..

Alerta en Villa Gobernador Gálvez por condiciones edilicias de las escuelas

Desde Amsafé aseguran que vienen advirtiendo el deterioro. Concejales evalúan un pedido de informes a Educación. La descarga eléctrica sufrida por una maestra activó la alarma.

Jueves 03 de Diciembre de 2015

Las condiciones edilicias de las escuelas de Villa Gobernador Gálvez encendieron un alerta no sólo en el gremio, que viene denunciando desde hace tiempo anomalías, sino en el mismo Concejo Deliberante de esa ciudad, que tiene para su aprobación un pedido de informes al Ministerio de Educación para que dé cuenta del estado de los edificios escolares. Y no es para menos. Hace 9 días, una docente de la Escuela Nº 1.243 José Pedroni sufrió una descarga eléctrica que le ocasionó quemaduras en una mano.

El hecho ocurrió el 24 de noviembre en el establecimiento ubicado en bulevar San Diego 329 de esa ciudad. Allí, una maestra tocó un equipo de música y recibió una descarga que le quemó una mano y "le quedó todo el brazo dormido", según contó una madre.

A raíz de este accidente, que podría haber tenido consecuencias mucho más graves o haber sido padecido por un alumno, los padres decidieron retirar de las aulas a los alumnos y definieron que no volverían a clases hasta que se resolvieran los inconvenientes en el edificio.

Las obras de reparación del tendido ya comenzaron, pero según revelaron desde Amsafé, los chicos están volviendo paulatinamente a clases.

"Este episodio generó una movida importante en la escuela. Nosotros, como Amsafé Rosario y en mi caso como delegada en prevención, fuimos al lugar. En realidad ya habíamos denunciado las condiciones eléctricas de ese edificio en 2013, cuando elaboramos un mapa de riesgo, pero desde entonces no se hizo nada", reveló Claudia Rivas, secretaria de Derechos Humanos de Amsafé y delegada en prevención. La dirigente recordó que a partir del accidente, los padres decidieron sacar a sus hijos del establecimiento porque consideraron que no estaban seguros. "La compañera ya volvió a sus tareas, pero los chicos están retornando en tandas", abundó.

Por su parte, el secretario general de Amsafé Rosario, Gustavo Terés, recordó que el gremio realizó oportunamente un relevamiento y concluyó que "Villa Gobernador Gálvez es una de las zonas con mayor nivel de deterioro y riesgo edilicio de la Región VI de Educación, que se suma al nivel de vulnerabilidad social que sufre la ciudad. No sólo hemos estado en la 1.243; también detectamos problemas en la 1.204, en la 515, en la 1.148, que también tuvo graves dificultades en una parte de su edificio, Y en la Técnica 485 ahora hay un plan de obras, pero venía con un deterioro muy grande", enumeró el dirigente.

En el Concejo. La situación moviliza a la comunidad educativa pero también ha tenido como caja de resonancia al Concejo de la ciudad, que tiene para aprobar un pedido de informes dirigido al Ministerio de Educación para que dé cuenta del estado edilicio de los establecimientos educativos que funcionan en el territorio de Villa Gobernador Gálvez.

El proyecto fue presentado por el concejal Roberto Leiva, quien también investigó la situación en otros establecimientos. "Directivos de varias escuelas nos han contado que los días de lluvia deciden suspender el dictado de clases justamente porque han sucedido hechos similares relacionados con paredes húmedas que producen descargas eléctricas", reveló. Y opinó: "Es inconcebible que el ministerio no sea capaz de garantizar condiciones mínimas de seguridad para quienes tienen la enorme responsabilidad de impartir educación a nuestros hijos, y por supuesto exponiendo además a los mismos riesgos a toda la comunidad educativa".

Leiva visitó varias escuelas acompañado por Cristina Cuevas, y concluyó que "es indignante el estado de abandono que presentan. En 2016, las clases tienen que comenzar en escuelas ciento por ciento seguras; no se puede jugar con la seguridad de la comunidad educativa".

Una ciudad “olvidada”

“Villa Gobernador Gálvez es una ciudad totalmente olvidada, y esto no se ve sólo en las escuelas, sino en muchos otros aspectos. Por supuesto, los pibes y las familias son los más vulnerables”, afirmó Claudia Rivas. Y tiene motivos para decirlo. Desde hace 24 años, esta dirigente de Amsafé es docente en esa ciudad, y ha visto “cómo se ha venido deteriorando en todos estos años. Los gobiernos que pasaron la volvieron cada vez peor. Y mis alumnos son, justamente, de la zona más periférica”, remató.
 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS