Cartas de lectores

Afip, atención deficiente

La Afip es un servicio público con empleados muy bien remunerados

Sábado 22 de Junio de 2019

La Afip es un servicio público con empleados muy bien remunerados, pero deja mucho que desear la deficiente atención a personas mayores que se acercan por diversos trámites y, sin más, los mandan de vuelta explicándoles que el trámite deben realizarlo ellos mismos a través de la página web, sin tener en cuenta que no todos están aptos para dichos menesteres. Tampoco tienen en cuenta que a la gente mayor les es muy difícil realizar dichos trámites, es decir que en estos casos no contemplan la obligación de atenderlos debidamente y facilitarles la gestión, que no les llevaría demasiado tiempo. Otro tema sobre la deficiente atención de este ente es que si un empleado, por casualidad, inicia un trámite y se ausenta por diversas razones, la persona que estaba siendo atendida debe esperar con mucha paciencia que retorne a su puesto de trabajo, ya que cada vez que regresa por su trámite se encuentra con que la empleada o empleado si no está ningún otro le da curso ni lo atiende, sometiéndola al trastorno de las idas y vueltas inútiles. Esta es la deficiente atención que hoy por hoy la Afip está brindando a los ciudadanos, trato por demás injusto y desconsiderado, sin contar la cantidad de viajes a ese organismo de servicio público que los ciudadanos, personas mayores y/o desempleados tienen que hacer para encontrarse con la negativa de un sistema de atención perverso e incalificable. Debo añadir además, que cuando la Afip requiere fotocopias de cualquier documentación -ellos tienen fotocopiadora que no utilizan- los diversos negocios que se encuentran cercanos a la empresa con fotocopiadoras, abusan de forma desmedida en el cobro de las mismas, y las indefensas personas no tienen otra alternativa que abonar los precios exorbitantes que les exigen. Sería bueno que las autoridades de la Afip revean y reviertan este maltrato cotidiano como también eviten el abuso de los comercios con fotocopiadoras, pudiendo cobrar a un precio justo las fotocopias dentro de la misma entidad y terminar así con el abuso y pérdida de tiempo de las personas que van por diversos trámites a ese ente. No olvidar que si la corrupción mata, la burocracia y el maltrato a los ciudadanos por parte de organismos oficiales también.

DNI 3.897.618

¿Vamos con o por la República?

El 12 de junio se cerraron los acuerdos que derivaron en alianzas electorales de cara a octubre. De allí hasta el 22 de junio se definirán las candidaturas y desde allí comenzará la carrera electoral. En el mientras tanto, desde distintos lugares se transmitieron hacia la ciudadanía varios mensajes con ropaje de opinión pero en clave de advertencia respecto a más de una posible jugada desde lo más alto del poder, en caso de ganar las elecciones de octubre, todos ellos apuntando al Poder Judicial. Unos respecto a la eliminación del mismo, lisa y llanamente, bajo el manto de "un nuevo contrato social" (que prescindiría de este poder sustituyéndolo por un "servicio judicial o sistema de justicia"). Otros que pretenden revisar todas las causas judiciales, que ellos llaman "persecuciones judiciales a presos políticos". Frente a este escenario y antes de evaluar las propuestas de los siete frentes electorales, los ciudadanos deberíamos tener muy en claro quiénes vamos con la República y cuáles por la República.

¿Tiene amnesia o está gagá? (III)

La respuesta del señor Néstor Gandolla en Cartas de los lectores (La Capital, 16/6/19), a otra anterior con el título que figura más arriba, o es por ignorancia o viene de otro país. Nadie en su sano juicio puede dudar que el gobierno anterior produjo el más grandioso saqueo del país de la historia. Con sólo nombrar que el 60 por ciento de la obra pública licitada y cobrada con sobreprecio no fue ejecutada; ni hablar de las rosaditas y los camiones con bolsos de dólares para El Calafate o para ser cargados en aviones con destino a Uruguay. Ni hablar de los cuadernos con la lluvia de coimas hacia funcionarios nacionales y el revoleo de bolsos. Zaffaroni era y es socio ideológico de Cristina y manejaban la Justicia a favor de sus espurios intereses, basta mencionar al ex juez Oyarbide que fraguaba los inmensos ingresos a los funcionarios de los saqueos. Además, Zaffaroni fue el ideólogo del garantismo delictivo que proponía que los delincuentes no tenían que ir presos, esto hizo que el gobierno subsidiara y promoviera la delincuencia y el narcotráfico, y como resultado hoy, gracias a este juez lleno de "idoneidad y sabiduría" tenemos el país más violento con cuantiosos robos y asesinatos diarios, muy cerca de ser los peores de América en inseguridad. Señor Gandolla, defender a este nefasto personaje es una afrenta a todos los ciudadanos de bien que hoy sufren esta penosa y sangrienta inseguridad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario