Campo

El trigo del norte viene golpeado por el clima y las enfermedades

En General Obligado, los promedios de rindes se ubicaron entre 13 y 17 quintales.

Sábado 11 de Noviembre de 2017

La cosecha de trigo en el centro y norte de la provincia de Santa Fe volvió a arrojar malas noticias la semana pasada, debido a rindes que se sitúan lejos de las expectativas de los productores.
A esta situación deben sumarse los altos valores de humedad, que condicionan la cosecha en algunas zonas y la presencia de plagas como la fusariosis.
De acuerdo con el informe semanal que elaboran el Ministerio de la Producción provincial y la Bolsa de Comercio de Santa Fe, los rindes en los tres departamentos del norte fueron bajos, especialmente en General Obligado, donde los promedios fueron de entre 13 y 17 quintales por hectárea, con máximos de 24 en lotes puntuales.
Una mejor situación se observó en Vera (promedios de entre 16 y 20 quintales por hectárea, con máximos de 25 quintales) y 9 de Julio (18 a 22 quintales, con máximos de 26), pero sin llevar a satisfacer las expectativas de los productores.
En cuanto a los departamentos del centro, el trabajo señala que se iniciaron los trabajos "en lotes cuya condición de piso de los suelos lo fue permitiendo", aunque aclara que "los altos valores de humedad de grano condicionaron un mayor avance".
Además, menciona que "los resultados que se fueron obteniendo revelaron los diferentes grados de ataques de fusariosis en las etapas reproductivas de los cultivares y el impacto en los rendimientos y la calidad del producto obtenido", con especial incidencia en el departamento General Obligado, donde sufrieron el impacto aproximadamente el 50% de las plantaciones.
Sobre la soja, se estima que "la intención de siembra sería de unas 910.000 hectáreas" y el progreso en el avance esta semana fue del orden del 2%, "representando aproximadamente unas 18.200 hectáreas", lo que significa "un 16% de retraso en comparación al año pasado".
La Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario, también advirtió sobre el lento avance de la siembra de la oleaginosa en la zona núcleo. El servicio informó que en la semana sólo se avanzó cinco puntos en la semana, "y faltan aún casi 4 millones de hectáreas".
Con el fantasma de la complicada siembra de maíz de hace un mes, ya se recuerda en el área el retraso del 2015, cuando a esta altura del año, estaba sembrado sólo un 20%. Pero en aquel entonces, la siembra se encontraba trabada por la falta de humedad, y las lluvias llegaron a tiempo y las sembradoras volvieron de inmediato al ruedo.
En esta ocasión, "los más de 1.000 mm de agua que recibieron los suelos de la región en lo que va del año plantean un serio desafío, sobre todo en el noreste bonaerense y el sur santafesino", señalaron los analistas de la GEA.
En cuanto al trigo, la GEA mencionó reportes de algunos focos leves de fusariosis en la zona núlcero, pero que no incidirían en los rindes.

Fin de El Niño. Desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el informe de las Perspectivas Agroclimáticas consignó que durante el invierno y los primeros días de la primavera 2017, el Océano Pacífico Ecuatorial se enfrió considerablemente, abandonando el estado de El Niño que mantuvo durante las dos temporadas precedentes y pasó a una posición neutral fría.
"No obstante, durante octubre y los primeros días de noviembre este proceso perdió fuerza, reduciendo las probabilidades de alcanzar un estado de La Niña durante la campaña agrícola en curso", indicó el autor del análisis, el especialista en agroclima, Eduardo Sierra.
Asimismo, prevé que el Océano Atlántico permanecerá caliente, lo que compensará en buena parte los efectos negativos del enfriamiento del Océano Pacífico.
"En el corto y el mediano plazo, esta evolución producirá una progresiva moderación en las precipitaciones, aliviando la presión sobre los extensos anegamientos e inundaciones que afectan a los campos bajos de varias provincias argentinas", añadió Sierra.
En el largo plazo, el lento pero progresivo enfriamiento del Océano Pacífico podría llevar al desarrollo de un episodio de La Niña, que podría afectar a la campaña agrícola 2018-2019.
Consideró que "la primavera continuará observando signos moderados del cambio en la circulación atmosférica asociado al enfriamiento del Océano Pacífico".
Como consecuencia, Perú, Bolivia, el norte de Chile, el NOA, la Región Occidental del Paraguay, el norte y el centro del área agrícola del Brasil, el oeste de la Región del Chaco, el este de Cuyo y el noroeste de la Región Pampeana recibirán un flujo de calor y humedad algo superior al promedio.
Contrariamente, el centro y el sur de Chile, el oeste y el centro de Cuyo, el sur del área agrícola del Brasil, la Región Oriental del Paraguay, el centro y el este de la Región Pampeana, la Mesopotamia y el Uruguay experimentarán una influencia negativa, ya que en este extenso dominio los efectos del enfriamiento del Pacífico son desfavorables.

Trigo a Brasil. En el plano del comercio internacional, una delegación argentina del Ministerio de Agroindustria argentino alcanzó un acuerdo por el cual Brasil se comprometió a no abrir la importación de 750.000 toneladas sin aranceles provenientes de países fuera del Mercosur.
La secretaria de Mercados Agroindustriales, Marisa Bircher, junto al embajador argentino en Brasil, Carlos Magariños y el consejero Agroindustrial, Javier Dufourquet, mantuvieron reuniones con autoridades del gobierno brasileño para tratar cuestiones comerciales relacionadas con productos agroindustriales argentinos en el mercado brasileño.
En una intensa agenda de dos días, la delegación argentina se reunió con el ministro de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil (MAPA) Blairo Maggi, el secretario de Relaciones Institucionales del Presidente, Alfred Arrud y el ministro de Industria y Comercio Exterior y Servicios, Marcos Pereira.
Como resultado de las conversaciones mantenidas, Brasil se comprometió a no incluir en la lista de excepciones al arancel externo común del Mercosur un contingente arancelario para trigo de 750.000 toneladas con arancel 0%, según había sido anunciado en el congreso anual del sector, Abitrigo, en octubre pasado.
Bircher manifestó que "el trigo es un producto emblemático del comercio bilateral y uno de los pilares de la integración regional, por lo tanto debemos evitar la adopción de medidas unilaterales que beneficien el ingreso de este producto desde terceros mercados".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario