Cartas de lectores

Acción colectiva de autodefensa

Es un hecho trascendente que en esta época de pasividad inducida un importante número de personas se hayan congregado en una acción directa denunciando el ecocidio del humedal frente a Rosario.

Jueves 30 de Julio de 2020

Es un hecho trascendente que en esta época de pasividad inducida un importante número de personas se hayan congregado en una acción directa denunciando el ecocidio del humedal frente a Rosario. En efecto, por segunda semana consecutiva el puente Rosario-Victoria sobre el río Paraná ha sido el ámbito de una protesta que deja al desnudo como la mercantilización arrasa los ecosistemas. Como el capitalismo es predatorio de la vida en todas sus manifestaciones. Como los agronegocios tienen la misma lógica destructiva del capital y como resulta estéril aguardar soluciones de parte de quienes gestionan un sistema de muerte. Que se diga en alta voz aquello que pretenden acallar, que los incendios en las islas son una irritante expresión de la impunidad de poderosos intereses. Un paso adelante en una de las tantas luchas a librar en el presente y en el futuro. Detengamos ya el ecocidio en el humedal. Solo la acción colectiva puede lograrlo.

Carlos Solero

Más datos sobre una noticia

Con referencia a la nota publicada el martes 28 en la página 20 de este diario, bajo el título "La Orquesta de Cámara Municipal cumple 30 años", en la cual se pueden observar algunas muy importantes y fundamentales omisiones relacionadas con su creación y fundación. En el foro que poseo desde hace muchos años relacionado exclusivamente con la cultura en general, la música clásica, la ópera y el ballet, con trascendencia nacional e internacional, en mi mensaje N° 3.880 del 9 de mayo de 2020, para mayor abundamiento, incluye la entrevista realizada al profesor Juan M. Farina, el 14 de septiembre de 2009. Farina, abogado, profesor titular y actualmente honorario de la Facultad de Derecho de Rosario, fui su alumno en el colegio secundario y en la facultad, presidió la Asociación Música de Cámara de Rosario, autor de diversos tratados de Derecho Comercial, Defensa del Consumidor, Justicia, Ficción y Realidad. El maestro Fernando Ciraolo en el año 1987 creó la Orquesta de Cámara de Rosario mediante la integración de excelentes músicos de la Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario, siendo el coordinador Ciro Ciliberto (actual programador general y artístico de la Orquesta Sinfónica Nacional). A los efectos de poder lograr la oficialización de la misma por parte de la Municipalidad, tuve la idea de la creación de la Asociación Música de Cámara de Rosario, eligiendo: presidente, vice, yo como secretario, subsecretario, tesorero y subtesorero, asesor musical, vocales titulares y suplentes, comisión fiscalizadora y junta revisora de cuentas, todo aplicando la teoría "res non verba" (hechos no palabras) con personería jurídica ante escribano público. Organizamos el concierto presentación de la orquesta, y logré dos cosas importantes: cesión gratuita del Auditorio Fundación Astengo y un aporte de la empresa Rosario Refrescos (Coca Cola) para la edición del programa de 12 páginas a todo color. El concierto se realizó el 2 de septiembre de 1987. Con el tiempo su director obtuvo la conversión en Orquesta de Cámara Municipal de Rosario.

Armando Ayache

Recuperando la dignidad

Argentina es un crisol de extraños pactos y silencios, muchos. Mechados entre traiciones y venganzas, compactados para encajar en culpas compartidas por todos y nunca asumidas, crió a una sociedad cruel. Autodefinida como "solidaria", "piadosa" y "buena", nuestra amable comunidad, a lo largo de su historia, han permitido las más horrendas aberraciones, las ha pedido y hasta admirado. Una curiosa sociedad la argentina que hoy, pandemia mediante, se horroriza de la muerte sólo por poder ser ésta la propia. Todos vamos a morir de una forma u otra argentinos, todos. Con más o menos dolor, más o menos solos, habiendo intentado o no algún futuro mejor para los demás. Seguramente, todos seremos ese número que ya contabilizado desaparece, como tantos sin contar, por lo que asumo el riesgo es pequeño de hacerlo intentando mejorar algo, para que los que queden en verdad "vivan". La Nación, estimados compatriotas, no es un ocasional gobierno en un país, somos nosotros, su gente; si vamos a morir que sea recuperando dignidad.

Karina Zerillo Cazzaro

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario