Bicentenario

Educación investiga a una maestra que ató a un alumno de segundo grado en clases

 El caso, que le fue ocultado a las autoridades escolares, se registró en el Colegio Rosario. La situación fue calificada como de "extrema gravedad" por la Dirección de Enseñanza Privada. 

Sábado 22 de Junio de 2013

El Ministerio de Educación de la provincia, a través de la Dirección de Enseñanza Privada, continúa con la investigación para saber detalles sobre el caso de la maestra que ató a un nene de segundo grado en el Colegio Rosario. También se quiere saber por qué el colegio de Ocampo 15 bis ocultó el hecho al Ministerio. Para la semana que viene se esperan reuniones y entrevistas con distintos actores de esa comunidad educativa.

Para el director del Servicio Provincial de Enseñanza Privada (Spep), Germán Falo, "la gravedad de lo ocurrido está en el hecho pero también en querer ocultarlo al ministerio", según explicó a La Capital. Es que el colegio no comunicó lo que había pasado "como corresponde en estos casos".

El hecho es de "suma gravedad", dijo Falo, "ya que además de constatarse lo ocurrido y el reclamo de los padres, se suma que el acontecimiento de suma preocupación no fue informado al Ministerio tal como se debe hacer". La maestra ató a un alumno a una silla en el salón de clases. Ante la protesta de los padres por lo ocurrido, la docente se tomó licencia, aunque no se ligó ese pedido de días a lo ocurrido en la escuela.

Ahora se investigan los detalles de lo ocurrido y por qué la escuela lo ocultó. El miércoles pasado una supervisora de enseñanza privada, enviada por el Spep, trabajó desde muy temprano en la escuela para reunir más detalles del hecho. Se pudo saber que ya se trajo una primer acta y que en poco tiempo habrá una ronda de entrevistas con distintos actores de la institución.

Hay que recordar que el Colegio Rosario fue dirigido durante 31 años por el ex ministro de Educación de Videla, Ricardo Bruera. Fue hasta que la denuncia de una madre y el accionar de los chicos de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) pusieran en evidencia la irregularidad de que alguien vinculado al terrorismo de Estado estuviese al frente de un colegio que recibe a chicos de distintos niveles, y además forma docentes.

Eso fue en 2011, donde Bruera debió dejar la institución. En ese momento, y por una serie de hechos ocurridos al interior de la escuela nada acordes con una institución que pretende enseñar, fue apercibido el representante legal, Claudio Murcilli, que sigue en funciones, y el Ministerio estableció una serie de acciones "de acompañamiento pedagógico consustanciadas con valores de diálogo y democráticos", tal como se expresó en ese entonces. De allí la doble preocupación para la gestión provincial de que la escuela no esté cumpliendo con las normas que rigen para todas las instituciones educativas de la provincia.

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario