Campo

EEUU reincluyó a la Argentina en el sistema preferencial de aranceles

El presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (Amcham), Alejandro Díaz, consideró que el reingreso del país al Sistema Generalizado de Preferencias (SGP), a partir del 1 de enero, "es potencialmente relevante", pero dependerá "de la capacidad y competitividad de largo para poder exportar".

Sábado 30 de Diciembre de 2017

El presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (Amcham), Alejandro Díaz, consideró que el reingreso del país al Sistema Generalizado de Preferencias (SGP), a partir del 1 de enero, "es potencialmente relevante", pero dependerá "de la capacidad y competitividad de largo para poder exportar".

El representante comercial de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, había anunciado ayer que el presidente Donald Trump firmó la medida, luego de dos años de negociaciones, y que ahora el Congreso de los Estados Unidos deberá renovar la continuidad del Sistema, tal como lo realiza anualmente.

"Esa decisión es potencialmente relevante para la Argentina", afirmó Díaz en declaraciones a Télam en referencia a las posibilidades que se abren a las manufacturas de las economías regionales de poder ingresar al mercado de Estados Unidos con preferencia arancelaria.

Pero el aprovechamiento de esta oportunidad, tras quedar afuera del esquema por espacio de seis años, dependerá para el titular de la Amcham "de la capacidad y competitividad de largo para poder exportar" de los productores nacionales para hacerlo en pie de igualdad al resto del mundo.

Si bien se abre con esta medida del gobierno de Estados Unidos "una oportunidad económicamente muy importante", para Díaz los factores de los cuales dependerá el éxito para las manufacturas locales pasan por "mejorar en el denominado costo argentino, ampliar su infraestructura, reducir la carga tributaria y trabajar con la tecnología".

"En general, Argentina cambió 180 grados en los últimos dos años con una mejor relación bilateral con los Estados Unidos, a pesar del cambio de la administración, y con una visión multilateral" que promueve la administración del presidente Mauricio Macri.

En ese sentido, Díaz aseguró que "el Gobierno hizo un esfuerzo en los últimos 20 meses para recuperar este beneficio" y como parte de ese interés conjunto entre el sector público y el privado la Amcham realizó "una presentación a los Estados Unidos dando los argumentos de que la Argentina está cumpliendo los requerimientos" para acceder al esquema de preferencias.

Argentina fue suspendida del SGP el 28 de mayo de 2012, y hasta entonces las importaciones a la argentina representaron 450 millones de dólares, un 10 por ciento de las exportaciones totales del país a los Estados Unidos, luego de haber alcanzado en 2008 un pico del 24 por ciento de 5.000 millones de ventas externas.

La suspensión del SGO se decidió porque el gobierno estadounidense consideró que la Argentina no actuó de buena fe en los casos que se resolvieron a favor de las empresas Azurix y Blue Ridge Investment en el marco del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (Ciadi), por la cancelación de contratos en la crisis de 2001.

En el pasado, Estados Unidos concedía arancel cero a 538 posiciones de productos agrícolas argentinos hasta 2012 en el marco del SGP.

El SGP consiste en el otorgamiento de preferencias arancelarias por parte de países desarrollados a determinados productos exportados desde países en vías de desarrollo, que reciben tratamiento preferencial y reducciones arancelarias significativas.

Los principales productos abarcados fueron los vinos, artículos de confitería sin cacao, conservas de carne, aceite de oliva, quesos, maníes y frutillas.

Al darse a conocer ayer la medida favorable a la Argentina, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, destacó que "el intercambio comercial bilateral es muy bajo y hay mucho espacio para avanzar ahí. Volver a acercarse y volver a mostrar a la Argentina para atraer más inversión de Estados Unidos es muy importante".

Por su parte, el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, señaló que "se trata de un gesto muy significativo del gobierno del presidente Trump hacia la Argentina, no sólo por el impacto sobre la producción y las exportaciones, particularmente en las economías regionales y en productos de agregado de valor, sino también por lo que significa para las relaciones bilaterales".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario