..

Carlos Pellegrini: abusó de tres niñas, lo condenaron y ahora está libre

Temor en las víctimas, sus familiares y toda la población. Acordó un juicio abreviado, luego se arrepintió y dijo estar mal asesorado. Mientras espera una resolución, el juez lo dejó salir.  

Martes 17 de Noviembre de 2015

"Esto te desborda, pero así sea lo último que haga en mi vida, seguiré de pie y no bajaré los brazos porque quiero que mi hija vuelva a sonreír", dijo Mariela C., la mamá de una niña de 10 años que fue abusada por un vecino que también sometió a otras dos niñas de la misma edad en Carlos Pellegrini, una localidad del centro del departamento San Martín.

Lo extraño es que tras que las familias denunciaran lo sucedido la Justicia investigó y condenó al victimario en un juicio abreviado a prisión efectiva de cuatro años. Pero el hombre dijo estar mal asesorado, cambió de abogado y mientras espera que la Cámara de Apelaciones resuelva, el juez le otorgó la libertad.

A pesar de una medida de prohibición de acercamiento, hoy transita libremente por las calles del pueblo de siete mil habitantes, lo que atemoriza a las víctimas y a sus familias. Mariela dijo que "transita libremente, pasa frente a mi casa y la de las otras víctimas".

"Todo comenzó el 21 de septiembre cuando volví a casa luego de una reunión de trabajo. Mi hija estaba en su pieza con una amiguita y me dijo que quería contarme algo, a pesar de que no le creyera. Ahí me relató cómo D. B. la había manoseado", contó la madre y señaló que luego avisó al papá de la niña, que vive en una localidad cercana y más tarde fue a la comisaría para que la asesoraran sobre los pasos a seguir.

Del relato de la niña surgió que los abusos habían comenzado en febrero. La última vez jugaba junto a otra compañera de la misma edad en una plaza lindante a la vivienda del abusador, éste las llamó para que ingresaran a la casa y las manoseó a las dos. Luego surgió que había otra niña, amiga de una hija del hombre imputado, que también sufrió los abusos, según fijó posteriormente la Justicia.

Los familiares de las víctimas formalizaron las denuncias ante la Fiscalía de Distrito 11 con asiento en San Jorge, a cargo de Carlos Zoppegni, quien inmediatamente emitió una prohibición contra D. B. para impedir que ingrese a la localidad. A los tres días fue detenido y ante el cúmulo de información probatoria reunida —que incluyó pericias psicológicas, entrevistas en cámara Gesell, testimoniales e indagatorias— el acusado reconoció su culpa y justo un mes después se lo condenó en un juicio abreviado, a cumplir cuatro años de prisión efectiva.

A los dos días del acuerdo el reo cambió de abogado defensor y la estrategia. Interpuso una nulidad del convenio porque según su nuevo abogado había sido mal asesorado por el letrado anterior y esa condición vició su voluntad. Dos días más tarde el juez Néstor Troncoso, dejó en libertad a D. B. hasta que quede firme la sentencia y dejó la puerta abierta para que la Cámara de Apelaciones resuelva sobre la validez del acuerdo.

Inédito. "Es la primera vez que una persona condenada a prisión efectiva en un juicio abreviado consentido por el propio imputado está en libertad hasta que quede firme la condena", dijo Zoppegni. Si la Cámara valida el juicio abreviado el abusador quedará condenado a cuatro años de prisión efectiva y tendrá la posibilidad de recurrir ante la Corte Suprema de Justicia. Si la Cámara rechaza el acuerdo seguirá el proceso inicial con la totalidad de los trámites impulsados por el fiscal y la suma de nuevas pruebas rumbo a un juicio oral y público en el que el acusado podría afrontar una pena mayor.

Dolor. "En un marco de mucho dolor y aunque resulte inexplicable, tuve que avisarle a mi hija que el hombre estaba suelto. Porque se lo podía cruzar en la calle y las consecuencias serían peores", dijo Mariela a La Capital y explicó que "logramos que se le imponga una restricción de 200 metros del lugar en el que están las nenas. Pero él transita libre, pasa frente a mi casa y la de las otras víctimas porque trabaja en una empresa local".

"Ahora entiendo por qué en los últimos tiempos mi hija había cambiado de actitud. Se cortó el pelo, perdió el interés por las actividades que efectuaba y se hacía acompañar a todos lados. Hoy estoy desesperada porque mi hija sufre ataques de pánico y está medicada", contó Mariela.

"El caso es muy grave porque además se cree que hay otra nena que pasa lo mismo pero nadie denuncia porque es familiar del abusador. Podrían hacerlo las maestras pero no lo hacen porque, según dicen, su superior no las deja", remarcó la mujer.

La Fiscalía había pedido una medida cautelar para que el acusado se afincara en San Jorge y se le prohibiera ingresar a Carlos Pellegrini. Al quedar sin efecto la condena esa medida cayó y ahora, por la vía civil y la ley nacional de protección a los niños se le restringió al acusado acercarse a menos de 200 metros a las niñas y sus familias.

Mientras el fiscal solicitó que se amplíe esa medida para que se le impida ingresar a la localidad hasta que culmine la causa. En el transcurso de esta semana podría haber novedades al respecto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS