Campo

Granos: la producción y los precios se movieron al ritmo del clima

• La sequía en EEUU y la humedad en Argentina impactaron en el trigo. La Bolsa de Santa Fe hizo un balance del margen bruto en soja

Sábado 22 de Julio de 2017

El clima dominó la escena de la semana en el sector agropecuario. Tanto a nivel productivo como de mercado, los vaivenes de las condiciones meteorológicas fueron la moneda corriente. El mercado granario operó con altas dosis de volatilidad con fluctuaciones diarias de hasta un 5 por ciento tanto en la plaza doméstica como en Chicago, debido a que los cultivos en Estados Unidos ingresan en etapas claves de desarrollo y el efecto climático juega un rol clave en los rendimientos.

Alentada por informes del clima en Estados Unidos y la devaluación del peso motivaron un repunte de las cotizaciones y de la operatoria. Sobre todo de soja y maíz, que llegaron a 4.200 pesos y 2.450 pesos por tonelada, respectivamente. Este nuevo panorama fue anticipado por el aumento en la liquidación de agroexportaciones en las últimas semanas.

Un informe elaborado por Eugenio Irazuegui, analista de mercados de la corredora Zeni indicó también que las estimaciones del Departamento de Agricultura estadounidense (Usda) jugaron en este escenario. Si bien no arriesgaron mucho sobre la evolución de las oleaginosas, ratificaron que habrá un recorte del cereal y ratificó que la producción de la variedad de primavera, por la extrema sequía que está atravesando, sería la más baja en los últimos 15 años.

En la Argentina y en la zona núcleo, el GEA estimó sobre el fin de la semana pasada que unas 30 mil hectáreas de trigo no podrán sembrarse por efecto de las lluvias de hace quince días que siguieron acumulando humedad en los suelos, barro y falta de piso. También puso en duda la posibilidad de lograr el implante de otras 25 mil hectáreas. Pese a todo, el trigo se califica en un 83 por ciento muy bueno a excelente y el resto bueno. "El alerta por enfermedades se prende en el arranque del cultivo", puntualizó el GEA.

Esta semana se registraron marcas bajo cero en toda la región núcleo. El ingreso de una importante masa de aire frío y seco por la zona central del país durante el fin de semana, provocó un fuerte descenso de la temperatura en todo el territorio nacional dejando intensas heladas. El núcleo más significativo se midió sobre la provincia de Santa Fe, con marcas por debajo de los 5ºC bajo cero: Zavalla, Montes de Oca y Carlos Pellegrini midieron -5,3ºC. El martes 18 de julio, el núcleo de temperaturas extremadamente bajas se posicionó sobre el NEA. Sectores de Chaco han alcanzado valores por debajo de los 6ºC bajo cero.

Según el analista de Zeni, en el primer tramo de la semana se apreciaron alzas significativas de las cotizaciones producto de las elevadas temperaturas (marcas de 36°C) y escasas precipitaciones en las áreas claves de producción de Estados Unidos. Desde comienzos de julio, cada día que transcurría se retroalimentaba la expectativa de que la cosecha 2017/18 sufra de estrés hídrico y arroje resultados poco favorables. En este contexto, la soja trepó a niveles máximos desde inicios de marzo con valores que alcanzaron 385 dólares la tonelada (u$s/tn) y picos de 163 u$s/tn en el mercado de maíz. En ambos casos considerando las posiciones a cosecha en Chicago.

"La firmeza externa no tardó en reflejarse en la plaza local, principalmente en los negocios con entrega diferida", indicó Irazuegui.

Sin embargo, la publicación del reporte Wasde "resultó el primer indicio para un quiebre de tendencia en las cotizaciones con datos que decepcionaron al mercado", agregó y la rueda posterior exacerbó un derrumbe en los granos ante la aparición de un frente nuboso y probabilidades concretas de precipitaciones para mediados de la semana siguiente. "Con los nuevos pronósticos, los operadores comenzaron a desprenderse de la prima climática incorporada en las ruedas anteriores", agregó.

margen bruto de la soja. El tanto, la Bolsa de Comercio de Santa Fe realizó un estudio sobre el resultado económico de la campaña de soja 2016/17 en el centro-norte provincial y concluyó que la oleaginosa tuvo "mayor producción y mejora del margen bruto al productor".

Un relevamiento difundido esta semana indica que "los precios de la oleaginosa bajaron pero los buenos rendimientos y calidad del grano, que contrastan con los registrados en la campaña 2015/16, más que compensaron el descenso de la cotización".

El informe señala que la producción obtenida "mostró una mejora significativa" en relación a lo registrado en la campaña anterior, que estuvo muy impactada por los eventos climáticos de 2016. Adicionalmente, el trabajo analiza la rentabilidad obtenida en campo propio y cuando se es arrendatario.

Así, detalla que la producción total de soja en el centro-norte de la provincia de Santa Fe alcanzó las 4,2 millones de toneladas en la presente campaña, representando un crecimiento del 56,7 por ciento respecto al año anterior. De ese total, un 68,9 por ciento correspondió a soja de primera, y un 31,1 por ciento a soja de segunda.

La superficie sembrada fue de 1.395.000 hectáreas (880.000 y 515.000 en soja de primera y segunda, respectivamente), de las cuales se cosecharon 1.274.500 ha., con lo que una proporción significativa del área se perdió (8,6 por ciento), un hecho que viene repitiéndose en las últimas campañas.

En el área cosechada se obtuvieron unos rendimientos promedio de 32,8 quintales por hectárea (35,5 en el caso de la soja de primera y 28,0 en soja de segunda), y una buena calidad del grano.

En la zona de San Justo, un productor que sembró soja en campo propio logró en promedio una rentabilidad bruta de u$s 220,9 por hectárea, mientras que en campo arrendado dicho margen descendió a u$s 24,9 por hectárea. Por su parte, el margen bruto obtenido en la zona de General Obligado es menor para el caso de la producción en campo propio, ubicándose en u$s 148,8 por hectárea, aunque en campo arrendado se obtuvieron mejores números que en el caso de San Justo, llegando a u$s 52,8 por hectárea.

"A diferencia de lo que ocurre en otras regiones del país, se observó una mejora en el margen bruto para la mayoría de los productores del centro-norte santafesino en relación a la pasada campaña. Si bien los precios sufrieron una caída en sus valores, los buenos rendimientos y calidad del grano, que contrastan con los registrados en la campaña 2015/16, más que compensaron el descenso en la cotización de la oleaginosa", indicó la Bolsa santafesina.

En los ejemplos consignados en el trabajo no se consideran los impuestos que cada productor debe abonar (entre ellos, las retenciones), y que terminan siendo un factor clave dada la carga tributaria que enfrenta el sector agropecuario a la hora de calcular las ganancias netas obtenidas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS