Agroclave

Trigo: la siembra local se afianza y los precios externos se entonan

La tendencia alcista del mercado internacional se replicó en el país y empujó las cotizaciones de maíz y soja en la plaza física.

Sábado 04 de Agosto de 2018

Los precios de los granos gruesos en el mercado disponible y marcada recuperación en la última semana y, según las estimaciones, la tendencia continuará en esta línea. "Esto es debido a que la menor oferta por el trigo a nivel mundial genera un impulso alcista para los granos en general, siempre y cuando la demanda se mantenga constante", explicó el economista Federico di Yenno de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Los problemas de producción mundial de trigo, y en menor medida de maíz, en países clave para el abastecimiento a nivel mundial generaron un piso para la cotización de los granos gruesos en Argentina "permitiendo una fuerte recuperación en los precios del maíz y una positiva (pero más leve) recomposición en los precios de la soja", añadió el especialista.

El especialista y docente de Agroeducación, Rubén Ullúa, destacó la "importante disparada del precio que tuvo el trigo en los últimos quince días con un avance que alcanzó el 17% para el mercado de Chicago (tomando como referencia contratos de septiembre y diciembre de 2018), en tanto que para el mercado local el avance alcanzó el 10% si tomamos como referencia el contrato a nueva cosecha (enero 2019)".

Entre los fundamentos que explican el comportamiento de alza del cereal, se destaca "el impacto negativo que sufre el cultivo en Europa dadas las altas temperaturas y la sequía de la región. Como respuesta de este impacto, los fondos especulativos han comenzado a ingresar del lado comprador a la espera que el precio del cereal ingrese en una tendencia de alza más sostenida hacia los próximos meses", detalló Ullúa.

En tanto, el precio de la soja publicado por la Cámara Arbitral de Cereales (CAC) de la BCR, fue de u$s 278,3 la tonelada el jueves 26 de julio.

A nivel local, a pesar del fuerte ritmo de compras que acarrea el sector industrial en la campaña 2017-2018, el nivel reportado de procesamiento de soja por parte de las fábricas se mantiene en fuerte declive hasta la fecha.

El acumulado del procesamiento de soja en los meses de abril, mayo y junio de la campaña 2017/2018 es el más bajo en 9 años, alcanzando 10,3 millones de toneladas mostrando un descenso interanual del 17%.

En el mismo sentido, las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior (DJVE) de harina de soja 2017-2018 se encuentran a la fecha muy por detrás de otros años. La estimación de exportación de harina de soja en la campaña 2017-2018 de 25,5 millones de toneladas, indicaría un total de procesamiento de soja local de 36 millones de toneladas.

Por su parte, la posición del sector exportador y del industrial se mantiene fuertemente comprada en base a las expectativas de procesamiento para el resto del año.

Al 18 de julio ambos sectores han adquirido un 76% de la cosecha de soja, mientras que se destaca el alto porcentaje de operaciones con precios a fijar (30 % del total de las operaciones).

En la semana, el precio del maíz publicado por la CAC de la BCR, fue de u$s 162 el 26 de julio, anotando una recuperación de u$s 6,56 respecto a la semana anterior.

"El maíz pudo sacar ganancias siguiendo principalmente al precio del trigo, luego de conocidos los datos de producción de los principales abastecedores del mundo: Rusia, Ucrania, Europa, entre otros", dijo.

En términos agronómicos, el trigo salió intacto de la gran helada de la semana pasada. "Hace un año, la helada del 18 de julio ponía en jaque al cereal, dejando el 23% de los lotes regulares. Aún siendo más duradera, la de este martes 24 no dañó al cultivo", detalló el GEA de la Bolsa de Rosario.

En muy buenas condiciones, el trigo avanza en el macollaje. "Están macollando más de lo normal, pero también se notan un poco más atrasados. A pesar de algunas hojas quemadas, el 75% de los trigos de la región núcleo mantiene la condición entre excelente y muy buena", agregó el relevamiento en la zona del GEA.

El 25% restante se los clasifica como buenos. El frío mantiene baja tasas de crecimiento, pero el cultivo sigue avanzando sin inconvenientes, macollando en un 55% y en un 40% desarrollando hojas.

En cambio, "los maíces de diciembre no salen de la desilusión", apuntó el GEA y detalló que sigue la decepción por los resultados de la cosecha de los maíces de segunda y los tardíos.

En la semana pasada solo se avanzó en 5 puntos. Las lloviznas han dejado al 15% de la región sin recolectar. "En los monitores de las cosechadoras los números promedios solo se despegaron 2 quintales por encima de los de la semana anterior, subiendo a 58 qq/ha el promedio de la región. Los últimos cuadros cosechados en Pergamino sorprendieron con mejores marcas. Allí, los maíces sembrados en enero promedian 75 qq/ha", indicó.

Centro norte provincial. En el centro norte santafesino, el Sistema de Estimaciones Agrícolas indicó que en el caso del trigo, "un 90% del cultivo implantado presentó estado bueno a muy bueno con muchos lotes en estado excelente, un 7% en estado bueno a regular y un 3% en estado regular".

Este último porcentaje fue consecuencia de la frecuencia de heladas, particularmente en los lotes con cultivos de ciclo intermedio y cortos, escaso a mínimo desarrollo vegetativo, donde se reflejó el impacto de las bajas temperaturas.

"Un 55% presentó estado de desarrollo foliar y el 45% restante en inicio de macollaje y macollaje.

No se detectó la presencia de enfermedades ni plagas".

En el caso del maíz tardío, el proceso de cosecha presentó un grado de avance del orden del 65%, con un progreso en la semana de 15 puntos y en comparación con la campaña pasada un retraso de 10 puntos.

El mismo estuvo regulado por las condiciones climáticas marcadas por los variados porcentajes de humedad, pocas horas de sol e inestabilidad, repercutiendo directamente en la humedad del grano, cuyos porcentajes continuaron en niveles altos a muy altos (17 a 26%).

Siendo esta característica la que se mantuvo desde el comienzo de cosecha, por lo que se sumaron gastos de secada, para el acondicionamiento del cereal.

Aunque, en general, los acopios tuvieron mayor tolerancia en este ítem con respecto al maíz de primera. En la semana se obtuvieron los siguientes rendimientos promedios mínimos que fluctuaron entre 18 – 25 – 30 qq/ha y máximos entre 50 – 65 qq/ha, con máximos en lotes puntuales de 70 qq/ha. Estos resultados continuaron manifestándose en los diferentes escenarios en los que se desarrolló el cultivo y sus consecuencias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});