..

Arroyo Seco: arrancó un operativo ante una ola delictiva

Seguidilla de robos. Los hechos delictivos se reactivaron después de que Gendarmería dejó la ciudad. Hoy habrá una marcha en reclamo de más seguridad.

Viernes 26 de Junio de 2015

A raíz de la ola de escruches, robos y asaltos, algunos muy violentos, que se vienen sucediendo en los últimos meses en Arroyo Seco, la policía local, en acuerdo con el municipio, implementó un operativo de saturación con la expectativa de dar con los responsables de estos delitos, que se sospecha son perpetrados por una banda organizada. Pese a esta medida de seguridad, los integrantes del grupo "Por una Arroyo Seco Segura" organizaron para hoy una tercera marcha en lo que va del mes de junio para protestar por la inseguridad.

La seguidilla de hechos que había comenzado hace alrededor de dos meses se interrumpió drásticamente la semana pasada, y por el término de cinco días, lapso en que personal Gendarmería Nacional patrulló las calles de Arroyo Seco y practicó operativos de control sorpresivos en distintos sectores de la localidad. El arribo de 170 efectivos de la fuerza se dio a pedido del intendente Darío Gres, quien pidió asistencia al Ministerio de Seguridad de la provincia ante la inseguridad reinante.

Pero ni bien los gendarmes se retiraron de la ciudad, el viernes pasado, los delincuentes lejos de amedrentarse volvieron al ruedo y desde entonces no han parado: el sábado hubo un escruche en el domicilio de un matrimonio y también un violento asalto a un albañil; el domingo los ladrones vaciaron una pilchería; el lunes hubo un robo a mano armada a una joven en su propia casa y en la madrugada del miércoles, nuevamente desvalijaron un local de venta de ropa, por importantísimas sumas en mercaderías. Ayer, el atraco del día se dio en una distribuidora de alimentos, donde los malvivientes irrumpieron armados, golpearon a los empleados y se llevaron dinero en efectivo (ver aparte).

Este último hecho se produjo pese al operativo de saturación que arrancó este miércoles a las 17, dispuesto en el marco de una reunión reunión entre autoridades municipales y policiales, ante el recrudecimiento del delito tras el retiro de Gendarmería de la ciudad. "A los locales, se agregaron efectivos de otras localidades e incluso a los mismos jefes se les pidió que ejerzan por la noche, para reforzar y aprovechar al máximo los recursos. También esta semana se han hecho algunos cambios en la cúpula policial", señaló a La Capital el intendente Darío Gres.

Banda organizada. "Por el modus operandi, se sospecha que es la misma banda la que opera en la localidad: ingresan por clarabollas, por los fondos de las casas y locales, en lugares sin alarma, por lo que también se deduce que hay algún tipo de inteligencia detrás de los robos. Lo lamentable es que la policía logró detener a un menor y a cuatro mayores sospechados de ser los autores, pero a las 24 horas quedaron libres. Esperemos que con estas medidas que implementamos se detenga a los responsables y se normalice la situación", dijo el intendente.

El mandatario detalló que actualmente la ciudad cuenta con 50 policías que se distribuyen en tres turnos y que "no alcanzan para cubrir los móviles disponibles para patrullar la zona que va desde Pueblo Esther hasta Fighiera, que es la que abarca el comando. Ya tenemos asignada la llegada de 25 efectivos más a la fuerza local, pero no estarán en funciones sino hasta agosto, cuando se gradúen". Al personal y recursos policiales se suman tres patrulleros de la Guardia Urbana Municipal y "está la licitación para dos más y para la compra de diez cámaras de seguridad", anunció.

Trasfondo político. Para Gres, "resulta llamativo que el raid delictivo arrancara justo un tiempo antes de las elecciones. Tengo grandes sospechas porque hay signos, circunstancias que indican que en todo esto hay cuestiones políticas mezcladas. Prueba de ello son estas marchas por la inseguridad que se realizan cada quince días y no momentos de inacción de nuestra parte, sino por el contrario: la primera se hizo mientras estábamos en plena gestión de la llegada de Gendarmería, en diálogo con el ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, y con el secretario Gerardo Chaumont. La segunda fue el viernes 12 de junio, cuando ya estaban los 170 gendarmes en las calles y en plena veda electoral y la tercera está programada para el viernes (por hoy), con el operativo de saturación en marcha".

"Hay cierto interés en apurar la asunción del intendente electo (el justicialista y actual edil Nizar Esper), y prueba de ello fue lo que ocurrió en la segunda marcha, donde él estuvo presente pese a la veda, y cuando uno de los organizadores tomó la palabra para proponer que se juntaran firmas para que yo saliera de la función y que asumiera el próximo. La gente se indignó porque se sintió usada y la manifestación se desarticuló inmediatamente. Es lamentable, porque precisamente allí no había sólo militantes de la oposición sino también damnificados de delitos que son reales, que se cometen", dijo Gres, quien no se postuló para su reelección.

La protesta de hoy está prevista para las 19.30 en la plaza 9 de julio. "Tenemos que hacernos escuchar. Basta de que nos roben lo que tanto sacrificio nos costó conseguir. Invitamos a todos los funcionarios de turno a hacerse presentes, no para marchar, pero sí para que nos den respuestas ante las distintas medidas de seguridad que tienen para implementar en la ciudad. Necesitamos que nos escuchen, para eso solicitamos traer objetos que hagan ruido", reza el panfleto de convocatoria difundido por medios locales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS