Carmen McEvoy / El Comercio (Lima)

Luchar por la vida es desafiar a la muerte

Del orgullo nacional al negocio personal