..

Buscan a un empresario de Victoria que cayó al río

Ricardo Chulengo Núñez, un reconocido empresario de Victoria desapareció ayer en el río, donde su embarcación fue hallada vacía.

Domingo 02 de Junio de 2013

Ricardo Chulengo Núñez, un reconocido empresario de Victoria, precursor del turismo internacional en esa ciudad, desapareció ayer en el río, donde su embarcación fue hallada vacía, y su cuerpo era buscado intensamente por la Prefectura.

Hasta donde se sabe, Chulengo cayó al agua aproximadamente a las 11 de ayer, en la olla del puente El Ceibo (el primer viaducto de la traza a Rosario, viniendo de la ciudad entrerriana), donde está el canal de servicio. Iba a bordo de una embarcación para la caza deportiva del pato. Su campera apareció flotando en el agua.

Alertada sobre el hecho, la Prefectura desplegó un fuerte operativo de búsqueda con cuatro lanchas y el apoyo de buzos tácticos, baqueanos y policías, a quienes se sumaron también familiares y amigos del empresario que, con sus propias embarcaciones, participaron de la búsqueda.

Aparentemente, el mítico Chulengo se dirigía hacia su paraje isleño en el Paranacito y lo hacía solo. Aunque la investigación está en ciernes, se especula con que pueda haber sufrido una descompensación que lo hizo caer al agua, o algún inconveniente en la embarcación que le haya hecho perder el equilibrio, pero todas eran conjeturas.

Ricardo Núñez, de 56 años, es el titular de la empresa Chulengo Safaris, pero es también un precursor y hacedor del turismo en Victoria. Empezó hace más de 30 años promocionando la pesca y la caza deportiva, organizando safaris fotográficos y paseando a los visitantes en lo que había sido su última y especial adquisición: un trimarán (catamarán de tres pisos), equipado con todo.

Es un ícono del turismo en Victoria y la región; un pionero del rubro, aun cuando ni siquiera se vislumbraba la posibilidad de un puente que uniera aquella ciudad con Rosario, ni se pensaba en el casino o el majestuoso hotel que se levanta en ese complejo.

Empezó con una embarcación que, con los años, se convirtió en una flota de su empresa. Recibía a turistas extranjeros, sobre todo norteamericanos, a los que hacía conocer los encantos de las islas entrerrianas.

Es un guía isleño, pero con un gran glamour, algo excéntrico. Siempre usa indumentaria y sombreros de caza. Sin embargo, no lleva una vida opulenta.

Como precursor de la actividad, fue el primero en instalar la idea de la Victoria Turística. En el plano político, siempre fue asesor y figura presente en ese rubro, y llegó a ser secretario de Turismo en una de las gestiones de César Garcilazo. Sin embargo, dejó ese cargo porque sabía que no iba a poder gestionar una eficiente coordinación sin presupuesto. Fue por mucho tiempo presidente de la Cámara de Turismo de Victoria.

En todo ámbito o acontecimiento relevante que tiene lugar en Victoria, el Chulengo está presente como figura invitada. Lo estuvo en la inauguración del complejo termal, del casino y del hotel. Y siempre estuvo en la organización de la selección de la Reina del Carnaval, además de ser uno de los fundadores y miembros destacados de la Terror do Corso, una expresión tradicional de los carnavales victorienses.

Carismático, gracioso, dueño de un humor ácido, tiene un estilo muy particular y nunca pasa inadvertido . En los grandes acontecimientos siempre viste indumentaria excéntrica. Está casado con la periodista Silvia Villarreal, histórica locutora de los carnavales.

La Prefectura rastreó todo el día la zona del accidente. Al cierre de esta edición, la intensa búsqueda continuaba, aunque no ya con los buzos tácticos, porque ya no tenía sentido seguir hurgando en la oscuridad, pero continuarán hoy con las primeras luces del alba.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario