Cartas de lectores

A quien corresponda

El presente es para informales la profunda desilusión y bronca que junto a mi familia pasamos el pasado viernes 17 de noviembre.

Jueves 23 de Noviembre de 2017

El presente es para informales la profunda desilusión y bronca que junto a mi familia pasamos el pasado viernes 17 de noviembre. Mi fallecida tía, vivía en Alem al 1300, asistía a la parroquia del Hospital Provincial, con el padre Nardi. A las 18 de ese día fui a pedir que el sacerdote asistiera a Caramuto (Córdoba al 2900) para pedir por el descanso de su alma. Las dos señoras secretarias me indicaron que el padre no podría asistir porque no es el sacerdote que corresponde a la zona, que si otros sacerdotes se enteraban que iba (no sé como iban a enterarse) se pondrían celosos porque cada uno se ocupa de su barrio (o algo así). Una señora más mayor, me indicó que me correspondía la iglesia de Lourdes. Sólo pude pedir la misa de ese día por el eterno descanso de mi tía Ana Mirta Hurrahs. Llamé a Lourdes y me dicen que a ellos no les corresponde Caramuto. Que me comunique con la iglesia de la Inmaculada (Ricchieri 280). Llamé a la iglesia de la Inmaculada y me dice la secretaria que hay sólo un cura y que no puede asistir. Que llame al Servicio Sacerdotal de Urgencia de 22 a 6. Y acá viene mi mayor queja, según la señora, el cura no puede ir porque da la misa. Yo me pregunto qué hace después de misa que no puede ir 15 minutos a cuatro cuadras de su parroquia, cuando es su obligación. Es cierto que yo no quise escuchar los argumentos de la secretaria, pero la impotencia y desazón pudieron más. Le dije que el sacerdote estaba al servicio de la gente, que después se asombran de la poca asistencia de feligreses. ¿Cómo no va a haber poca asistencia si cuando se los necesita no están? Y por otro lado, la Iglesia recibe fondos del Estado, eso hace que con mis impuestos esos fondos lleguen a cada templo, es decir, que tiene una doble obligación de asistir a quien lo necesita. ¿Si cada parroquia tiene que ir según su zona, cómo es que esta señora no ofrece ninguna alternativa, sólo porque tiene un solo sacerdote? Las otras dos secretarías aducen que cada cura se ocupa de su barrio. Entonces, la gente de la Inmaculada debe saber que estando a cuatro cuadras de Caramuto los van a requerir seguido. Tienen que ofrecer alguna alternativa. El Servicio Sacerdotal de Urgencias, al que convocamos llamando al 133/4341001/463073 no respondió nunca. Uno de los teléfonos debe estar incorrecto porque hay una grabación que dice "este no es el Servicio Sacerdotal de Urgencia". En fin, como ocurre desde hace años, la Iglesia me sigue defraudando. Sigo las palabras de nuestro Papa, hago lío, porque mi madre y mi tía, ambas devotas, quedaron muy resentidas en medio de su dolor. Ni siquiera encontramos un diácono que pudiera venir. Espero que este contacto no caiga en la nada y se revea este servicio que la Iglesia no está ofreciendo.

Sandra Sotelo


Retirado, discapacitado y sin cobrar el plus

He leído en este diario un artículo con respecto a la vergonzosa Caja de Jubilaciones de Santa Fe: No puedo decir lo que se me ocurre calificarlos, tanto a los jubilados de privilegio como a la Caja de Jubilaciones, ya de por sí es desvergonzado cobrar esos suculentos sueldos. Pero la pregunta es ¿dónde se desempeñaron? ¿Qué aportes hicieron en bien de la provincia o sus conciudadanos estos personajes anónimos? Yo, como oficial retirado de la Brigada de Explosivos reclamo desde 1983, o sea desde la triste gobernación de José María Vernet, que se le ocurrió que un oficial que se tuvo que retirar con discapacidad, a raíz de un atentado terrorista, era mucho el sueldo que percibía, y me retiró el "plus de explosivo" del cual me descontaban la jubilación. Desde ese nefasto gobierno no he cobrado nunca más el plus que me corresponde a pesar del decreto del único estadista que dio esta provincia, el doctor Carlos Sylvestre Begnis, donde me retiraba con 30 años de antigüedad. Hago hincapié en que el plus de la Brigada de Explosivos se abona el 82% a todo el personal retirado. Pese a todos los cambios de figuritas en la Caja de Jubilación nunca tuve respuesta. Seguiré reclamando lo que por ley me corresponde.
Hugo Gargarella
Oficial (R) Brigada de Explosivos UR II de Policía

Sobre el cargo de crédito a celulares

Hace años quedó aclarado que el cargo de crédito a teléfonos celulares cobrando por ese servicio, no tiene el aval de las empresas. No obstante esta actitud continúa vigente, y algunos incluso cobran el diez por ciento de lo que carga el usuario. Con el mismo sentido tampoco sería justo que se hiciera esto con los cigarrillos y tarjeta de ómnibus, sólo por dar algunos ejemplos. El comercio que implementa cargar celulares, tarjetas de transporte y vender cigarrillos, sabe realmente como es la realidad. De eso no hay dudas. Ya el hecho que haya servicios a disposición del cliente, logra que uno recuerde si algo más le hace falta, lo que es absolutamente válido y aceptable. Al comercio que le interese lucrar con el crédito de teléfonos móviles, sería interesante que directamente no se adhiera a ello. Es tiempo que pongan en práctica no cobrar, que es lo que corresponde hacer. Desde hace tiempo muchos proceden con una costumbre que ya es un mal hábito. Esto termina aceptándose o pareciendo normal, pero la realidad es otra absolutamente. Sería bueno que esto se corrija y quienes no están dispuestos a revertir ésta modalidad, logren con su actitud que quién concurra para ese fin, opte por irse. Hay lugares que cumplen en no recargar el servicio que determinados comercios cobran porque sí. Siempre está la posibilidad de hacer entender en hechos, que proceder de la manera correcta empezando por pequeños actos, puede lograr una suma interesante de eslabones, haciendo primar lo que en la realidad debe ser, extendiéndose a otras áreas u otros montos.
DNI 14.510.012

Telecom y sus recurrentes abusos

A continuación, les relato brevemente mi odisea con la empresa Telecom. 10/10: Luego de ser amenazado con cortarme el servicio al gestionar otro reclamo, lo dan de baja. Eduardo Monzón (supervisor de ventas), genera reconexión (30 días). La llamada "se corta". Vuelvo a llamar: Lucía, Mariano, Yanina, Cesar González, ninguno me quiso transferir con el supervisor. 11/10: Ricardo generó reconexión (10 días), dijo que Monzón me mintió (gestión: 1AT3Q5P8I). 20/10: Reclamo reconexión que tengo que esperar porque tarda 30 días, me habían mentido. 30/10: Ariel Sucrón, todavía no pasaron los 30 días. A esperar. 9/11: Personal no me quiere repetir su nombre y me corta la comunicación. Sabrina Gómez me pasa con supervisora Lorena Peralta, 1-A45OL72D: reconexión con prioridad. Luego de esperar un mes, me dicen que la misma fue mal cargada. No sólo esperé un mes sino que hablé con muchas personas y todas me decían que todavía tenía que esperar. Me tomaron el pelo durante un mes. 16/11: Estefanía Quiroga repite que espere, que no pasaron los 10 días hábiles. Supervisora Fernanda Beltrán, reclamo: 174190750. Espero que a través de este medio sea posible conseguir una solución y que se tomen las medidas legales necesarias. En esta empresa juegan con las personas, hacen y deshacen como quieren, se burlan de nosotros porque son monopolio. Me gustaría saber quién me va a devolver el tiempo invertido en esto, las llamadas realizadas, el dinero perdido. No sólo nunca solicité la baja, sino que cuando me llamaron para confirmar les dije que no y lo cortaron igual. Sigo esperando reconexión para poder trabajar y generar ingresos.
Julieta Bianchi

Descontrol de adolescentes

El pasado viernes los ciudadanos rosarinos fuimos despertados violentamente por el festejo irracional de alumnos que terminaron 4º año (tenía entendido que debido a los paros las clases se extendían hasta el 22 de diciembre, sin embargo, un mes antes se dan por terminadas. Deben ser muy brillantes los alumnos y los docentes para dar todos los contenidos de las materias y que estas sean aprendidas). Con una total falta de respeto por el otro estos jóvenes coparon las calles tirando bombas de estruendo y pirotecnia a la par que, con papel picado, aerosoles y espuma iban dejando la estela de su marcha por la ciudad. Muchos de estos chicos estaban en avanzado estado de ebriedad y es lógico si tenemos en cuenta la cantidad de bebidas que tenían y el tiempo que llevaban tomando. No les importó las molestias que provocaban sobre todo a personas enfermas, mayores, niños y mascotas. Ese día no concurrieron a clases, tampoco estaban en condiciones. Yo me pregunto qué nos pasa como sociedad para que sucedan estas cosas. ¿Qué valores les estamos enseñando a nuestros hijos, sobrinos, nietos, alumnos? Creo que estamos fallando indudablemente. Si no, no se explica esta conducta desconsiderada para con el resto. En marzo, cuando estén por comenzar las clases, nos esperan festejos similares, sólo que el motivo será el inicio de 5º año. Qué bueno sería que se diviertan sin vulnerar los derechos de los ciudadanos que no participamos de estos eventos. Tenemos más de tres meses por delante para tratar de concientizar a estos adolescentes y recordarles que los derechos de ellos a divertirse terminan donde comienzan los nuestros. Como padres tenemos la obligación de educar y velar por el bienestar de nuestros hijos y colaborando con la compra de alcohol, bombas y pirotecnia no lo estamos haciendo.
Graciela Torres

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario