..

Aniversario del Combate de San Lorenzo: un acto pasado por agua y sin Macri

El atardecer lluvioso le jugó una mala pasada a los festejos programados que fueron trasladados a la Escuela Viterbo y presididos por Lifschitz.

Lunes 08 de Febrero de 2016

San Lorenzo estaba preparada para conmemorar el 203º aniversario del Combate de San Martín y su Regimiento de Granaderos en el Campo de la Gloria. Esa que fuera su única batalla librada en territorio nacional y que significó el triunfo de los independentistas del Río de la Plata por sobre los realistas. Pero el clima jugó una mala pasada. Una no tan inesperada tormenta se dejó caer sobre esa ciudad poco antes de que los granaderos desplegaran su tradicional "carga", que ya había adelantado su horario a causa del inminente aguacero. La tradición se cumplió, pese a todo, y el toque del clarín abrió paso a los caballos, frente a un público de fieles sanlorencinos que desplegaron paraguas y no dejaron que la lluvia le ganara a la tradición. El resto de las actividades, incluso la visita del presidente, quedaron suspendidas. Los discursos del gobernador y el intendente se trasladaron a una escuela, adonde estuvieron acompañados por una banda marcial.

El inicio de los actividades estaba previsto para las 18.30 de ayer. Incluía lanzamiento de paracaidistas, un desfile cívico militar con varias organizaciones de la ciudad y espectáculos que iban a desarrollarse en un escenario armado en el Campo de la Gloria. Pero cerca de las 17, el panorama cambió los planes. La lluvia que impidió la llegada del presidente Mauricio Macri fue la misma que obligó a reducir el acto y reorganizarlo en medio de un caos generalizado.

La carga del Regimiento de Granaderos, una evocación al inicio del combate que San Martín lideró el 3 de febrero de 1813 en ese mismo predio, fue la única de las actividades al aire libre que se mantuvo en cronograma. El sonar del clarín y el galope de los caballos hacia la costa fue observada por cientos de personas acomodadas en un grada lateral al campo que se protegían de ola con paraguas y ponchos de nylon.

Traslado. A las 17.45, la orden de los organizadores fue dirigirse a la escuela Santa Rosa de Viterbo, ubicada en Sargento Cabral 1873, adonde se realizó el acto que fue presidido por el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y el intendente de San Lorenzo, Leonardo Raimundo. Hasta allí se fueron acercando vecinos y miembros de organizaciones folclóricas, religiosas, sociales y culturales que tenían previstas actuaciones para esa tarde. El desconcierto de qué ocurriría con el acto iba creciendo junto con el repiqueteo de las gotas en el techo del tinglado y el murmullo de los presentes que iba subiendo de tono.

Finalmente, se confirmó: las actuaciones quedaban suspendidas y el presidente no llegaría a San Lorenzo, a pesar de que ya había descendido en Rosario.

Los discursos y los honores al sable corvo de San Martín y a los granaderos finalizaron cerca de las 19.30 con la tradicional Marcha de San Lorenzo que tocó la banda marcial, la cual fue acompañada por el revoleo de pañuelos celestes y blancos de las agrupaciones folclóricas y la traducción de la letra en lenguas de señas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario