Agroclave

Volatilidad y exceso de agua alteraron el mercado de granos

La previsión de una campaña más acotada dio firmeza a la soja local pero los vaivenes cambiarios generaron incertidumbre

Sábado 19 de Mayo de 2018

Una serie de eventos desafortunados _parangonando a la publicación convertida luego en plataforma cinematográfica_ fue lo que vivió el mercado de granos estas últimas semanas. A la semana volátil en materia económica y financiera por la crisis cambiaria en el país se le sumaron precipitaciones excesivas que impidieron con avanzar con la recolección de la campaña gruesa y amenazaron con sumar más pérdidas a una campaña muy golpeada.

"Veníamos de varios días continuados de lluvias y humedad que impidieron avanzar con la recolección: hasta ahora se lleva cosechado el 67% de soja yel 33% del maíz. Estas condiciones también paralizaron las descargas en los puertos dando sostén a los precios disponibles ante la escasez de mercadería", indicó Daniela Reale, analista de mercados BDL SA en un informe publicado por Escenarios Granarios de Fundación Libertad.

Los datos de la especialista coinciden con el último reporte de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Rosario, el cual alertó sobre el hecho de que "ahora los excesos hídricos podrían cobrarse un daño de hasta 500 mil toneladas de soja".

Según el informe del GEA, "faltan cosechar 308 mil hectáreas de soja de primera y 500 mil con soja de segunda en la región núcleo. Cuatro semanas con alta humedad y temperaturas y más de 100 milímetros en los primeros 10 días de mayo tras los excesos de abril hacen temer de que se repita el escenario de la cosecha de abril del 2016".

De todos modos, tras la mejora de la última semana, el especialista de GEA, José Luis Aiello indicó que "el escenario más probable para los próximos tres meses es el de lluvias normales". Aún así, con este escenario de exceso hídrico después de una sequía intensa, la soja del ciclo 2017/2018 "fue una campaña para el olvido", agregó el GEA.

A mediados de abril, cuando las lluvias habían regresado luego de cuatro meses de sequía, había entusiasmo, el clima empezaba a dar señas de poner fin a la peor sequía que se había visto en los últimos 50 años. "Pero las precipitaciones no se detuvieron y ahora los excesos son una amenaza", aseguró el GEA y detalló que el 7% de la soja de primera y el 45% de la de segunda aún no pudo trillarse. Y los lotes están muy resentidos por el efecto de la ininterrumpida seguidilla de días con humedad y altas temperaturas que domina la región desde hace casi cuatro semanas.

"Granos brotados, disminuciones en el peso y apertura de vainas son algunas de las consecuencias. Las pérdidas podrían recortar la producción de la región en unas 500 mil toneladas de soja", indicó el informe del GEA.

En ese marco, el norte bonaerense y el sur santafesino son las áreas con el menor progreso de cosecha de soja de segunda. Allí sólo se recolectó un 10% a un 20%, por lo que sería la zona con la mayor cantidad de hectáreas afectadas. La calidad de la mercadería que se recolecte de acá en más se verá muy desmejorada y sufrirá penalizaciones en la comercialización.

En este marco, Daniela Reale, analista de mercados BDL SA, señaló que frente a esto "es un buen momento para pensar en coberturas".

"El mercado de granos se ve afectado por varios frentes. Por un lado, atravesamos una semana muy volátil desde el punto de vista económico y financiero, con nuevas medidas del gobierno destinadas a contener la fuerte suba que viene mostrando el dólar. Frente a este escenario de incertidumbre quien posee mercadería tiende a retenerla actuando como refugio de valor en dólares", dijo la especialista.

También Reale señaló que "el clima fue perjudicial para los cultivos en pie y seguramente se vea afectada la calidad de lo que aún resta por levantar".


El informe del Usda. Por otra parte, Reale indicó que en el plano internacional, el jueves pasado se publicó el reporte mensual del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda). "No hubo novedades para Argentina pero sí para Brasil, ya que se ajustó a la baja la cifra de producción de maíz", dijo.

"En nuestro país vecino, el clima no está acompañando el desarrollo de la safrinha y esto hay que tenerlo en cuenta como potencial sostén para nuestros precios", señaló.

El cereal ya tiene factores propios que le dan firmeza, por la menor oferta disponible, que se traslada a los precios. "La posición diciembre tiene una tasa implícita del 10% en dólares, que invita a diferir la venta de mercadería. Es conveniente buscar alternativas que permitan entregar mercadería a fijar", dijo Reale.

Del resto del reporte del Usda tuvo efecto positivo sobre los precios externos ya que la estimación de stocks de soja inferiores a los esperados para el ciclo 2018/19, por un sorpresivo aumento en la demanda de exportación y de crushing. Es llamativa la corrección en las exportaciones dada la situación actual entre China y Estados Unidos.

Por el lado del trigo local, "hay más peso por el lado de los fundamentales bajistas ya que con el buen clima que se perfila es cada vez más factible que se materialicen las intenciones de siembra", acotó Reale.

Centro norte provincial. En el centro norte provincial, el Sistema de Estimaciones Agrícolas (SEA) que elabora la Bolsa de Santa Fe y el Ministerio de Producción, las condiciones provocaron un "deterioro en la calidad y en la cantidad de lo que aún resta de la cosecha".

El informe señaló que es la quinta semana con condiciones climáticas de inestabilidad y precipitaciones en todos los departamentos del área de estudio. Los contextos y escenarios que se presentaron en la semana fueron con altos porcentajes de humedad ambiente, lloviznas y lluvias.

Los valores de los registros pluviométricos acumulados en la semana fluctuaron entre 50 y 350 mm, registrándose los mayores montos en los departamentos del norte del área, con marcado impacto en toda la red vial secundaria y terciaria (de tierra), generando su total intrasitabilidad.

Quince días en que los procesos de cosecha estuvieron paralizados y condicionados por la situación ambiental caracterizada por los eventos climáticos, elevados porcentajes de humedad ambiente, de granos, pisos de los lotes y accesibilidad a los mismos.

En este contexto las consecuencias en la producción ya se observaron particularmente en dos aspectos: calidad y cantidad, en primer término, el deterioro de los granos en un alto porcentaje con indicadores muy relevantes como el manchado, brotado, podredumbre, apertura de vainas, caída de los mismos y en segundo término la significativa merma en qq/ha, se sumarían las consecuencias del déficit hídrico padecido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario