..

Apareció muerto el muchacho sepultado en una obra cloacal en la Ciudad Deportiva

El hecho se produjo cerca de las 13 de hoy en Granadero Baigorria. El muchacho tenía 19 años. Se desmoronó una pared de tierra que cubrió el pozo de seis metros de profundidad y lo sacaron sin vida, casi cinco horas más tarde. Tenía una hija de un año, trabajaba doce horas diarias y cobraba menos de 1.500 pesos mensuales. ►Archivo: «Dos obreros murieron ahogados al romperse un caño» (08-06-2011)

Martes 05 de Julio de 2011

Un muchacho que trabajaba en la construcción de una obra cloacal en la Ciudad Deportiva de Granadero Baigorria quedó sepultado poco antes de las 13 de hoy bajo una montaña de tierra. Minutos antes de las 18, luego de casi cinco horas de trabajo, consiguieron recuperar el cuerpo sin vida del obrero.

El muchacho se llamaba Mario Emanuel Ares y tenía 19 años. Era operario de la empresa RD Construcciones, una contratista de la Municipalidad de Granadero Baigorria.

El hecho se produjo cerca de las 13, cuando tres obreros realizaban trabajos de excavación para pasar un caño de una obra cloacal por debajo de la Ciudad Deportiva de Central. Pero todo se complicó cuando, dentro del pozo por donde debía pasar el caño, se desmoronó una de las paredes. Dos lograron salir, pero el tercero quedó sepultado por la tierra en el pozo de seis metros de profundidad.

Aproximadamente a las 17.20, dieron con el cuerpo sin vida del joven obrero, y a veinte minutos de las 18 finalmente fue retirado del pozo.

Entrevistado por el programa "El informador" de La Ocho, Mario Ares —padre de la víctima— contó que su hijo hacía un mes y medio que trabajaba en la obra. Se había reincorporado el lunes tras recibir el alta por un accidente en una mano producido por una maquinaria pesada. "Esta es la inseguridad que hay en las empresas que están trabajando en el Cordón, que están construyendo Baigorria dejando la vida de una
persona, que es un hermano más chico de una familia y que deja una nena de un año", señaló el padre de la víctima, antes de conocerse el fatal descenlace. Agregó que el joven trabajaba doce horas diarias y cobraba entre 1.300 y 1.500 pesos mensuales.

Según habría trascendido, además la empresa les exigía que caven entre 50 y 60 metros de zanja por día, con lo cual debían hacerlo de forma rápida y casi sin descanso, al punto que los obreros señalan que muchas veces no los dejaban tomarse el tiempo de descanso para almorzar.

Esta tarde se vivieron en el lugar momentos desgarradores, ya que los familiares del joven presenciaban los intentos desesperados por rescatar al muchacho sepultado por la tierra.

El caso guarda similitudes con el ocurrido a principios de junio en el noroeste de Rosario, cuando dos obreros murieron ahogados al romperse un caño de desagüe en en Herrera y Unión.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario