La ciudad

Alberto Botto: "Tratamos de ayudar y aliviar el dolor de los demás"

El secretario general del Sindicato de Luz y Fuerza realizó un análisis del difícil año vivido. Contó cómo se trabajó desde el gremio garantizando servicios y el bienestar de la comunidad y expresó sus deseos para 2021

Viernes 18 de Diciembre de 2020

En menos de veinte días concluye un año que fue muy difícil para los argentinos, pero también para el resto del mundo. La pandemia de coronavirus generó crisis económicas y sociales en todos lados y recién a fin de 2020 están comenzando a probarse las vacunas para el Covid-19, que podrían traer algo de alivio a la cuestión de salud. Sin embargo, hay muchos otros aspectos en los que se deberá trabajar duramente para salir adelante. Desde Rosario, el gremio de Luz y Fuerza no se ha quedado quieto en todo el año, aunque debió cambiar algunas modalidades de trabajo para seguir garantizando los servicios de energía y ayudando a quienes más lo necesitan con su Campaña Solidaria Permanente. Alberto Botto, secretario general del gremio, expresó sus expectativas para 2021.

"Tenemos que destacar que se ha trabajado para proteger la vida, para que haya la menor pérdida y sufrimiento posible", reflexionó Botto sobre la forma en que se desarrollaron las actividades en el gremio durante este año de pandemia. "Fue un año realmente muy difícil para todos los argentinos y el mundo en general. A pesar de todo, hemos podido llevar adelante diferentes acciones, fundamentalmente tratando de cuidar la vida de nuestra comunidad, de nuestros compañeros y compañeras trabajadores", agregó.

Botto explicó que al formar parte de un sindicato cuyos afiliados garantizan un servicio público esencial, estuvieron desde un primer momento al pie del cañón, combatiendo la pandemia y "tratando de que se mantenga el servicio porque con el aislamiento social preventivo y obligatorio era fundamental que haya energía eléctrica en las casas".

En relación a lo institucional, el secretario general destacó que se abocaron al "cuidado íntegro del trabajador y su familia, a través de la obra social, que ha sido un pilar fundamental" y se llevó adelante una campaña de vacunación «sin precedentes en la historia del gremio».

Por otra parte, Botto se refirió a la temporada de verano y a la difícil resolución que tomaron desde el Sindicato de Luz y Fuerza: "Ahora estamos a la espera de la vacuna contra el Covid y hemos tenido que tomar resoluciones de fin de año, como el cierre de nuestras colonias de vacaciones, de nuestros campings y lugares recreativos, porque la pandemia todavía no se terminó y hasta que no tengamos a disposición la vacuna y la gente esté inmunizada, no están dadas las condiciones para encontrarnos y compartir reuniones sociales".

"Hay que tener especial cuidado en estos momentos, porque hay una baja de casos y eso puede llevar al relajamiento. Tenemos la preocupación de las Fiestas, donde también estamos sugiriendo a nuestros compañeros y compañeras cómo deben comportarse, respetar las reuniones con la cantidad de gente permitida, que se cuiden más allá de que estemos cerca de la vacuna", añadió.

"Se trabajó en todos los frentes. También en la solidaridad, mucho, porque la pandemia trajo aparejada la profundización de una crisis que ya venía. Todo esto fue paliado por el sindicato. Hemos tratado de ayudar y aliviar el dolor de los demás", aseguró Botto.

Pandemia y teletrabajo

El secretario general de Luz y Fuerza reiteró su postura en contra del teletrabajo de forma masiva, considerando que no sirve y que "rompe vínculos esenciales que tienen que tener las trabajadoras y los trabajadores en su trabajo presencial". "El trabajo presencial es el santuario del trabajador", declaró.

"No estoy en contra de la tecnología, en el detalle sirve. Puede llegar a solucionar algunos temas puntuales, pero no sirve en la masividad. Necesitamos estar interrelacionados. Nosotros estamos rompiendo de a poco la virtualidad, respetando los protocolos, haciendo reuniones que antes eran virtuales, presenciales en lugares abiertos, con distanciamiento y cambia absolutamente todo. Las compañeras y los compañeros están agradecidos de ver al dirigente, de poder charlar, analizar las problemáticas laborales, institucionales, cambia totalmente. Siempre dije que al teletrabajo antes que legislarlo, hay que resistirlo. Después se necesita una norma para ponerle reglas claras, pero desde el aislamiento se hace muy difícil respetar los derechos y que no haya precarización laboral", ahondó.

La esperanza en 2021

"No creo que nos toque vivir un año peor que este. Sabemos que hay riesgos latentes, es un virus que nos ha generado mucho dolor, muchas pérdidas, mucha angustia, mucha incertidumbre", dijo Botto al expresar su esperanza de que el año próximo traerá aparejados mejores momentos.

Asimismo, contó su experiencia personal en relación al virus y los duros momentos que vivió cuando su padre se contagió. "Mi padre gracias a Dios pudo salir, pero la angustia cuando él estuvo internado, de separarnos y no saber si nos íbamos a poder ver, eso no me lo quita nadie. Una situación muy dolorosa. No me quiero ni imaginar y me solidarizo con todas aquellas personas que tuvieron una pérdida durante esta pandemia", expresó.

"Así que toda la esperanza puesta en este 2021, en poder empezar con la reconstrucción del país. Pero fundamentalmente las esperanzas puestas en la vacuna y empezar ya a decirle adiós a la pandemia. Ese va a ser el principio de cualquier otra construcción que se pueda llegar a dar en el país. La economía en algún momento se va a recuperar, las vidas no se recuperan más y creo que ya hemos sufrido bastante en el mundo entero", finalizó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS