Cartas de lectores

Al gobernador de Córdoba

Señor gobernador: le voy a relatar un hecho que le ocurre a cientos o miles de turistas que visitan en vehículos su hermosa provincia.

Viernes 19 de Enero de 2018

Señor gobernador: le voy a relatar un hecho que le ocurre a cientos o miles de turistas que visitan en vehículos su hermosa provincia. He recibido la visita de amigos brasileños y se me ocurrió llevarlos a Villa General Belgrano. Le comento que he gastado en su provincia la módica suma de 21.000 pesos en cuatro días. Quiero significar con esto que los turistas llevamos a su provincia dinero que quedará en sus arcas. Le cuento que lo que recibí como "bienvenida", fue una multa de 2.300 pesos por circular con las luces de posición, en vez de la luz baja. Esta multa está destinada a recaudar y nunca para evitar accidentes, debido a que la luz de posición del Peugeot 208 es mucho más visible que muchas de las luces bajas que he visto en la ruta. Además, circulo por el país entero con esas luces y jamás se me dijo nada en contra. Usted lo debe saber, pero se lo cuento igual. Debajo de casi todos los puentes de la autopista Rosario-Córdoba (del lado de su provincia) hay un puesto policial, con 10 o 12 automóviles detenidos para hacerles las multas por el mismo hecho que el mío, u otras pequeñeces similares. Le doy la solución para tremenda infracción, sugiérale a esos policías, a quienes se les cae la baba parando autos, que después de pararlos, simplemente le digan a los conductores, "señores, circulen por favor con la luz baja, para cumplir con la ley"; y a partir de allí se evitarán las terribles desgracias que ocurren en una autopista por circular con luz de posición en vez de luz baja. Ya sé que usted se quedará sin la millonaria recaudación, pero no pondría al turista que va a gastar mucho dinero para mover la economía, en un momento de angustia. Ahora quiero referirme al maltrato recibido por los "servidores públicos". Uno de los policías que comenzó a hacer la boleta, con una tranquilidad pasmosa como si supiera que su horario se cumpliría igual, tranquilo o apurado yo, que estaba primero y tenía una señora brasileña de 83 años adentro del auto con problemas respiratorios leves, y bajo el sol, le pedí que se apurara un poco. Me contestó que si pasaba algo "llamarían a una ambulancia". Acto seguido, un cabo (cuyo nombre si usted me lo pide, se lo proporcionaré) le dijo a su compañero: "Déjálo para lo ultimo a este así aprende a no molestar", y me miró y me dijo "y no me haga enojar". Estos dos maleducados y prepotentes lograron que evaluara la posibilidad de callarme la boca para que no me arruinaran los cuatro días que deseaba disfrutar de su provincia, cosa que no fue tan agradable como creía que sería. Estos personajes, prepotentes y maleducados, escudados en un uniforme, le hacen muy mal al turismo de su provincia. Dicho esto, le comentó que voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para que la gente que me conoce no vaya a su provincia para no ser multados por cualquier motivo y maltratados por la policía. Y lo desafió a que publique la cantidad de multas hechas y la cantidad de dinero recaudado en las rutas desde diciembre a marzo.
Jorge Fiorina


Por qué nadie lo llama a Basavilbaso

Resulta poco creíble, a esta altura, que el señor titular de la Anses, Emilio Basavilbaso, esté decidiendo autónomamente "no pagar las sentencias" que el presidente Macri se comprometió en campaña a efectivizar (para terminar con la tasa de litigiosidad de "los abuelos"). Nadie en su sano juicio podría imaginar que un funcionario de alto rango podría tomar decisiones sin el consentimiento de ellos, "los tres " (Peña, Lopetegui y Quintana). La pregunta del millón es ¿ninguno de ellos lo ha llamado para decirle, Emilio, por qué razón no estás dando cumplimiento a una promesa del presidente? ¿En el presupuesto estaba el dinero para el pago de sentencias? Es necesario que desde el más alto nivel gubernamental se les dé una respuesta clara a la innumerable cantidad de cartas de sufrientes jubilados que reclaman diaria y semanalmente lo que la Justicia determinó. No se hagan los distraídos.
Gabriel Vides


Fascinación adictiva


Antes, la sociedad tradicional capitalista estaba ansiosa por vender sus productos. Incluso hoy, las pequeñas y medianas empresas siguen estándolo: luchan, pelean los precios, personalizan al cliente. Tienen que venderle, necesitan vender. Sienten que el cliente, al elegirlos, les hace un favor. En cambio, los tecnócratas y los altos ejecutivos de las multinacionales han llegado a pensar que nosotros tenemos la obligación de comprarles. Ni siquiera se les cruza por la cabeza otra opción. Un buen smartphone, un televisor de plasma o una moderna tablet son una pequeña muestra de hasta qué punto algunos objetos de consumo popular se han masificado y son capaces de fascinar a sus usuarios. Los consumidores nos ubicamos en mayor o menor grado en el lugar del adicto, y ellos, en la posición de quienes le brindan la droga. Ese es uno de los dramas de esta época, y está vinculado al malestar y a las epidemias de enfermedades, disfunciones y dolores de todo tipo. Los modernos señores feudales ya no usan su poder de modo despótico. Parece más bien que estuviesen sentados sobre los textos de Freud, aplicando con gran maestría sus enseñanzas. Pero hay un par de salvedades: en primer lugar, no usan las ideas de Freud para liberar a las almas sufrientes, sino para dominarlas; en segundo lugar, no lo hacen de un modo personalizado. Por el contrario, buscan sus efectos a escala planetaria. Y para ello cuentan con los recursos económicos, mediáticos y técnicos más extraordinarios de la historia, y con el beneplácito de la mayor parte de la clase política de nuestra aldea global. Es decir, casi todo el poder existente en nuestro querido planeta está puesto al servicio de estos verdaderos niños mimados del sistema.
Jorge Ballario
DNI 10.858.926


En defensa de los clubes de barrio

Ante los sucesos que desgraciadamente protagonizan los clubes de barrio de Rosario, un grupo de dirigentes decidimos formar un grupo de WhatsApp denominado "Alerta Clubes". En este grupo nos intercomunicamos para brindarnos asesoramiento, colaboraciones, y coordinar las actividades de cada club y otros proyectos a realizar en forma conjunta. Destacamos que todos nos consideramos actores políticos sociales, pero en este grupo no se desarrollan acciones partidarias de ningún tipo, las que quedan reservadas a la militancia privada de cada uno. El único objetivo perseguido es defender a estas instituciones que acogen fundamentalmente a los chicos y adolescentes, que de otra manera perderían su tiempo en la calle; a los adultos que necesitan de un tiempo de relax y esparcimiento, y a los ancianos necesitados de compañía y contención. Aquellos directivos de clubes de Rosario que deseen incorporarse, pueden hacerlo enviando un mensaje al celular 344-5320954.
Claudio E. Gershanik
DNI 10.866.756


Cuidado con tomar mate y conducir

Me parece muy oportuna y buena la nota sobre la campaña de seguridad vial en rutas y la mención sobre el uso del celular, a lo que debe agregarse, entre otras, la costumbre de tomar mate y termo en mano conduciendo. Aparte de la distracción se corre el riesgo de quemarse con el agua caliente. En lo que a mi respecta, es una práctica riesgosa y peligrosa que debería prohibirse en esas circunstancias. Aclaro que no estoy en contra de tomar dicha infusión, pero sí cuando se maneja, tan peligroso como lo del celular.
Rubén García
DNI 11.126.211


Reflexiones sobre la actualidad

Cuando se analiza el desenvolvimiento social del mundo moderno, nos damos cuenta de que cada vez somos más habitantes, y lentamente somos reemplazados por máquinas sofisticadas que no necesitan al hombre común. Las máquinas robot son controladas por un mínimo de personas, altamente clasificadas. Recuerdo en mi época de marino, cuando en el puerto de Buenos Aires no se podía caminar por la cantidad de estibadores, controladores de carga, todo el personal de un puerto importante. Se terminó, hoy hay un sistema moderno, mínimo personal especializado. Es para analizar. Nuestra juventud no sólo tiene que tener cumplido el secundario, debe especializarse en el rubro que le guste. Pero para poder subsistir hay que estudiar, perfeccionarse. Los "ni-ni" (ni trabajan, ni estudian), pueden ser más de un millón y medio o más. El tiempo pasa rápidamente, hay que aprovecharlo. Antes, estudiando, había que ir a una biblioteca pública si necesitábamos más conocimiento. Hoy es una maravilla, se puede encontrar desde lo elemental de la enseñanza a lo sofisticado. Tenemos todo a la mano. Hay que despertar. Estamos en una época donde tirar piedras y romper monumentos nos atrasa como pueblo culto. Nuestra juventud debe estudiar, perfeccionarse. La violencia nos lleva camino al precipicio. Por otra parte, los políticos que pierden el apoyo del pueblo, deben ser respetuosos, discutir ideas, no emplear la violencia como argumento para conseguir poder. Los que tienen hoy el poder deben aprender a ser justos en sus decisiones políticas. Recibieron un país saqueado groseramente. Hoy los que nos gobiernan, deben demostrar gran capacidad para llegar a buen puerto. No es sencillo. Un tercio de la población que no aporta, consume, fueron protegidos del régimen que pagaba para aplaudir, tirar piedras desestabilizar, matar, apoyar 12 años de robo, pretendiendo que hoy no pasó nada, exigiendo como si nunca la República hubiera sido desmantelada. Los robos de estos políticos ladrones, el pueblo los paga hoy. Por eso, este gobierno tiene la obligación de conducir con sus mejores hombres esta situación difícil que atravesamos. Dios ilumine a nuestros gobernantes.
Carlos Borisenko
DNI 4.340.294

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario