SUSTENTABILIDAD

El consumo de energía de la oficina a tu casa y cómo disminuir sus costos.

Jueves 17 de Junio de 2021

¿Trabajar desde casa o en la oficina? Cuando nos preguntamos qué es más amigable para el ambiente, asumimos inmediatamente que trabajar desde casa es mejor para el planeta, sin embargo, se están realizando estudios a nivel mundial cuyos resultados no siempre coinciden con esta hipótesis. Consideramos que hay menos gastos de combustible en transportes y que se reducen el mantenimiento y acondicionamiento de las oficinas, pero a veces nos olvidamos que esos consumos energéticos están siendo emitidos ahora desde nuestros hogares, los cuales tradicionalmente no estaban preparados para ese fin y que en consecuencia hay que adaptarlos. Lo que sí podemos afirmar hoy es que esa modificación y ese nuevo consumo energético lo estamos pagado desde nuestros bolsillos.

En una oficina, los consumos de iluminación, climatización e informática son en promedio más eficientes que los domésticos. Esta eficiencia no sólo radica en los equipos utilizados, sino que al estar varias personas trabajando en el mismo lugar, los volúmenes de acondicionamiento son menores, y al estar muchas veces centralizados, consumen menos. Lo mismo sucede con la iluminación, al compartir el espacio se utilizan menos lámparas. En casa, en cambio, empezamos a utilizar durante el día, una habitación (dormitorio/living) que antes se reservaba sólo para la noche. Esto exige agregarle a la lámpara existente (que ya podemos suponer LED), una computadora y seguramente una impresora. En cuanto al acondicionamiento térmico, algunos quizás tengan un sistema más eficiente que otros, pero todos tendrán al menos un artefacto que utilizarán para refrigerar y calefaccionar el nuevo lugar de trabajo, resultando así en una mayor cantidad de equipos, y en consecuencia mayor consumo energético para suplir la misma necesidad.

Entonces nos deberíamos preguntar: ¿cómo podríamos armar nuestro espacio de trabajo en casa a un bajo costo de readaptación y de consumo energético? Nuestra experiencia en arquitectura sustentable nos brinda un camino a seguir de mejora continua, y de menor a mayor costo de implementación. Esto es: mejorar los aspectos bioclimáticos, mejorar la envolvente, y mejorar los equipos y sistemas.

Mejorar los aspectos bioclimáticos implica buscar dentro del hogar un lugar que tenga buena iluminación natural para evitar encender las luces; implica tener una cortina a mano para controlar el ingreso excesivo del sol si estamos muy cerca de una ventana e implica poder ventilar en los momentos que la temperatura exterior nos es agradable. Son acciones mayormente de comportamiento que tienen bajos o nulos costos asociados.

Mejorar la envolvente significa mejorar la aislación térmica y solar de paredes, ventanas y techos. Estas mejoras pueden ser más económicas cuando se eligen materiales reciclados, como podría ser armar protecciones solares de ventanas y patios con pallets en desuso, generar sombras durante el verano en techos utilizando media sombra tensada por encima de los mismo y colocar burletes en las puertas durante el invierno; o también se puede invertir en mejoras a un costo intermedio recubriendo paredes y techos con aislación de lana de vidrio y placa de yeso por el interior o elegir sistemas de aislación térmica por el exterior, aunque suelen ser un poco más costosos.

Por último, pero no menos importante, recomendamos mejorar los equipos y sistemas, es decir los equipos de climatización, de iluminación, sistemas informáticos y electrodomésticos. Para determinar qué tan viable es la inversión en este punto, recomendamos utilizar por una lado el “Calculá tu consumo eléctrico en kWh” de la web de Argentina.gob.ar y por otro lado, el “Simulador de importe de factura” de la EPE. Como ejemplo, si hasta ahora en tu factura bimestral estás dentro del rango de consumos menores a 150kWh, agregar el consumo de 8 horas diarias por los cinco días de la semana de un aire acondicionado común de 3.500 frigorías frío-calor, implicaría sumar 145kWh mensuales, mientras que con un aire acondicionado inverter de igual potencia implicaría sumar 95kWh mensuales. Al pasarte de rango por el nuevo rol de tu hogar, tu factura de luz aumenta significativamente (a más del doble), y es buen momento de optar por estas mejoras que pasan a tener un retorno de inversión más rápido.

*La Arq. Natalia Feldman tiene más de diez años de experiencia en arquitectura sustentable y es directora de Lowilab, un estudio de arquitectura que tiene como premisa la sustentabilidad y el aprovechamiento de las tecnologías con el objetivo de lograr un bajo impacto ambiental. Más info en www.lowilab.com

En esta nota

¿Te gustó la nota?