Agroactiva 2019

Una batería de ofertas para darle pelea a las malezas

• Pablo Seri, de la firma homónima, explicó las ventajas del equipo que reduce el uso de agroquímicos y no atenta contra la siembra directa.

Sábado 06 de Julio de 2019

La recurrencia de las malezas resistentes en los cultivos extensivos durante las últimas campañas, especialmente de la zona núcleo productiva, pusieron en jaque el modelo de producción. Pero también, abrieron la puerta a nuevos desarrollos de implementos y maquinarias para atender la situación.

Ese es el caso del equipo mecánico para control de malezas desarrollado por la empresa Agro Seri, de General Pinedo (Chaco), que se fabrica desde hace cinco años, tiene testeos de organismos públicos como el Inta y el Ministerio de Producción de Santa Fe, y se mostró en Agroactiva.

Fue uno de los varios que se expusieron en la muestra a campo, donde un conjunto de empresas _en especial chicas o familiares_ llegaron con implementos para controlar malezas.

En el caso del sistema BES (Beneficio Económico Sustentable) desarrollado por la empresa chaqueña, la intención es "reducir el consumo de agroquímicos", pero sin atentar contra el sistema de siembra directa que promueve el mantenimiento del barbecho en el suelo y evitar la remoción.

"No se trata de volver hacia atrás, al modelo convencional con uso de disco; que de hecho está ocurriendo porque el productor está demandando rastras para frenar las malezas", dijo Juan Pablo Seri.

Con su equipio, detalló "se promueve una remoción mínima del suelo, que es lo que atrae al productor, dejando más del 95 por ciento de cobertura". Pablo es la cuarta generación de una empresa familiar pionera en innovación para el campo.

El equipo pasa sobre el lote unos 60 días antes de la siembra y trabaja a una profundidad de 4 ó 5 centímetros cortando las raíces. Tiene un cruce de 12 centímetros entre reja y reja lo que hace que la aplicación sea efectiva. "Le aconsejamos al productor que no utilice agroquímico y deje la maleza y luego ingrese con esta máquina", detalló el empresario.

La firma realizó alianzas estratégicas para crecer en el mercado. Una con la metalmecánica cordobesa Oncativo que realizó el modelo exclusivo del sistema BES para Seri, y otra con la fábrica de maquinaria agrícola Genovese, de Reconquista, que fabrica el chasis adaptado al sistema comercializa el equipo junto a su portfolio de productos.

La empresa apuesta a ser líder en dar una respuesta acorde a las exigencias de los nuevos mercados de consumo, especialmente europeos, que demandan granos libres de agroquímicos o con baja incidencia. "Se requerirán alimentos cada vez más sanos y el productor tendrá que pagar un diferencial por el análisis de los granos previo a la exportación, y cuando eso ocurra van a valorar la ventaja que tienen equipos como esto que promueven el menor uso de agroquímicos", dijo. En ese momento "nosotros vamos a estar preparados ya que llevamos cinco años desarrollándolos y además la tecnología está probada por el Inta a través de diferentes ensayos en Oliveros", dijo.

También el Ministerio de Producción de Santa Fe testeó algunos equipos de la fábrica y los utilizó para el desarrollo de agricultura en zonas periurbanas en Chabás, en Zavalla, Firmat, y otras localidades que lo demanden. "Hay ensayos, se están haciendo números y se puede demostrar que el sistema funciona", dijo Seri.

Además a nivel privado, hay otros dos equipos en la cooperativa de San Jerónimo (Santa Fe) y en Bahía Blanca, Balcarce y Bordabehere.

Además, Seri fabrica también con el sistema BES un rollo mellador para cultivos de cobertura con el que realizan barbechos mecánico.

Desde la empresa se enfocan esencialmente en vender la tecnología, es por eso que le proponen al productor la alternativa de adaptárselo al un cincel viejo o a su sembradora de siembra directa.

Seri reconoció que pese a las pruebas y la efectividad, el ingreso al mercado es progresivo, esencialmente por la resistencia del productor argentino de cambiar de método de manejo. "Es más difícil hacerle entender el concepto a la gente más que venderle la máquina", dijo.

Según detalló, la rentabilidad pasa más por achicar los costos de producción que por subir la productividad.

"Si el productor hace una proyección de aquí a cinco años sobre cuánto aumentarán sus rindes con la tecnología que usa hoy va a ser menor que el costo que tiene", dijo Seri. Por eso "le proponemos que use esta opción, que no baja aumenta lo que produce, pero en cambio sí reduce lo que gasta en insumos y además contribuye con el tema ambiental", concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario