Campo

Trigo: una carrera por aumentar la producción

El Departamento de Agricultura de EEUU prevé que el país subirá su área sembrada a 6,4 millones de hectáreas para el ciclo actual

Sábado 11 de Mayo de 2019

A pesar de los ajustados márgenes productivos, la superficie de trigo 2019/20 aumentaría en Argentina, según datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda). Así, el país se sumaría así a los exportadores que aumentan su producción esta campaña. Además de las abundantes cosechas previstas para el Hemisferio Norte, se espera una recuperación parcial de Australia que se destinará a abastecer la creciente demanda mundial.

Un informe del departamento de investigaciones económicas de la Bolsa de Comercio de Rosario, elaborado pro Desiré Sigaudo y Emilce Terré, analizó el mercado mundial del cereal y su impacto en Argentina.

Señalaron que, a los valores actuales, el margen promedio de producción se ve muy ajustado, especialmente en campos alquilados y zonas alejadas de los puertos. A raíz de ello, es probable que la tasa de crecimiento del área sembrada con el cereal merme en la nueva campaña, aunque persisten las razones agronómicas de peso que motivan su incorporación en los planteos productivos y se sustentan especialmente en la necesidad de optimizar el uso del agua en el suelo, fundamentalmente en aquellas áreas con excesos hídricos como son a la fecha los lotes del centro-oeste cordobés.

En este contexto, mencionaron que el Servicio Externo del Usda publicó en la semana sus perspectivas de oferta y demanda para el próximo ciclo previendo una suba marginal en el área sembrada a 6,4 millones de hectáreas, apenas 200.000 hectáreas por encima del año anterior. Con ello, asumiendo rindes normales, el país aún se encuentra en carrera para alcanzar en la campaña 2019/20 la mayor producción de trigo de su historia, en torno a los 20,4 millones de toneladas.

En el mismo informe el organismo destacó el perjuicio que trajo la reincorporación de derechos de exportación de $ 3 por dólar exportado sobre la industria molinera, que supone un sobrecosto del 7% a las exportaciones de harina de trigo. A raíz de ello, desde septiembre las exportaciones del subproducto han caído más del 20%.

Para la campaña próxima, las exportaciones de grano y harina alcanzarían un volumen equivalente a 14,5 millones de toneladas, por encima de los 13 millones de toneladas estimadas para la campaña actual. Brasil se mantendría como principal destino con la compra de entre 6 y 7 millones de toneladas, seguido por Argelia, Marruecos y otros países africanos.

Según la Secretaría de Agricultura argentina, en tanto, las ventas al exterior de trigo nuevo alcanzan los 785.000 toneladas de trigo pan al 30 de abril, un nivel sin precedentes para una fecha tan anticipada. Para la campaña actual, en tanto, los compromisos de despachos al exterior ascienden a 8,7 millones de toneladas, algo por debajo de los 9,1 que se habían vendido a la misma altura del año anterior pero superando aún los 7,8 millones de toneladas promedio de los últimos tres años.

En la línea de largada de las siembras 2019/20 en Argentina, a nivel mundial se proyecta un incremento de la demanda del 1,5%, aunque el aumento de la producción sería muy superior (4%) alcanzando 752 millones de toneladas según el Consejo Internacional de Granos.

Resulta particularmente relevante el desarrollo de las campañas en los principales países exportadores del cereal. Rusia es el país exportador líder, que viene aumentando su participación en el mercado y actualmente representa el 21% del comercio internacional. Si se agrupan las exportaciones rusas con los despachos de Ucrania y Kazajistán, las exportaciones del Mar Negro cobran aún más importancia, volviéndose especialmente fuertes en los mercados de Asia y norte de Africa.

El segundo mayor exportador es Estados Unidos, aunque recorre el camino inverso al de la Federación Rusa, perdiendo participación en el mercado. La Unión Europea recorre una trayectoria similar, y Australia, a partir de las sucesivas sequías también, perdió terreno en las últimas campañas en la arena internacional. Canadá, por su parte, es el cuarto mayor exportador de trigo y evidencia una performance relativamente estable. Finalmente, Argentina con el 8% del mercado y Ucrania con el 9%, vienen ganando participación en el mercado.

De cara a la próxima cosecha, el clima frío y seco de la última semana favoreció a los extensos cultivos de trigo de Eurasia. El CIG elevó su estimación para trigo ruso a 79,5 millones de toneladas. En Ucrania, espera un aumento productivo del 10% hasta 27,5 millones de toneladas. Kazajistán alcanzaría una producción de 14 millones de toneladas, por debajo de las 15 millones de toneladas de la campaña 2018/19.

En Estados Unidos, el segundo mayor exportador global de trigo, la producción estimada por el Usda es de 51,3 millones de toneladas, sin cambios respecto a la cosecha del año anterior.

La producción en la Unión Europea se proyecta en 149 millones de toneladas, un 8,3% por encima de la cosecha del año anterior.

En cuanto al Hemisferio Sur, en Australia los agricultores comenzaron la semana pasada la siembra de trigo, que se extenderá durante las próximas 4 a 6 semanas.

Por tercer año consecutivo Australia se enfrenta a una dura sequía que volverá a recortar la producción de trigo de este histórico exportador del cereal. A partir de la sequía, en los últimos años Australia no fue capaz de abastecer a sus mercados habituales de Asia. En consecuencia, importantes consumidores como Indonesia, tuvieron que abastecer su demanda con mercadería del Mar Negro.

“En este contexto, en el que los grandes exportadores de trigo fortalecen su producción, Argentina busca mantener su participación en el marcado internacional a través de la colocación de nuevos mercados con gran potencial de crecimiento, especialmente países africanos y México”, señalaron las investigadoras de la Bolsa en su trabajo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});