Campo

Las lluvias afianzaron el suelo para implantar trigo en la zona núcleo

Estiman que superará entre 5 y 10% a la superficie del ciclo anterior. En el centro y norte las precipitaciones paralizan las actividades

Sábado 11 de Mayo de 2019

La campaña del trigo 2019/2020 promete arrojar más y mejores rindes. Según la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario, “los perfiles están cargados, los márgenes son buenos, hay entusiasmo por el cereal”. Así comienza la cuenta regresiva de la siembra: en 10 días se larga con los primeros lotes trigueros. Son más las localidades donde se señala una suba de un 5 y 10% más de siembra que los que dicen igualar el hectareaje del año pasado.

“Está claro que nadie piensa hacer menos trigo que hace un año y que la incertidumbre de 2019 pesa a la hora de decidir qué hacer en cada lote. Pero las necesidades agronómicas como la de hacerle frente a las malezas resistentes que jaquean a la soja, los buenos resultados del doble cultivo del último ciclo y los márgenes actuales, junto a las buenas reservas hídricas de los suelos empujan al trigo más allá de la incertidumbre”, indicó el GEA.

Hay localidades, cómo en Carlos Pellegrini, donde la demanda de insumos está muy sostenida y ya supera a los niveles de hace un año. Hay una mayor comprensión y mejores posibilidades para dar al cultivo una mejor base tecnológica. Los ingenieros traducen esto como resultados que pueden ser superadores para este ciclo 2019/2020. Las lluvias fueron las que dieron la señal de largada al trigo. “La última lluvia aseguró reservas y dio garantías para una siembra segura”, comentaron los técnicos.

En tanto, la soja de primera está casi finalizada en la zona núcleo. Al 3 de mayo la campaña ya llegaba a su término, con un 98% de avance de cosecha y los rindes promediando 42,7 qq/ha en la región. La buena calidad de la mercadería se destaca en este año: en muchos casos los granos ingresaron a planta sin humedad, y el clima de abril permitió cosechar sin tener que lamentar pérdidas ni problemas y transportar la mercadería sin inconvenientes.

Para la soja de segunda, que muestra un avance de cosecha de más del 80%, el rinde promedio es de 37,2 qq/ha. “El balance es muy bueno para el doble cultivo. En algunos casos se acercó a los resultados de la de primera, permitió hacer un mejor control de las malezas, aparte del plus que deja en la rentabilidad”, señalaron desde GEA.

Por su parte, el maíz temprano sigue apuntalado en 109 qq/ha. Al 3 de mayo el avance de cosecha había ganado sólo 3 puntos, pasando del 85 al 88% en la semana pasada. La prioridad sigue en la soja. En 30 días, si el clima acompaña, se comenzará con la recolección de los primeros lotes de maíces tardíos y de segunda. En algunas zonas, puede haber rendimientos muy interesantes con rindes semejantes o aún mayores que los de primera.

paralizados. El último informe del Sistema de Estimaciones Agrícolas (SEA) para el centro norte provincial que elabora la Bolsa de Comercio de Santa Fe comenzó a cuantificar las pérdidas de la cosecha de diversos cultivos a raíz de las inundaciones, y advirtió que, por la inestabilidad climática y precipitaciones, volvieron a paralizarse las actividades agrícolas en esa zona.

El futuro de la nueva campaña de cosecha fina tendría un panorama ambiguo en el centro y norte santafesino. “Por un lado, la firme respuesta del sector productivo en cuanto a la reserva de insumos encantidad y calidad, pero por otro, el período muy húmedo con suelos saturados, sobresaturados estarían condicionando una óptima cama de siembra para un correcto proceso”, observó el SEA.

En cuanto a la soja temprana, según las zonas, avanzó el proceso de cosecha, a muy buen ritmo y particularmente se centró en los lotes altos, pero luego, la inestabilidad y las precipitaciones paralizaron e interrumpieron toda actividad agrícola. La humedad y precipitaciones generaron mucha preocupación y grandes interrogantes, ante las pérdidas de calidad de grano y cantidad de quintales que comenzó a observarse.

El grado de avance en la recolección al 7 de mayo fue del orden del 75%, representando aproximadamente unas 637.870 hectáreas, con un avance intersemanal de 3 puntos y un adelanto de 15 puntos, en comparación a la campaña pasada, para el mismo período. Los rendimientos promedios fueron de 26 a 60 qq/ha, según el departamento y porcentaje de recolección, que va de un 100% en San Martín y San Jerónimo, a más de un 60% en el resto.

Por el impacto climático, la campaña de soja tardía en el centro norte santafesino estuvo signada por hongos, hongos y podredumbre de tallos. El grado de avancede la cosecha fue del orden del 25 %, representando aproximadamente unas 125.625 hectáreas, con un adelanto de 10 puntos en comparación a la campaña pasada, para el mismo período. El mayor avance logrado en la recolección fue en los departamentos del sur del área estudiada (San Martín, San Jerónimo) y del centro (Castellanos, Las Colonias y La Capital).

Los rendimientos mínimos fueron de 18 qq/ha y los máximos de 45 qq/ha. El cultivo se encontró en un 60 % estado bueno, con áreas muy buenas y lotes puntuales excelentes. Un 20 % en estado regular y el resto un 20% en estado regular a malo.

Por su parte, la superficie sembrada total de maiz fue de 184.500 hectáreas. Unas 89.000 ha correspondieron a los lotes sembrados en primera instancia, con un rendimiento promedio de 95 qq/ha y una producción de 633.650 toneladas. Otras 95.500 ha correspondieron a las parcelas de maíz de segunda, que tuvo rendimientos entre 12 a 16 m/bolsa/ha, similares a los cultivares tempranos.

Commodities. La soja sigue en baja afectada la tendencia internacional y la presión de cosecha a nivel local. La cosecha en Sudamérica avanza a buen ritmo. En Brasil, prácticamente está finalizada con una producción de 115 millones de toneladas. En Argentina, en la zona núcleo se cosechó ya más del 80% y a nivel nacional poco más del 50%. El ingreso de un interesante volumen sudamericano, no condice con la debilitada demanda china, principal comprador de poroto a nivel mundial.

En cuanto al maíz, el precio reflejó el interés por parte de la exportación. Los compromisos de embarques maiceros se encuentran en niveles máximos en las últimas dos campañas, con una disminución de camiones a puertos justificada por una desaceleración de la trilla.

La cosecha argentina se centró en la soja, dejando de lado el maíz, al menos hasta finalizar la recolección de la oleaginosa. La demanda del cereal incrementó los valores de la mercadería disponible tanto en pesos como en dólares. La situación podría tener un tiempo limitado, ya que a partir de julio comienzan a ingresar los lotes tardíos en Argentina y Brasil, señaló la comercializadora de granos FyO.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});