Campo

Las últimas lluvias dieron un respiro a los cultivos, pero falta más agua

• Las reservas no alcanzan para reactivar las siembras de maíz y soja. Movimiento en el mercado por posible suba de retenciones.

Sábado 30 de Noviembre de 2019

Las primeras lluvias importantes de la primavera dejaron milímetros en toda la región Pampeana, pero siguen faltando más de 150 milímetros en el corazón productivo de Córdoba. Unas 2 millones de hectáreas en el centro cordobés siguen con las reservas en rojo, detalló la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario.

En tanto, la Pampa y Buenos Aires recibieron lluvias claves, detalló GEA. Áreas con reservas hídricas en rojo acumularon 30 a 50 mm. “No alcanzan para revertir la falta pero son cruciales para poner en marcha las siembras. Dos sistemas precipitantes que se complementaron y dejaron lluvias en toda la Región Pampeana”, indicaron desde la Bolsa local.

Respecto a Córdoba, algunos pronosticadores preveían lluvias de 50 a 100 mm, que una vez más, quedaron en solo buenos deseos. Córdoba es la provincia pampeana que menos precipitaciones recibió en este evento para descontar del déficit de agua que se arrastra desde el invierno. Sí, fue muy importante que las tormentas hayan cubierto buena parte del norte y sur dejando registros de 30 a 45 mm. Pero el área central tuvo acumulados que estuvieron en torno de los 14 a 18 mm. Lamentablemente se trata un área de 2 millones de hectáreas que conforman los departamentos de Río Segundo, General San Martín, buena parte del norte de Unión y la franja este de Tercero Arriba.

Entre el lunes 25 y el martes 26, las últimas horas de mal tiempo consolidaron las marcas finales de la primera lluvia importante de la primavera. Hubo algunos milímetros más en el norte de La Pampa: el 27% del territorio logró superar los 50 mm. También terminó mejor el centro bonaerense, con registros superiores a los 45 mm en el 37% del área. Algunas zonas superaron los 60 mm, es el caso del partido de Daireaux, y de forma más puntual en el partido Nueve de Julio.

En Santa Fe, las lluvias se desplegaron sobre el sur dejando acumulados que superaron los 45 mm y un bolsón de 60 mm en el área del extremo sureste. Casi todo el norte santafesino superó los 60 mm. El gradiente de lluvias claramente benefició al este con registros que se acercaron a los 100 mm. Los maíces tempranos a pocos días de comenzar el periodo crítico, comienzan con excelentes reservas hídricas y muy buenas expectativas de rinde.

De allí en más las marcas suben ingresando en la provincia entrerriana. Se destaca allí una amplia diferencia entre los registros del sur con el norte de más de 60 mm.

En tanto, tras 150 días de tormentas que pasaban de largo, las primeras lluvias de importancia se han materializado en La Pampa y el centro y oeste de Buenos Aires. El primer frente produjo precipitaciones entre el 20 y 22 de noviembre. Benefició a la franja central de Buenos Aires, sur de Santa Fe, suroeste de Entre Ríos y norte de Córdoba.

El segundo era un sistema de tormentas muy esperado porque complementaría los sectores que habían quedado sin lluvias.

Pero, ¿son suficientes estas lluvias para Buenos Aires y La Pampa?, se preguntaron desde BCR. Para reponer las reservas de los suelos en las áreas más necesitadas hacían falta 150 mm y solo recibieron 30 a 50 mm en los últimos cinco días.

“Las matemáticas son severas, no alcanzan para revertir el escenario, pero permitirán reactivar las siembras de maíz y soja. Para esta época, la siembra de la oleaginosa en La Pampa suele cubrir casi la mitad de la superficie intencionada. Sin embargo, en este año no había arrancado por la falta de agua. En una campaña sin aportes extras de humedad del Pacífico y del Atlántico, si estas lluvias no se hubieran producido, los cultivos de maíz y soja hubiesen quedado sin posibilidades productivas”, señalaron desde la entidad.

Las precipitaciones en la región núcleo dejaron amplios bolsones de lluvias de 25 a 30 mm. Se tratan de las áreas que más necesidades hídricas tenían, indica el último informe de la Bolsa rosarina.

Las lluvias en muchas áreas ya se han alcanzado totales de 40 o 45 mm. Los registros son muy oportunos para los maíces tempranos. El estrés hídrico ya era notorio en buena parte de la región a quince días de comenzar el período crítico. También destrabará las siembras de soja de segunda de los cuadros que vayan liberando las cosechadoras con trigo. “Necesitamos más lluvias para que los maíces cuenten con reservas en los suelos y puedan pasar enero sin daños”, comentaron los ingenieros del área.

CRECEN LAS VENTAS. En cuanto a los mercados, Celina Mesquida, analista de RJO’Brien, adviritó en su informe especial para Agroeducación que el mercado constata que China puede desistir de comprar soja estadounidense, el primer punto, porque llegó a su cupo de 10 mill de t (sin aranceles desde EEUU dentro del marco de lo ya pactado), por otro lado, si bien empezaron a mostrar signos alentadores como China comprando carne de cerdo en EEUU; al momento no hay acuerdo de la fase 1 entre ambos países. “Es así, como la paciencia se va terminado y el mercado no encuentra un camino certero”, apuntó.

Los fondos venden las posiciones largas del complejo de soja, bajo un perfil técnico bastante erosionado. Ayudando a la carga, en Argentina, el nuevo gobierno que asumirá el 10 de diciembre trae consigo un aumento en derechos de exportación a varios productos agropecuarios y por esa razón, el agricultor se apura a vender. Además, el Real brasileño alcanza un nuevo pico de devaluación y eso equivale a más reales por soja exportada, por lo tanto, más venta.

“Es verdad que existen indicios que las primas sudamericanas se están reafirmando, pero hasta que no veamos que eso se traduzca en una demanda sostenida sobre EEUU, es difícil pensar que deberíamos estar persiguiendo fuerza en el mercado. Dicho esto, las ventas en nuestra opinión vendrán por el lado de los fondos ya que el farmer estadounidense no tiene prisa de vender su cosecha por el momento”, indicó Mesquida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario