió en la locomotora del mundo. Deng, siendo mano derecha de Mao Tse Tung, estimuló el potencial de su gente con resultados extraordinarios. Otro precursor del master plan fue Xi Jinping. Como ejemplos las hig tech chinas, con la compañía Huawei a la cabeza, inundarán el mercado con ciento de millones de Smartphone 5G para el 2021. Evidentemente, una economía popular que se reconvirtió al capitalismo con resultados y estándares de vida envidiables para nosotros, que seguimos con la mitad de la población viviendo de la otra mitad y exigiendo nuevos planes de asistencia social. De trabajar, ni hablar; de crear, mucho menos. Diferencia entre progresar y vivir paralizados por un Estado y dirigentes estúpidos, individuos que siguen predicando la igualdad nivelando para abajo por incapacidad intelectual manifiesta. Nosotros permanecemos anclados en el pasado.

Roberto Rubén Sánchez
DNI 8.634.022


Obra de arte recuperada

Fue sin duda un hecho muy importante para la ciudad de Rosario haber recuperado el valioso cuadro de Murillo "La asunción de Santa Catalina", que eleva el prestigio del Museo Estévez. Hay que felicitar a las autoridades del Museo, a los funcionarios y a los servicios de seguridad que llevaron a buen puerto esta búsqueda después de 35 años que fue robada. De acuerdo a lo sucedido hace muy poco, sobre el retiro de imágenes religiosas por un proyecto de la concejala Lucrecia Lepratti, y aprobado por el Concejo, espero que no pretendan ahora retirar dicho cuadro por ser una imagen religiosa, aduciendo que el Museo es un lugar público y laico.

DNI 6.347.664


Una noticia increíble

Cuando leo en el diario ciertos títulos siento que tenemos funcionarios puestos por el enemigo. "El Vilela no puede disponer de un equipo de hemodinamia que está parado hace año y medio en la Aduana". Este vital equipamiento para el programa para cardiopatías congénitas donde se operan 100 niños por año, se encuentra parado, sin ninguna explicación valedera, en la Aduana. Es un equipo caro. Todos los equipos complejos necesitan mantenimiento. Dice el jefe del equipo de cardiología infantil, Pedro Corvalán que "nos estuvieron diciendo todo este tiempo y asegurando que venía al Vilela. Es un equipo de última generación Toshiba Infinix 9.000. Este es el equipo que permite hacer cateterismo en el hospital. Hasta hoy, se lleva a los pequeños a otros hospitales con riesgo para los niños y altos costos. Por esto no aguanto más. Me siento frustrado y engañado como médico. Nos engañaron un año y medio, alguien tiene que solucionar esto". Puede ser que algún día tengamos profesionales, que prioricen la vida de nuestro pueblo y se olviden de rencillas políticas miserables.

Carlos Borisenko


¿Para qué queremos otro mástil?

Los rosarinos tenemos con orgullo nuestro Parque Nacional a la Bandera, con el gran Monumento y un importante mástil, donde se iza todos los días la bandera y se realizan cada año las ceremonias del 20 de Junio. Por eso resulta inexplicable que la Municipalidad actual haya gastado una elevada suma en construir en la misma avenida sobre su extremo norte otro gigantesco mástil, hasta más grande que el tradicional, con idéntico motivo, o mejor dicho sin motivo alguno. Es sabido que los monumentos no se repiten ya que eso es reiterativo, y también es sabido el estado de privación que padece actualmente nuestra ciudad para que encima las autoridades hagan gastos inútiles. Además, esta repetición de mástiles parece un acto de supuesto patriotismo exagerado y fuera de lugar. Por otra parte, resulta sugestivo que justamente el gobierno socialista incurra en este gasto tan innecesario en épocas preelectorales, justamente ellos que nunca se han destacado por su patriotismo sino por su internacionalismo.

Alberto Bruno
DNI 8.284.072


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});