Campo

La suba del dólar amortiguó un arranque bajista de la semana

• Cuando todavía no se sabe a ciencia cierta el impacto climático, los precios pasaron de una brusca baja a una recuperación

Sábado 30 de Diciembre de 2017

El entusiasmo por el alza del dólar llevó a los productores agropecuarios a desprenderse de mercadería y durante la semana se reactivaron los negocios para la soja. También influyó notablemente el incremento de la cotización de la oleaginosa en la plaza local que rondó los 4.700 pesos la tonelada. No obstante, todavía circula en el ambiente rural la preocupación por el efecto de la sequía que golpea a los cultivos y el vaivén de los precios internacionales.

En tan solo una semana se pasó de la preocupación de que Argentina tuviera una fuerte caída de producción por sequía, a descontar una gran cosecha tanto en el país como en Brasil, indicó el analista Dante Romano. El resultado: una baja de más de u$s 25 para la soja nueva, mientras que el maíz y el trigo mantuvieron sus valores.

"La pregunta del millón es si el trabajo ya está hecho, o si los precios podrían bajar algo más. Si bien todo dependerá del clima, tomando la experiencia del año pasado, la situación podría seguir empeorando para los precios de la oleaginosa, mientras que para los cereales, la mayor parte de los datos negativos ya están descontados en los precios, y hay elementos que podrían inspirar alguna mejora en el futuro", apuntó el especialista en materia granaria.

Las lluvias de mediados de diciembre trajeron alivio a muchas zonas donde los cultivos tempranos presentaban un alto grado de estrés y a otras donde las labores de siembra estaban paralizadas. Los precios de la tercera semana de diciembre se hicieron eco de los pronósticos y de las lluvias caídas y la soja tuvo una fuerte baja en el mercado de Chicago, al pasar de u$s378 a 357 para la posición mayo del CBOT.

El escenario climático mostró una leve mejoría y las lluvias llegaron en una semana clave para los cultivos, según la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario. Modestas pero frecuentes, las lluvias apaciguaron la tremenda necesidad de los cultivos del este cordobés. "Milímetros que valen oro cambian la historia de los maíces tempranos. Pero ¿llegaron a tiempo? Y con el agua se reanudaron las siembras. Aunque pasados de fecha, se terminarán unas 250 mil ha que estaban pendientes", señaló el informe.

Desde la GEA advirtieron que "se necesitan lluvias de consideración" ya que los maíces están prontos a florecer y faltan aún muchas siembras: el 50 por ciento de las sojas de segunda, el 5 por ciento de las de primera y buena parte de los maíces tardíos. Pasados de este tiempo es crítico: hay un impacto directo sobre el rinde. "Hay muchos lotes sembrados con sojas de primera y segunda que tienen severos problemas de emergencia. Los stand de plantas están lejos de ser los adecuados y podría ser necesario su resiembra", apuntaron.

En soja, consideraron que cambió de aspecto radicalmente. "Son otros, están mucho mejor que la semana pasada", coinciden los ingenieros de la región. La lluvia sí ha sido oportuna para la oleaginosa, que ya reaccionó ante la mejor oferta hídrica. El cultivo de soja de primera se encontraba con menor crecimiento que lo esperado para la fecha. En Noetinger, Córdoba, esta semana ya notan pérdidas de plantas por el estrés termohídrico.

En tanto, el Sistema de Estimaciones Agrícolas (SEA) del Centro - Norte de la Provincia de Santa Fe que elabora la Bolsa de Comercio de Santa Fe junto al ministerio de la Producción coincidió con que "llegaron las precipitaciones tan esperadas, pero con montos insuficientes".

Los pronósticos de precipitaciones se cumplieron en la semana, los montos pluviométricos fluctuaron entre los 2 a 60 mm en gran parte del área de estudio que comprende a los doce departamentos del SEA y con cobertura homogénea en seis de los mismos; que corresponden al centro sur, en el resto desde el centro hacia el norte fueron disminuyendo los milímetros caídos.

"Las altas temperaturas, el continuo aumento de la demanda de agua de los cultivos y las precipitaciones cuyos milímetros contabilizados no llegaron a cubrir dichas demandas, hicieron que ante cada pronóstico o probabilidad de lluvias el productor estuviera pendiente y maneje sus expectativas ante la campaña 2017-2018. El proceso de siembra de soja de segunda continuó en casi todos los departamentos, logrando un importante avance, aproximadamente el 85 por ciento, aprovechando los milímetros de agua caídos que mejoraron las condiciones de la cama de siembra, asegurando una buena germinación y crecimiento", explicaron.

En tanto, continuaron las aplicaciones de herbicidas para el control de las malezas emergidas en los cultivos implantados y en los rastrojos de trigo.

Además, comenzó la siembra de los primeros lotes de maíz de segunda, con calma e interrogantes por los futuros escenarios climáticos en que se podrían desarrollar.

Para el período comprendido hasta el martes 2 de enero de 2018 los pronósticos prevén desde el inicio hasta el final del mismo condiciones climáticas de estabilidad, días soleados, altas temperaturas con probabilidad de alcanzar los 37º, con probabilidades de ciertas manifestaciones de inestabilidad, nubosidad y precipitaciones de muy escasos y con variados montos pluviométricos y coberturas. Las temperaturas medias diarias, fluctuarían entre mínimas de 16 a 27º y máximas de 29 a 37º. Las previsiones climáticas descritas no condicionarían la realización de las diferentes actividades en los distintos sistemas productivos.

Específicamente en soja temprana las precipitaciones registradas en la semana dieron un gran alivio al cultivo revirtiendo el panorama que se venía presentando, pues con el paso de los días aumentaba la demanda de agua útil por parte de los mismos. Los milímetros de agua caídos no fueron en su totalidad los necesarios, pero frenó el déficit hídrico que comenzaba a insinuar ciertos problemas. Se continuará monitoreando en los distintos departamentos del área de estudio, porque en las próximas etapas fenológicas del cultivo el rol de precipitaciones sería de suma importancia pues definirían la producción.

El estado sanitario fue bueno, sin inconvenientes hasta la fecha.

En soja tardía, las nuevas precipitaciones registradas en la semana dieron óptimas condiciones de humedad en la cama de siembra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario