Cartas de lectores

Advertencia sobre los agrotóxicos

Desde Cañada de Gómez queremos hacer conocer algunas consideraciones sobre el tema de los agrotóxicos.

Martes 22 de Mayo de 2018

Desde Cañada de Gómez queremos hacer conocer algunas consideraciones sobre el tema de los agrotóxicos. Ya hace tiempo que se conocen y registran los grandes problemas para la salud de las personas y del ambiente asociados al uso de estos productos. Recientemente, una nota periodística basada en datos oficiales de la provincia y estudios de la UNR indica que los tumores son la segunda causa de muerte en Santa Fe y que los departamentos con mayor tasa de mortalidad por cáncer son en los que, coincidentemente, hay una intensa actividad agroindustrial: Caseros, Iriondo y Constitución. Desde la asociación ADDHH venimos siguiendo el tema y ante las recientes presentaciones de proyectos de ordenanza por parte de los concejales de la ciudad, pedimos audiencias para conocerlos con más detalle. Resultado de esas reuniones, y sin entrar a juzgar la calidad de los proyectos, vemos que más allá de las intenciones manifiestas, no hubo capacidad (hasta ahora al menos) para llevar adelante alguna de las propuestas. Ni por consenso ni por mayorías. Mientras que los agrotóxicos nos vienen afectando desde hace años y nos siguen afectando hoy, poco se hace desde el municipio al respecto. Debemos aclarar que aunque no hubiese ordenanza, se debería aplicar la ley provincial que regula las fumigaciones y el depósito de estos productos. También poco se hace desde la provincia para aplicarla. Pero, más grave aún, nos encontramos con que hay una ordenanza vigente, la Nº 1748 del año 1985, que dice en su primer artículo: "Dentro de la zona urbana determinada en el plano oficial del municipio y hasta una distancia no menor de tres kilómetros de aquella en todos sus rumbos, queda prohibida la elaboración, el fraccionamiento, almacenamiento, mezcla, expendio y aplicación de biocidas en general en todas sus formas, que se empleen en las prácticas agropecuarias e industriales ya sean como herbicidas, fungicidas, acaricias, insecticidas y toda otra denominación, siendo esta enunciación meramente enunciativa y no taxativa". También prevé plazos diferenciales, según la zona, para que quienes no cumplen con la ordenanza se reubiquen. Nos llama la atención que esta ordenanza no se aplique y que estando vigente, recordamos desde el 85, durante todo este tiempo se han establecido nuevos depósitos y fábricas en la zona comprometida y nunca se han dejado de hacer fumigaciones dentro de la zona prohibida. Esto constituye una gravísima irregularidad del gobierno municipal. Exigimos a los distintos poderes del estado municipal a que verdaderamente tomen cartas en el asunto y resuelvan urgentemente el incumplimiento de la ley. Invitamos a los vecinos a denunciar las violaciones a la ordenanza vigente en el Juzgado de Faltas municipal.
DNI: 11.741.396
paginaabierta@yahoo.com.ar a.


"Conectados" por el celular

Escenario: tradicional restaurant céntrico. Llega a la mesa vecina una mujer joven mirando el celular, se sienta mirando el celular, le dicta al mozo cuando este se acerca el pedido mirando el teléfono. Rato después llega un hombre con barba relativamente joven hablando por su celular, acaricia los cabellos de la mujer a manera de saludo, se sienta frente a ella hablando por su celular mientras la mujer sigue tecleando en el teléfono. Por un par de palabras dirigidas por el hombre a la chica la conclusión a la que se llega es que probablemente es la hija del hombre de barba que sigue hablando. Varios testigos podemos atestiguar que el hombre una y otra vez habla de una bomba y de un electricista. Es más, en un momento dado corta y llama a otra persona y sigue hablando de la bomba y del electricista, mientras la chica que ya tiene el menú servido con un tenedor come y con la otra mano sigue mirando la pantalla del celular, a la par que llega después el menú del hombre de barba que sigue hablando de la bomba y del electricista, ahora con otra persona de la cual desconocemos su identidad al otro lado de la línea. Pero lo realmente pavoroso es que el menú del hombre se enfría inexorablemente mientras sigue hablando de la bomba y del electricista. Juro por lo más sagrado que tengo que es mi único nieto de casi cinco años, de que es así, además, están todos los demás testigos alrededor de esa mesa que también pueden aseverar lo que digo. Entre que terminé el almuerzo, comí el postre, me levanté para ir a lavarme las manos y luego, otra vez en mi mesa, me sirvieron el café, digamos que una media hora en total, la chica continuaba mirando y tecleando en su celular mientras pinchaba con el tenedor solo las papas fritas ya que hubiera sido imposible cortar la carne con una sola mano libre, mientras que el hombre que estaba con ella seguía hablando por el suyo de la bomba y del electricista que al parecer iba a ir a arreglarla. Confieso que se me cruzaron los ojos y se me trabó la lengua. Y si el hombre alcanzó a probar dos bocados el resto de la humanidad bien podría quedar condenada al hambre, bocados que sin dudar un ápice ya estaban más helados que el Perito Moreno. Vino el mozo y les ofreció café, pero los dos, uno mientras hablaba por su celular, y la otra mientras miraba la pantalla, rehusaron (no les debe gustar a los dos tomar el café frio, pensé). De repente la chica se levantó casi sin saludar al hombre mirando su celular, se dirigió a la puerta de salida con la cual casi choca en el momento en que entraba otra persona, y siguió, hasta que se perdió de la vista, por la vereda, mirando su celular, entre tanto, mientras me disponía a leer La Capital, frente a mi café, el hombre de la barba seguía hablando con no se quién (había cortado con el anterior y había hecho una nueva llamada) por la bomba y el electricista. Ya había pagado el almuerzo que no comió, siempre hablando por el celular, por lo tanto deduzco que a estas horas, son las seis y treinta y cuatro, debe andar, además de hablando por su celular, con hambre. Por fin, el hombre de barba se levantó, siempre hablando por su celular, y se dirigió a la salida, y lo último que escuchamos todos los que estábamos a su alrededor fue la inconclusa palabra elect... Juro, una vez má, que lo que escribo es cierto. Fenómenos como estos deberían ser incluidos como naturales, sería justicia.
Miguel A. Decunto
DNI 11.270.762


Basta de aumentar el gasto público provincial

En la publicación de La Capital del día domingo 13 de mayo, en su sección "Política", ante dirigentes de Luz y Fuerza, Obras Sanitaria y la Bancaria, el gobernador Lifschitz sostuvo que "los servicios públicos deben ser administrados por el Estado". Bien, muy bien, ¡Qué maravilla. Muy, pero muy acertado, muy bueno! Por lo tanto, nosotros, el pueblo de la provincia, pagaremos los sueldos de más empleados públicos, de los cuales más del 50% son acomodos políticos con una eficiencia en su tarea tal, que si estuvieran en una empresa privada serían despedidos por ineficientes y vagos, ¿o no? Pero no importa, aumentemos los gastos públicos, total para eso estamos los imbéciles que los pagamos y además los otros que lo votan. ¿Que tal, no?
Carlos Ficarrotti
DNI 6.014.370


Opiniones sobre mi querido país

Parte de mi vida, especialmente mi juventud, transcurrió en el mar y el río Paraná. Me inicié como maestro de una nocturna. Fui empresario, gerente de navegación de YPF. Me permito opinar como ciudadano de a pie sobre mi querido país. El hecho de viajar, conocer el mundo, personas y políticas, me permiten opinar sin fanatismo. Tomo al azar temas actuales. Tarifas: a nadie le gustan los aumentos. Nadie de frente reconoce que, al no aumentar en 12 años, lo ponen al valor real. Todos comentan que se piden préstamos en el exterior, nadie recuerda que este gobierno pagó a fondos buitres dinero que debía haber pagado el anterior gobierno. Al no hacerlo, aumentó en millones dólar, el interés. Creo que la libertad de mentir, insultar, propiciar golpes de Estado y faltar el respeto, no es democracia. Creo que los jueces que se equivocan, dejando en libertad a corruptos y delincuentes, no son ejemplo para el pueblo. Asimismo, enjuiciar a policías que cumplen su deber, es propiciar el "no te metás". Sobre tema compra dólar, al no confiar en nuestra moneda, se compran monedas fuertes. Para comprar dólares se tendría que acreditar, que paguen impuesto a las ganancias. No es normal gastar fortunas en sacar dólares del Central para mantener el valor de nuestra moneda para pasear en un país quebrado y con inflación. El Estado gasta más que sus ingresos. Los aumentos, sin considerar al pueblo, descalifica al que los toma. Deben ser con menos víctimas. Los aumentos desmedidos de los alimentos deben ser controlados. El comercio quiere ganar como si al pueblo le sobrara el ingreso. Está comprobado, sin grandes aumentos, poniendo un bajo porcentaje de ganancia, se hacen ricos, por la gran demanda. No es un invento. Hace muchos años, haciendo un viaje a Estados Unidos me contaban que los grandes comercios se hicieron millonarios vendiendo con una ganancia de entre 5 y 10 centavos. Atendían multitudes. Este es un gobierno de primera línea, después de heredar un país vaciado, quebrado. Pero no se olviden de los que trabajan, no van a manifestaciones de rostro tapado, no tiran piedras, no rompen monumentos. No se dejen amenazar por periodistas traidores, ni televisión vendida. Sean duramente imparciales. Den a cada uno lo que se merece.
Carlos A. Borisenko
DNI: 4.340.294


Agradecimiento al Hospital de Niños

La mamá y familia de Nicolás Ugalde agradecemos infinitamente al Hospital de Niños Victor J. Vilela por la atención profesional y humana otorgada a nuestro hijo durante dos largos meses. Cuando todos los diagnósticos nos llenaban de temor y el futuro parecía tan incierto, confiamos plenamente en cada uno de los médicos de la sala tres que tanto lo contuvieron y mimaron; en cada uno de los cirujanos que afrontaron esa labor monumental que marcó la diferencia entre la vida y la muerte. También agradecemos a los médicos y personal de enfermería de la terapia intensiva y de la sala, al servicio de viandas, limpieza y seguridad. Todos nos hicieron sentir entre amigos. Que el buen Dios los bendiga a ustedes y a sus familias.
Mamá de Nicolás Ugalde

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});