Campo

La cadena de la soja, en tiempos de récord productivo y margen ajustado

Dirigentes del complejo vinculado a la oleaginosa pidieron bajar las retenciones. Cómo vienen el clima y los negocios.

Sábado 27 de Junio de 2015

"Estamos frente a una cosecha récord, con precios en descenso, balanceados con los mayores rindes unitarios de la historia, y sin embargo todo el sector está embargado en la duda y el desánimo", advirtió Rodolfo Rossi, presidente de la Asociación de la Cadena de la Soja (Acsoja), en la inauguración de su seminario anual. El mismo clima se vivía del otro lado del escenario, donde cientos de productores, asesores y técnicos buscaban en las conferencias, alguna clave esperanzadora para la soja por venir.
 
“Nos hemos convertido en el mayor generador de divisas e impuestos del país, siendo prácticamente la única fuente genuina de divisas que ingresan a la economía argentina; el resto de los grandes sectores de la economía no mantienen esta posición”, aludió Rossi en su alocución. “Hasta ahora la soja ha sido atractiva a la inversión en agroindustria con cifras nunca antes logradas, y sin embargo la falta de rentabilidad, el semáforo rojo no perdió vigencia”, continuó.
 
Los reclamos que Acsoja refirió en nombre de la cadena se mostraron vigorizados por esta marcada pérdida de competitividad. “Tenemos la esperanza de que, con el cambio de autoridades, los proyectos expuestos por los partidos y alianzas políticas, aunque no de todos se conoce, que en mayor o menor medida, incluyen soluciones a algunas de nuestras necesidades, podamos dar un salto productivo cercano a nuestro potencial”.
 
Eduardo Sierra se refirió al cambio climático como el marco a considerar para la producción de soja en el Mercosur: las fases climáticas positivas y negativas, la existencia de “Niños” muy erráticos, la alta inestabilidad climática.
 
“Antes de la llamada Revolución Verde, los impactos eran muchos peores pero los desastres los seguimos provocando nosotros”, advirtió el especialista en agroclimatología a los presentes.
El nuevo escenario climático se definió durante el encuentro como caracterizado por un fuerte incremento en la variabilidad climática; la disminución del promedio anual de precipitaciones en el Oeste y centro del área agrícola, así como su aumento en el este del mapa americano; con precipitaciones de tipo severas y un régimen térmico muy riguroso. “El Niño está siendo errático y las Niñas van a ser muy secas”, pronosticó Sierra.
 
En cuanto a la coyuntura 2016 alegó que “ya todo el mundo sabe que se viene un El Niño, “un Niño temprano”. Y ¿qué pasa con la soja en estos años? Según reveló el especialista, “los Niños tienden a producir un poquito más, se ha visto que en la campaña que está terminando se dio todo lo bueno que podía pasar, no creo que lo superemos pero creemos que esta también va a ser una campaña importante”.
 
Qué nos dicen los pronósticos. Sierra respondió a su pregunta relevando otras regiones de importancia para el cultivo de la soja. “En Springfield se dijo que ese no es el mejor año; Europa se está secando; en la India, vemos avecinarse un monzón”. Todas estas condiciones podrían tener un impacto grande en la producción local, aunque en consideración del especialista, “no sabemos aprovecharlo porque aún cuando se dan condiciones como éstas, los precios bajan”.
 
Entre las estrategias que el disertante propuso a los presentes, habló de la “gestión del riesgo climático”, con especial cuidado con crecidas de los ríos, inundaciones y anegamientos de campos bajos. La alta incidencia de malezas y plagas, de tormentas localizadas severas y períodos de bloqueo se suman entre las dificultades a tener en cuenta.
 
Agronegocios. Sebastián Senesi, codirector en el Programa de Agronegocios y Alimentos de la UBA tomó la posta para pensar en el sistema de agronegocios de la soja, destacando en sus potencialidades.
“¿Cuáles son a mi entender los desafíos el sistema de agronegocios de la soja? Uno de los principales temas es resolver la alícuota de las retenciones”.
 
El caso del NOA es paradigmático en cuanto a las dificultades que enfrentan los productores sojeros, al que también se suma la falta de infraestructura. Minutos antes de Senesi, Horacio Mangini se había referido a la soja en el Noroeste, como “una muerte anunciada”. Y es que la problemática no es de ahora, viene siendo parte de una temida tendencia en la región. Allí han llegado al punto de pensar que por primera vez “no sembrar es una opción”. Senesi planteó la necesidad de nuevas estrategias de manejo de cultivos. “No se puede sostener un sistema de cultivos tal como está, citando por caso el aumento en el costo de agroquímicos por malezas resistentes”.
 
El disertante instó a los miembros de la cadena a “dejar de jugar, ser serios y elevar el corte de biodiesel, tal como deberíamos tener”.
 
Senesi reflejó en un gráfico la enorme cantidad de actores que se sostienen en el sistema. “Es impresionante desde la capacidad de generación de empleo en Argentina”, aludió, al tiempo que dimensionó “la enorme posibilidad que hemos perdido en los últimos años”.
 
Hoy “el productor sigue produciendo en las mismas hectáreas pero su inversión no crece. El sistema genera menos valor”, reflejó.
 
Acerca del horizonte que avizora, el especialista manifestó que “pensar en que la situación de retenciones impositivas pueda cambiar en el corto plazo y con gran impacto sería una utopía. En una situación con problemas de reservas e inflación pensar en que podamos tener algún incentivo por parte de quien presida el gobierno el año que viene, lo vemos difícil”.
 
La clave entonces se presenta en el lote. Se trata de “aumentar la productividad por metro cuadrado”.
 
Hacia el final de su disertación hizo una especial mención al costo oportunidad de establecer un sistema legal de la semilla. “El sistema no paga lo que debe pagar. Si lo cambiásemos, podríamos pasar de un mercado de 200 millones de dólares, a uno de 700. Debemos generar el incentivo real para que seamos la plataforma global de desarrollo de eventos biotecnológico de semillas. Es el eje de la discusión y la soja tiene un papel central”, manifestó.
 
Por último, Senesi llamó a los presentes a “ser inteligentes, entender cuál es la situación que vamos a vivir en el corto plazo, mejorar la infraestructura, el temas de las rutas, del acceso a puertos, son todas ineficiencias que afectan y cuando los precios son más bajos a los que estábamos acostumbrados, tienen un impacto fenomenal”.
 
Adaptarse al contexto. En el panel de mercados, el productor agropecuario Hernán Fernández analizó variables para sugerir decisiones con foco en “la macro” como medio para tomar decisiones en “la micro”.
 
"Veníamos jugando en la 2012/13, la cancha que nos toca en la 2015/ 16 es horrible. Adaptémonos al contexto. Pensemos en nuestras empresas. Nos diferencian las mejores implementaciones”. Siguiendo con la metáfora lúdica, Fernándes expresó: “en la campaña 2015/16 nos cambió el juego, no podemos seguir jugando el ajedrez en un tablero de ludo. No juguemos a la ruleta con nuestras empresas. Hay azar pero tenemos cartas a jugar”.
 
Luego llamó a “evitar el efecto Gaudio”, refiriéndose al no convivir con las consecuencias negativas del azar. Estaba pensado en las campañas y los gerentes que toman decisiones. En sus palabras se trataba de “obsesionares en la mejora continua. Confiar en la estrategia. No siempre un mal resultado implica malas decisiones. Hay que estar preparado”.
 
Para el disertante, que ya captaba la atención plena de los presentes, la comunicación compromiso y confianza en escenarios horribles, son fundamentales. “El productor hámster está metido en su realidad, no quiere mirar el contexto, se dedica al lote. Del otro lado de la cancha, hay productores empresarios que piensan distinto. El productor suricata le dedica tanto tiempo a mirar el lote como al contexto. Y pensando en la campaña 2015/16, a tomarse un vinito”.
 
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS