Los arquitectos y el dibujo

Sobre la mirada, el tiempo y el dibujo

Por Arq. Verónica Peralta

Miércoles 12 de Mayo de 2021

"Debido a que la facultad de la vista es continua, debido a que las categorías visuales son siempre constantes y debido a que son muchas las cosas que parecen permanecer en su lugar, uno tiende a olvidar que lo visual es siempre el resultado de un encuentro irrepetible y momentáneo..." John Berger

Los dibujos de observación, a diferencia de los dibujos de imaginación, generan la urgencia de captar lo que se ve antes de que se desarme, que desaparezca en un instante. En cuanto la escena se transforma el dibujo se interrumpe o se debe reinterpretar intentando completar con la memoria lo que sucedió hace un momento.

John Berger escribe en su libro “Sobre el dibujo” que, a diferencia de la fotografía que congela el tiempo, el dibujo de observación lo abarca, allí pareciera que sigue vivo e inestable.

Durante el transcurso que dura el acto de dibujar se produce una conexión íntima y privada entre la escena y el dibujante, hay un dialogo oculto entre ambos, una negociación, una toma de decisión que permite definir qué de todo lo observado será dibujado y qué se mantendrá en su lugar real. El primer trazo da inicio a los demás, y en ese momento el observador se amalgama a la escena, se funde en ella y desaparece.

Hace varios años que algunas noches dibujo a mis hijas mientras duermen, instante en que están quietas para poder retratarlas. Es un momento tan íntimo como doméstico, y tan doméstico como privado. Observarlas, recorrer la silueta de su cara con la mirada, la posición de sus ojos respecto al mentón, la de sus manos, el desorden del pelo recostado sobre la almohada y los pliegues de las sábanas que la envuelven. Luego, en el silencio de la noche, comienzo a fundirme con esa imagen, decidir el primer trazo, la ubicación de la cabeza en el espacio de la hoja, las proporciones, lo que entra y lo que queda fuera de los bordes del papel. La respiración profunda de mis hijas guía la danza del lápiz.

Intento dibujarlas lo más rápido posible ya que de manera involuntaria la escena puede modificarse con el menor movimiento.

El desafío es envolver, abrazar aquel momento efímero e irrepetible en donde el tiempo se torna protagonista.

dibujo03.jpg

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario