Cartas de lectores

Absurdas restricciones

Hay medidas perimetrales, ausentes de real fundamento y a veces en los hechos, sin vencimiento también.

Sábado 12 de Mayo de 2018

Hay medidas perimetrales, ausentes de real fundamento y a veces en los hechos, sin vencimiento también. Ello se traduce en un atropello indiscutible y doloroso, cada vez que ocurre. Salvo que se haga un nuevo decreto, argumentando los motivos que hacen a una vigencia, con el sustento acorde. Dichas resoluciones, exigen objetividad y sólida justificación. Haciendo las cosas como debe ser, con elementos y razones que avalen lo judicialmente establecido, acerca un por qué a quienes deben atenerse a ello. Madres-padres alejados de sus hijos, como así personas que tienen familiares con capacidades diferentes y fueron alejados de su ser querido, entre otras delicadas situaciones que demandan esperas sin plazo aparente, vemos que obstaculizan aún más, derechos concretos. La incongruencia en el tratamiento de ciertos casos, existe y no es aislado. Hay vivencias en que el tiempo perdido ha hecho estragos, y es difícil trabajar sobre esto, lo que acrecienta angustias, pérdidas y similares. Las circunstancias no son estáticas, como tampoco la vida. Priorizándose lo razonable, y lo que dictan códigos y tratados, la Constitución, convenios y acuerdos es lo que garantiza que las cosas funcionen y se encaminen por la vía justa. Caso contrario, estamos ante importantes perjuicios que alteran la realidad, lo que daña el sistema y a quienes se sometieron al mismo. Seres que en silencio no se resisten a lo que carece de sentido o coherencia, por quienes a veces deciden y sostienen lo que sus firmas determinan. Lo que carece de lógica, no puede aceptarse bajo concepto alguno. Resolver las sensibles temáticas con elementos afines, parece obvio. Pero si la obviedad brilla por su ausencia, se da cabida a gravedades en desmedro de las instituciones, y se llega a la desprotección y al amargo sabor de la soledad institucional. ¿Quién controla a los jueces?, se preguntaba un lector en éste espacio. Esto se escucha cada vez más, dado que la gente recurre con mayor frecuencia, donde se los guía y se les despeja interrogantes como dudas. Decisiones ya tomadas, impide acercar tranquilidad a quienes abrazan la verdad que salen de variadas pruebas, echando así por tierra la obscena farsa inserta en fojas. ¿Leen los jueces escritos a veces extensos, como los que contesta un equipo de especialistas que minuciosamente brindan datos e informes? ¿Leen asimismo pruebas y material importante y hasta concluyente, que una de las partes aporta, al margen del tiempo que puede llevarles? El escepticismo que hay en la justicia desde tiempo, debería al fin ser parte del pasado, como un cambio necesario. Se trata de una vuelta de página, deseada por la mayoría. Esto no pretende ignorar el trabajo de jueces imbuidos en su vocación y trabajo, honrando día a día sus nombramientos, poniendo objetividad, transparencia y la debida dedicación.

Nora E Cardarelli

DNI: 14.510.012


La mafia de los taxis en la terminal
Señora intendenta, soy taxista. ¿Usted sabe que los taxistas manejan a todos los inspectores que están en la terminal? Son cómplices, si un taxista no es de la parada, descargue o suba a un pasajero no lo lleva, y lo paran aparte para pedirle la documentación. Y ojo no le falte algo, le piden "chispa" o le sacan la chapa. Me faltó la sábana blanca y como no les di chispa me sacaron la chapa. Perdí una semana de trabajo y soy peón. Esto no va más. Ponga el ojo ahí por favor, tengo chicos y no llego a fin de mes. Los taxistas somos compañeros, pero los de la terminal son mafia, tanto los que están por Cafferata como los que están por Santa Fe son apoyados por los inspectores. ¡Haga algo por favor!
Jorge Herrera

Agradecido por no cobrarme honorarios
Escribo esta carta en estos tiempos donde médicos y prestadores de salud debaten sobre el financiamiento y futuro inmediato del sistema de salud. Quiero contar que hay médicos de la talla del doctor Mario Vecchio, urólogo, quien accedió a realizarme una resección endoscópica bipolar de próstata con su equipo de colaboradores, Francisco Petrocelli y Julian Krohling, resignando los honorarios correspondientes a dicha cirugía no convencional ya que mi obra social cubre solamente los valores pautados con el sanatorio en una cirugía convencional. Estoy agradecido ya que cobro la jubilación mínima y sin la generosidad de los profesionales médicos actuantes, no hubiera podido acceder a realizarme dicha intervención quirúrgica.
Eduardo Raúl Román

Adiós a las armas de la ETA
Al anunciar días atrás su disolución, ETA (Euskadi Ta Askatasuna) aparentemente dio por definitiva a la lucha armada como opción política. Más de 850 personas fallecidas, 90 secuestradas y más de 700 atentados. ETA a perdido una oportunidad histórica al no reconocer, explícitamente, que recurrir a la violencia había sido un error. Ejercieron un "poder fáctico" en Euskadi. Su nacimiento en el tardofranquismo y su época de mayor cosecha sanguinaria durante la transición solo sirvieron para entorpecer el camino hacia la democracia y para emponzoñar el país que decían defender, ese en el que el más sagrado de los derechos, el derecho a la vida, era el más vilipendiado. Hace ya años que ETA es parte del pasado más oscuro y su disolución será, por tanto, meramente simbólica. Pero el daño infligido permanece. Su matonismo sobrevive. Las víctimas de sus ataques y sus extorsiones se cuentan por miles y todo ello a convulsionado la convivencia en el País Vasco, que llegó a ser irrespirable y ahora sigue dando síntomas preocupantes a pesar de todos los avances logrados. El lacerante absurdo de la tragedia humana, asociadas al terrorismo, llegó a su máxima expresión cuando los violentos matan, mientras algunos aplauden y numerosos otros callan. Durante muchos años en Euskadi se ha muerto en silencio. Los terroristas consiguieron arrebatar a unos la vida y a tantos otros vascos el verdadero sentido de la libertad. Pero a muchos les ha arrebatado también la conciencia, y viven intelectualmente secuestrados en su propio país, sufriendo un peculiar "síndrome colectivo de Estocolmo". La pregunta que solo el paso de la historia resolverá es: ¿ cuál es el legado de ETA? A mi entender, no tengo duda, es el dolor causado, porque ha fracasado en todo; 60 años de sufrimiento no han servido para nada. Pero hay una fortísima batalla por el relato, por la historia; de un lado están los propagandistas de la izquierda abertzale y del otro los historiadores rigurosos. Hay un intento de blanquear la historia negra de ETA o de poner el contador a cero y de que se les perdone todo, a pesar de las declaraciones de Rajoy en sentido contrario. Debemos recordar que fue derrotada por la democracia y no consiguió más que matar. El grupo terrorista vasco ha buscado en estas semanas darle valencia política y cierta épica a su reciente final.
Manuel Basanta
DNI 93.971.708

Novela con violencia infantil
Adhiero firmemente al reclamo de levantamiento de la novela "Todo por mi hija" que se emite en un canal de la ciudad. No se puede publicitar violencia infantil en horarios centrales. Esto no es censura, es sentido común.
Luis Fernando Moralli

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario