Tecnología. El papel del capital de riesgo en el despegue de las tecnológicas del agro

Las ag-tech pisan el acelerador

• La cadena agroindustrial abre enormes posibilidades de negocios a emprendedores. La hora de los inversores

Sábado 21 de Octubre de 2017

Por sus características y ventajas estratégicas, Rosario está llamada a ser el epicentro de la innovación en agro en Latinoamérica y hasta en el mundo. "Tenemos todas las condiciones para ello: las grandes compañías, las pymes, instituciones como la Bolsa de Comercio, puertos, productores agropecuarios, el talento. Sólo nos falta consolidar el sistema". La expresión pertenece a Bernardo Milesy, fundador de Glocal, la primera aceleradora latinoamericana para startups y empresas abocada 100 por ciento al agro.

En el marco del Foro de Innovación organizado por la Bolsa de Comercio que se realizó en simultáneo con el Hackaton Agro en septiembre pasado, Milesy inauguró el segmento relacionado a innovación en ag tech, el cual que se destacó precisamente por su potencial de mercado a nivel local aunque, según sus exponentes, desaprovechado entre otros motivos por la falta de inversión.

De todas maneras, para el directivo de Glocal, "no todo se resuelve con plata ni con más proyectos. Es necesaria la suma de las partes para que todo esto funcione de una manera adecuada, y debe producirse dentro de los próximos cinco años", consideró Milesy, quien está convencido que la Argentina "puede ser el granero del mundo visto desde la innovación y la tecnología".

A la hora de invertir, el profesional recomendó tener en cuenta que el sector agroindustrial "tiene muchas particularidades: desde la idiosincrasia del productor hasta la del resto que conforma la cadena. Hay cosas muy esenciales que demandan especialización o un expertise determinado en el rubro para poder tomar mejores decisiones a la hora de ver en qué proyectos invertir".

Tales particularidades tienen que ver con la validación de los servicios o los productos de las startups y, a diferencia de otras industrias, el agro presenta complicaciones especialmente en cuanto a los tiempos, teniendo en cuenta que cualquier experimentación está sujeta a los ciclos de siembras y cosechas. Por ello, "el inversor debe saber que si apuesta en agtech, tiene que estar preparado para un horizonte de inversión diferente a un venture capital", es decir, menos fluido en comparación con otras industrias. "Capital paciente, le llaman", acotó Milesy.

El directivo de Glocal sugiere "empezar de a poco, capacitándose, participando en blogs, leyendo, inventando algunas startups, participado de un club de inversores ángeles, como el que nació hace poco en Rosario, que tengo entendido que es el primero en Santa Fe y el segundo en el país después de Buenos Aires". También "pueden invertir en aceleradoras como Glocal. Ahí nosotros damos capital en efectivo a startups, asesoramiento a través de mentorías de coaching, validación del modelo de negocio mediante empresas, o productores que puedan testear el producto sin que deban pagar por eso".

Tecnología. Para Ignacio Plaza, director de Primary, la empresa de servicios tecnológicos de Rofex, la mayor apuesta de negocios en pos de un crecimiento económico, productividad y rentabilidad es la tecnología y la automatización "para la prosperidad de todos y que siga distribuyéndose". Lo buen, aseguró, es que "nosotros podemos jugar, Argentina tiene muchos recursos".

A nivel regional "la productividad es malísima, somos los peores: se creció muy mal, sólo un 0,6 por ciento comparado con cualquier otra parte del mundo, somos los peores. Si simplemente la mejorásemos, el ingreso per cápita se multiplicaría por cuatro. Claramente tenemos una deuda en ese sentido y por ende también una oportunidad. La solución viene por el lado de la tecnología", reiteró el profesional que es uno de los creadores del fondo Draper Signus, de capital de riesgo para startups innovadoras argentinas, en conjunto con el inversor de riesgo de Silicon Valley.

"Las mayores compañías fueron financiadas por venture capital (VC), una herramienta fantástica para crear valor y tener un impacto sobre el empleo. Sin embargo, en Argentina casi la mitad de los unicornios están recibiendo cifras patéticas: sólo el 5 por ciento de venture capital de la región. Los «Messi» que tenemos están sufriendo o se van afuera a los «Barcelona» que nos los compran por dos mangos", graficó el directivo. "No hay capital argentino que marque la cancha y que de alguna manera juegue para el ecosistema local. Entonces (los innovadores) terminan recorriendo, pasando la gorra por todo el mundo y perdiendo oportunidades enormes", agregó.

Así, "tenemos por ejemplo a Cargill, Buildex y Draper invirtiendo en carne de pollo de laboratorio. Hoy tal vez cuesta diez dólares el kilo, pero puede que en poco tiempo les cueste más barato que el pollo real. Tenemos los científicos para ese negocio y es un futuro posible que Argentina debe jugar. Tenemos que apostar en grande", concluyó.

Inversión. Plaza observó que Rosario se destaca en el rubro agtech en materia de inversiones a través de fondos de capital de riesgo como Primary Venture, de Rofex, que financia startups que aportan innovaciones para los mercados bursátiles, el cual "se multiplicó por tres en dos años", remarcó. En tanto, el fondo Cygnus reportó "un poco menos, en más tiempo", aunque "nos está yendo muy bien con nuestro portfolio de inversiones", apreció el ejecutivo.

A través de un compromiso entre Rofex y el mundialmente legendario acelerador de unicornios Tim Draper es que se creó recientemente el VC Draper Cygnus, que saldrá al ruedo en 2018 con una disponibilidad de 20 millones de pesos para financiar empresas que necesiten entre 2 y 5 millones para hacer escalar sus productos y consolidarse en nuevos mercados. De esta manera, Rofex se suma como inversor ancla para impulsar la industria local de fondos profesionales independientes, que no son controlados por una corporación.

El fondo, encabezado por Plaza y presentado oficialmente semanas atrás en el Foro de Innovación de la Bolsa de Comercio rosarina, se focalizará en las compañías argentinas con mayor potencial de impacto global en el desarrollo del agro, bio y nanotecnología, sustentabilidad, tecnología en servicios financieros (fintech) e innovación en la industria alimentaria (foodtech).

Andrés Ponte, presidente de Rofex, destacó la importancia para la institución de "participar del fondo Cygnus Draper y ser socios de Tim Draper, un referente de Silicon Valley que ha generado más de 30 unicornios a nivel mundial abriendo mercados como China, India, Indonesia y que hoy decide invertir en Argentina. Inicialmente estamos constituyendo una inversión de 5 millones de pesos para el armado del fondo, administración que nos propusimos desde Rofex llegar a los cinco años a los 100 millones de pesos", auguró.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario