Campo

Los fierros se adaptan a la coyuntura

La tecnología apunta a los equipos con gran capacidad de trabajo y menor costo de operación. Fuerte expectativa por el volumen de cosecha.

Domingo 08 de Marzo de 2015

Está claro que las grandes innovaciones tecnológicas del agro sucedieron hace más de una década, aunque siempre es posible ver cambios. La maquinariaagrícola que llegó a Expoagro 2015 muestra muchos accesorios que facilitan la siembra para todas las regiones del país.
 
Es decir, la muestra se llenó de equipamiento para las distintas provincias, permitiendo que cada uno se comporte mejor de acuerdo al tipo de suelo ya sea húmedo o de diferente conformación, para su trabajo. Otro factor fue el tratamiento de la semilla y la precisión, como dato de importancia dentro de los sistemas presentados como innovaciones (sembradoras).
 
Puede ser un acierto la gran autonomía de Bertini y su máquina que intentará bajar el tiempo de siembra, alcanzando una velocidad de 15 kilómetros por hora. Por ahora, es la única del mercado, aunque se prevé que para el año 2017, la firma John Deere ingrese un producto competitivo con características orientadas a bajar el tiempo de siembra.
 
Entre las multinacionales, los grandes equipos estuvieron centrados al menor consumo de combustible por hectárea. Se vieron muchos cambios, como la mejora de cabinas en las cosechadoras y líneas más productivas y económicas. Como el año pasado, los equipos pulverizadores autopropulsados volvieron a apuntar hacia un mayor ancho de labor, para bajar costos, entre otros elementos.
 
Tanto la firma Ombú, como otras marcas reconocidas en el segmento de acoplados y tolvas, no dudaron en referenciar que el mercado está casi cubierto y muestra un descenso en las ventas, hasta tanto no se vendan más cosechadoras de gran potencia. “Son equipos con poco desgaste, una vida útil que supera los 15 años, y la ecuación cierre cuando el productor compra implementos o maquinaria grandes, ya que necesita mayor capacidad de recolección, almacenaje y traslado”, subrayó Horacio Carlachiani.
 
Con los borradores de otros años, los fabricantes no dudaron en afirmar que en otras épocas esta situación de cosecha récord estaría marcando ventas altísimas. Se sabe que no será así. Hay atención y tensión en los productores por saber cuánto rinde va a obtener, en materia productiva. “Cuánto queda”, son las palabras que ponen un freno en las ventas y genera inseguridad en las empresas.
 
Capacitación y negocios. En el balance previo, los organizadores del encuentro estimaron que la idea de mostrar lo que debe hacer el productor agropecuario, por encima de lo que tiene para realizarlo, con el tiempo dará resultados. “De a poco, queremos lograr que cada exposición deje de ser una vidriera de productos que salen a la venta, para transformarse en un predio de capacitación, intercambio, ofertas de productos y servicios que acompañan lo que se aconseja”, explicó Federico Bosch, jefe de agro, técnica y montaje.
 
El directivo dijo que se dio “el primer paso para que Expoagro no sea solo una feria comercial donde se sigan viendo las últimas tecnologías que presentan los expositores. Nuestra idea, a futuro, pasa por sumarle datos teóricos, novedades, lineamientos técnicos y elementos promocionales a cada producto que llegue a nuestra muestra”.
 
“Vemos que cada visitante se va enriquecido por lo que observó en el predio, asimismo, muchos nos dijeron que se llevan como ejercicio, comparar lo que está utilizando en su campo con lo que deberían usar para ser más rentables”, señaló.
 
Un grupo de productores del norte de Buenos Aires completó el concepto: “Necesitamos eficiencia en costos y producción”, remarcó.
 
El pedido se repitió hacia varios empresarios de la maquinaria agrícola, que no dudaron en resaltar las complejidades de tantos escenarios cambiantes, en lapsos tan cortos. Como señal clara, en poco tiempo se esperan muy buenos rindes en soja. Así, una importante cosecha es la mayor expectativa de las empresas fabricantes de maquinaria agrícola.
 
“Aunque los precios no son buenos, es mucho lo que la cosecha puede dejar, hay créditos a tasas bajas tanto en bancos nacionales, provinciales y privados; y estamos convencidos que esta campaña será mejor en ventas que el año pasado, remarcó Carlos Castellani, titular de la firma Apache.
 
Habrá que esperar unas semanas, ya que de Expoagro el productor se va pensando sobre el panorama para concretar negocios en lo que resta del año.
 
Dinámica política. Aun no queda claro si la estrategia diagramada por políticos y dirigentes del sector agropecuario llegó como un mensaje claro al productor. Durante los cuatro días, los pilares que nutren la muestra fueron analizados por los principales referentes de la producción. Es decir, acá se habló mucho del estado de rentabilidad de las producciones, y los riesgos y oportunidades que se atraviesan con los actuales esquemas de comercialización de nuestro país.
 
El balance o esclarecimiento por la crisis que atraviesan las actividades productivas fue acompañado del anuncio de un paro por tres días, organizado por parte la mesa de enlace de agropecuarias, ya que FAA decidió negociar por separado. Fue raro ver, después de 7 años, a dirigentes divididos.
 
Tanto que Omar Príncipe, el presidente de Federación Agraria Argentina, debió remarcar varias veces que sus reclamos inmediatos recaían en conseguir políticas diferenciales hacia pequeños y medianos productores, para interrumpir la constante desaparición de asociados que la entidad registra.
 
La 9ª edición de Expoagro mostró en sus calles que el murmullo más claro pasó por el reclamo de todos los sectores: recomposición para el sector lechero, la economía de la industria metalmecánica, los contratistas de maquinaria agrícola y otros prestadores de servicios, describieron situaciones complejas y pendientes en sus resoluciones. Hubo productores y contratistas preocupados por cómo mostrar el campo, frente al interés creciente por analizar el estado de rentabilidad, teniendo en cuenta el paso por años complicados. En el establecimiento El Umbral, fuera de la agenda política, se habló mucho de las estimaciones de daños climáticos, detección de enfermedades, insectos y malezas.
 
“Detrás vienen los temas de biotecnología, manejo del suelo y riego, como elementos asociados con las eventualidades del clima”, remarcaron varios especialistas. En comercialización, se hizoun
repaso por cada segmento y sus actividades pecuarias y agrícolas.
 
Acá, la ganadería consideró muy difícil superar el 6 % en materia de exportaciones durante todo el 2015, y en granos el desaliento lo marca el latente reclamo por los derechos de exportación (ROE ), y el nivel de pérdidas que genera esta medida de control y registro. S obre la última campaña de trigo se perdieron 4.321 millones de pesos. Como estaba previsto, antes del arranque de la muestra, los dirigentes del sector anunciaron sus protestas.
 
Ganar Mercado. La expo muestra la fuerte disputa en el segmento de las cosechadoras. Decididas a ganar más mercados, todas las marcas resaltaron la mayor tecnología aplicada al ahorro y eficiencia. Trascendió que la orden a los vendedores fueron claras. Hay que equilibrar el reparto, la torta. El dato marca la diferencia de participación que tienen algunas firmas en la elección del productor. Hoy, por cada 10 cosechadores que se venden en el país, cerca de la mitad son de John Deere, con una captación del 44 % del mercado, detrás está Case con el 20% y luego el resto.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS