..

Calma en General Lagos tras el estallido de furia de los camioneros

Con los playones vacíos, la planta de Dreyfus mostraba ayer las numerosas huellas de los incidentes ocurridos el martes.

Jueves 30 de Abril de 2015

Sólo 20 ó 30 camiones permanecían ayer por la tarde en la zona de descarga de la cerealera Dreyfus de General Lagos, luego de los graves incidentes ocurridos durante la noche del martes, cuando un grupo de camioneros incendió instalaciones de la planta en demanda de mayor celeridad en la descarga y de mejores condiciones de estadía en los playones, que carecen de las mínimas instalaciones sanitarias y comodidades.

En el inmenso y desolado playón para camiones, poblado de residuos, envases y envoltorios de alimentos, lo que más se destacaba ayer eran las chamuscadas y destruidas instalaciones del gigantesco tinglado de "calada", el lugar donde se realizan los controles de calidad del cereal que ingresa la planta.

En un sector cercado con cinta plástica de una playa de estacionamiento techada para automóviles, podía advertirse una importante cantidad de automóviles particulares completamente quemados, al igual que el techo del lugar. También fueron destruidas por el fuego instalaciones de la portería y de la enfermería del complejo. A su vez, una cámara de seguridad, ubicada en una columna, había sido golpeada como para que quedara apuntando hacia el cielo.

LaCapital intentó dialogar con alguna autoridad de la planta, pero nadie accedió a la requisitoria, mientras que el personal de la empresa de seguridad privada de la planta solicitaba al reportero gráfico no tomar imágenes y acompañaba todos los desplazamientos de los periodistas. Pocas horas antes, las más altas autoridades de la planta (ver aparte) habían emitido un comunicado sobre los hechos.

Los camioneros que llegaban a la zona de la planta de Dreyfus en estos días estaban descargando maíz y los que quedaban en las instalaciones arribaron al predio en medio de los incidentes,

Marcelo Leiro, un camionero de la localidad de General Pinto en la provincia de Buenos Aires, consideró que "no es justo culpar de lo que pasó a todos los compañeros Es cierto que hay un 20 por ciento que fue el que generó disturbios, pero el 80 por ciento restante es gente que sólo quiere trabajar tranquila y bien".

Destrato. No obstante, un colega, Darío Altamirano, de la ciudad cordobesa de Leones, expresó: "Esto es producto del destrato. Está mal que la gente queme cosas y está mal que haya habido incluso gente armada, pero repito: todo esto es producto del destrato que sufrimos los camioneros permanentemente en estos lugares", consideró el trabajador.

El denominado sector de "calada" fue el epicentro de los acontecimientos, que se iniciaron aproximadamente a las 18 del martes, y para combatir los incendios acudieron bomberos de Rosario, Villa Costitución, Villa G. Gálvez y Arrroyo Seco, así como numerosos policías que frenaron los desmanes.

Según trascendió, los hechos el martes habrían sido protagonizados por unos 40 camioneros. La prioridad de descarga que la empresa le otorga a los cereales transportados por ferrocarril, las malas condiciones del lugar con falta de instalaciones sanitarias y mínimas comodidades y hasta los rumores que señalaban entonces la posibilidad de una medida de fuerza de los aceiteros aumentaron la tensión por la larga espera que padecían.

El pronunciamiento de la empresa y la cámara

Ante los incidentes, la empresa  multinacional Louis Dreyfus señaló en un comunicado que “los atacantes incendiaron los edificios de portería, enfermería y calada, así como 12 autos, dañando varios más. Afortunadamente no hubo víctimas de gravedad”.
  El texto también destacó que “los hechos comenzaron a las 19.30 del martes, cuando un grupo de personas  no identificadas desataron una agresiva protesta con el inicio del incendio y culminó a las 21.40, luego de que las autoridades restablecieran el orden y los bomberos apagaran el fuego”.
  Según los directivos de la agroexportadora, “la descarga de camiones estaba funcionando dentro de los parámetros habituales para esta época de plena zafra y sin demoras extraordinarias. Los equipos de coordinación logística estuvieron abocados a despejar la playa de camiones durante la mañana de hoy (ayer), para luego poder evaluar en detalle los daños materiales ocurridos. El personal de la empresa se ha puesto a disposición de las autoridades para colaborar en la investigación de los hechos ocurridos, a fin de que se pueda someter a la Justicia a los responsables de este lamentable incidente.
  “Queremos destacar el accionar de nuestros empleados así como de las autoridades, fuerzas de seguridad nacionales y provinciales y particularmente de los bomberos ante esta lamentable situación”, finaliza el comunicado.

Repudio de la Ciara. Ante lo ocurridos en Dreyfus, junto con los incidentes semejantes en otras aceiteras de la región desde comienzos de este mes, la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) expresó su “más contundente repudio” por los desmanes del martes e instó a las autoridades a “tomar todas las medidas necesarias para garantizar la libertad de trabajo, así como llevar a la Justicia a los responsables de los hechos vandálicos”, denunciando además la presencia entre los atacantes de algunos encapuchados.

Trabajadores aceiteros reclaman más seguridad

Los trabajadores aceiteros, a través de la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina, calificaron como graves los sucesos de  General Lagos y denunciaron la responsabilidad empresaria exigiendo que Dreyfus “tome inmediatas medidas para garantizar la integridad física y la vida de los trabajadores del establecimiento”.
  La organización denuncia  “la práctica empresaria de otorgar cupos de descarga más allá de la capacidad de la planta y de las posibilidades de organización del proceso de descarga”. “Esto fue denunciado durante una reunión del comité mixto de Seguridad e Higiene en la empresa, el 21 de abril de 2015. La actitud de la patronal de planificar y continuar esta práctica de otorgar cupos de camiones más allá de toda previsión de descarga, no sólo es irresponsable sino que tiene el objetivo deliberado de crear un clima hostil y violento en el marco de la negociación colectiva que se lleva adelante en las paritarias en curso”, indicaron ”.
  La entidad señala además: “Exigimos que cesen las prácticas que afectan el normal desenvolvimiento de las tareas de descarga, haciéndolo responsable de la vida de cada trabajador. Asimismo denunciamos que esta actitud evidencia la mala fe y deslealtad negocial de la empresa en la paritaria salarial que se lleva adelante, por lo que deslindamos toda responsabilidad de los trabajadores, y responsabilizamos a la empresa por todas las derivaciones de la presente situación”.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario