Bicentenario

Con foros virtuales y una campaña barrial enfrentan la deserción escolar

Estudiantes de la Escuela Nº 825 reflexionaron sobre las causas del abandono. En un barrio donde una multiplicidad de factores sociales golpea el proceso de escolarización de los niños y jóvenes, los propios alumnos decidieron sumar su voz para alertar a la comunidad sobre esta situación.

Sábado 08 de Diciembre de 2007

¿Por qué es bueno venir a la escuela? La pregunta que invita a la reflexión ante la deserción escolar fue la premisa de trabajo que congregó durante este año a los chicos de la Escuela Nº 825 Leopoldo Herrera, de la zona norte de Rosario. En un barrio donde una multiplicidad de factores sociales golpea el proceso de escolarización de los niños y jóvenes, los propios alumnos decidieron sumar su voz para alertar a la comunidad sobre esta situación.

Foros virtuales, confección de folletería y afiches fueron algunas de las actividades que encararon los chicos del barrio Parque Casas, en el marco del proyecto colaborativo "Motivación 0", coordinado por la docente de la escuela Gabriela Spadoni. La propuesta, basada en la incorporación de las nuevas tecnologías en el aula, fue trabajada por los alumnos del turno tarde de noveno año de la escuela dentro del área de formación ética y ciudadana, y auspiciados por la Red Telemática Educativa Telar / Iearn.

Es que en el curso de Gisela y Sandra, estudiantes de noveno de la Leopoldo Herrera, fueron varios los chicos que dejaron de asistir a clases. La problemática, agravada sobre todo en los últimos grados de la primaria y con mayor fuerza en la secundaria, recorre la realidad de muchas instituciones que ven cómo año tras año se produce una silenciosa pero continua baja en la matrícula de estudiantes.

 

Opiniones compartidas

 

"Muchos chicos dejan la escuela por las adicciones, la pobreza o porque quedan embarazadas", describen las estudiantes. En otros casos, la necesidad familiar de salir a trabajar también incide de manera sustancial la asistencia normal de varios alumnos a clases.

Eliana, que el año que viene ya tiene decidido completar la secundaria en otra institución, comenta que "ya desde séptimo empieza a bajar bastante la cantidad de alumnos, y pocos llegan a finalizar noveno", aunque advierte que la mayoría de sus compañeros que lograron llegar a este año tienen pensado seguir la escuela.

"El trabajo se basó sobre todo en dos realidades: por un lado la deserción que hay en la escuela, y por el otro que en esta comunidad barrial no tenemos todavía una escuela secundaria", comenta la docente Spadoni. Una preocupación con la que coincide la directora de la Leopoldo Herrera, Estela Niz, quien apunta que sus alumnos que deseen continuar sus estudios tras cursar el noveno año deberán trasladarse varias cuadras para poder seguir en el sistema.

Con la consigna de llegar a los adolescentes en desigualdad de condiciones y que buscan desde la participación mejorar la "motivación cero" que poseen para el estudio, los alumnos tuvieron la posibilidad de debatir e intercambiar opiniones sobre esta problemática, de manera virtual, con chicos de su misma edad de otras provincias, como Misiones, Chubut y Mendoza. Aunque la escuela de zona norte tiene sala de computación, no cuenta aún conectividad a internet, por lo cual los chicos debieron dirigirse al ciber más cercano para realizar parte de las actividades programadas.

Pero además de investigar acerca de las causas posibles del abandono, los estudiantes de noveno de la escuela se animaron también a esbozar posibles soluciones frente a esta realidad. Como las que apuntan Osvaldo y Jonathan, cuando proponen a los padres desde un folleto "educar a sus hijos, transmitiéndoles el valor del esfuerzo", y "que el Estado les brinde el apoyo y la ayuda que ellos necesitan".

De esta manera, las opiniones de los chicos acerca de los motivos por los cuales conviene estudiar, acompañados por la lectura de documentos referidos a deserción, fueron reflejados también en folletos que repartieron los alumnos por todo el barrio. Concientizar a la comunidad fue la clave de esta actividad que marcó el cierre del proyecto. "Este recorrido por la manzana de la escuela, era para que los vecinos conozcan lo que estuvimos haciendo, y la respuesta de ellos a lo que nosotros le comentábamos fue buena", describe Sandra, alumna del curso de Graciela Spadoni.

Un proyecto que promete reeditarse en el 2008 con nuevos alumnos, comprometidos como los de este año, en la reflexión y el aporte de soluciones ante la deserción escolar. Un mensaje directo de los chicos a la comunidad del barrio, porque como dice Marcia en uno de los folletos sobre la importancia de asistir a la escuela: "Podrán ser alguien en la vida, sentirse bien con ustedes mismos y ganarse el pan de cada día".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario