Campo

Comenzó la siembra de soja en la región, con demoras por la humedad

• El maíz de primera se desarrolla bien, aunque con algunas pérdidas en el sur de Santa Fe y noroeste de la provincia de Buenos Aires.

Sábado 04 de Noviembre de 2017

Comenzó la siembra de soja en la Región Núcleo y hasta ahora hay un 15% sembrado. Los pronósticos de lluvias para los próximos días sumados a la falta de agua en los primeros centímetros del suelo demoran las labores de implantación, alertó la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario.
Desde la entidad advierten que una vez pasadas las lluvias, tomará fuerza la implantación sojera. Se especula con las lluvias que servirán para reponer la humedad. El agua en el perfil es suficiente para atravesar los primeros estadios de la oleaginosa. Sin embrago, para que no haya mermas de rindes, se necesitarán lluvias que recarguen el perfil, de modo de pasar los meses críticos de verano con suficiente agua.
Por otra parte, con un 80% de los trigos llenando sus granos, se habla de unos 38 a 40 quintales de rindes promedios en la zona núcleo. Pero todo dependerá de la severidad con que hayan afectado las enfermedades. Un 8% de los cuadros bajaron su condición a regulares y malos. En San Antonio de Areco se necesitaron hasta tres aplicaciones para combatir a los patógenos. No obstante, las condiciones ambientales están jugando del lado del trigo. Los días con menores temperaturas favorecen el alargamiento de la etapa de llenado, beneficiando el incremento del peso de los granos.
En tanto, GEA indicó que concluida la siembra de maíz, unas 750 mil hectáreas quedaron cubiertas por maíz temprano. Las áreas que no pudieron sembrarse serán destinadas a soja o al cereal de diciembre. Lo implantado, en general, se desarrolla en muy buenas condiciones. Las plantas están desplegando entre la segunda y la cuarta hoja. En el extremos sur de Santa Fe y noroeste de Buenos Aires se reportan manchones con pérdidas de plantas por los excesos de agua.

Agua. Respecto a los excesos hídricos, el Sistema de Estimaciones Agrícolas (SEA) del Centro-Norte de Santa Fe que elabora la Bolsa de Comercio de Santa Fe junto al Ministerio de Producción de la provincia detalló que "en la tercera semana consecutiva con características similares, donde la variabilidad de las temperaturas medias diarias, altos porcentajes de nubosidad, precipitaciones y días soleados, fueron las condiciones ambientales de la misma, que en diferentes grados de impacto y cobertura en toda el área de estudio condicionaron las distintas actividades".
La inestabilidad climática se manifestó en los distintos departamentos con variados grados de incidencia y porcentajes de cobertura, siendo la zona centro y sur, con mayores montos pluviométricos registrados, particularmente en departamentos Castellanos, San Jerónimo y La Capital, éste con el mayor impacto de las lluvias.
Con posterioridad a las condiciones de inestabilidad, hubo días soleados, con baja nubosidad, que permitieron reanudar los procesos de siembra de arroz, algodón, soja de primera y sorgo en sus dos opciones: forrajero o granífero.
En cuanto al maíz, Sofía Corina de la BCR advirtió que está "anestesiado" por la oferta global y los precios locales no están exentos de la presión bajista. "Los precios locales no están exentos de la presión bajista. La siembra local, atrasada por las lluvias, provocó el desvío de lotes hacia la oleaginosa, con productores tentados por el precio a cosecha", sostuvo en un análisis.
Desde mediados de septiembre, el contrato de maíz a diciembre en el mercado de Chicago se ubica en torno a u$s 138 la tonelada, por debajo del promedio de los últimos tres años desde el inicio de octubre. Corina destaca que los precios no encuentran señales suficientes para provocar un cambio en la tendencia y asegura que los factores de presión están centrados mayormente en diversos factores bajistas.
La cosecha norteamericana presiona en un mercado ya abastecido de maíz; si bien, los últimos pequeños rebotes del precio encontraron un sustento temporal en el atraso de las labores de recolección de 21 puntos porcentuales inferior al avance promedio de las últimas cinco campañas, ante una leve mejoría de las condiciones ambientales.
Patricio Lagger, analista de Mercados BLD, indicó que desde la última publicación del Usda hace dos semanas el nivel de precios de la soja en Chicago tuvo una corrección alcista. El principal motivo para este comportamiento descansa en un recorte de stocks estimados para la actual campaña de 1,2 millones de toneladas. Con la cosecha de la oleaginosa avanzada en un 70% podemos estar tranquilos de haber visto ya los mínimos estacionales de precio en Chicago, si bien el ingreso de la producción al mercado dificulta ver nuevos rallies.
"El foco del mercado está puesto cada vez más en la situación de siembra en Sudamérica de donde se espera que surja más de la mitad de la oferta mundial de soja. Comenzando por Brasil, con una producción estimada de 107 millones de toneladas lleva sembrado un 20% del área, en comparación con el 29% del año pasado, pero en línea con el promedio de 19%. Si bien hay cierto retraso en el principal estado productor, Mato Grosso, esto no es un problema hasta la tercera semana de noviembre", apuntó.
En Argentina la siembra es incipiente y no contamos con datos oficiales de avances aún. Las estimaciones oficiales hablan de una caída en el área de siembra del orden de 6% producto del avance de maíz y girasol y pérdidas por anegamiento. Fuera de ello, la señal de alerta pasa por la expectativa de un año Niña para esta nueva campaña, precisó.

Combustible. Por otra parte, desde las entidades del campo expresaron su preocupación por el incremento de los combustibles. La Sociedad Rural de Rosario compartió su mirada con la Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) en relación al último aumento registrado en el precio de los combustibles que impacta en el costo del flete y en la rentabilidad de los productores.
Desde Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) se estima que el sector recibirá en conjunto para la actual campaña con este nuevo aumento un impacto de $ 4.750 millones de pesos adicionales a los ya recibidos en el aumento de julio del presente. Desde diciembre del 2016 a la fecha el diésel promedio acumula un 23% de incremento en su precio, con estos guarismos el sector está haciendo frente a un gasto extra de $10.850 millones de pesos, en comparativa con la campaña pasada solo por el aumento en el precio del combustible.
Dicho costo impactará en forma directa sobre su rentabilidad, que presenta en ciertas zonas un importante agotamiento financiero. No podemos dejar de decir que, del total pagado en una factura de gasoil, el 64% es carga impositiva (conceptos no gravados, IVA, ingresos brutos).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario