Agroclave

Sequía: el 40 por ciento del territorio provincial está en emergencia

•Hay casi 6 millones de hectáreas afectadas. Un informe del GEA estimó que las lluvias podrían normalizarse en abril y ayudarían a la siembra de trigo

Sábado 07 de Abril de 2018

La provincia de Santa Fe declarará la emergencia agropecuaria en más de 5,8 millones de hectáreas, casi el 40 por ciento de su territorio, lo que muestra una clara foto del fuerte impacto que el fenómeno La Niña tuvo en la región, prolongando una sequía desde fines del año pasado que prácticamente arrasó con los rindes de la campaña gruesa, especialmente los cultivos de soja y maíz de segunda. "Queremos asegurarnos que los más afectados sean los primeros en ser atendidos a partir de una intervención eficiente del Estado, por eso hemos implementado un trámite simplificado que permitirá acceder a los beneficios de la medida de una forma más sencilla", señaló esta semana la ministra de Producción provincial, Alicia Ciciliani, al anunciarlo.

Con esta medida, los productores que hayan visto afectado más del 50 por ciento de su producción habitual, podrán acceder a una serie de beneficios impositivos y financieros. Fue una decisión consensuada con representantes de las entidades agropecuarias como Federación Agraria Argentina, Coninagro, Carsfe, y la Sociedad Rural Argentina, que se pusieron al frente de los reclamos desde fines de 2017.

En un trabajo realizado junto a la Nación, las provincias de la región pampeana en base a parámetros facilitados por el Inta que fue determinando el "índice verde", se detectó que en Santa Fe hay 5.866.138 hectáreas más afectadas por la sequía, y las zonas más problemáticas comprende a la totalidad de los departamentos 9 de Julio, San Cristóbal, Las Colonias, Castellanos y San Justo; y en las localidades de Calchaquí, Malabrigo y La Gallareta, del departamento Vera; Reconquista, Berna, El Arazá y Nicanor Molina, del departamento General Obligado; Nelson, Cabal y La Emilia, del departamento La Capital; Maciel, Pueblo de Irigoyen, Casalegno, Estación Díaz y Gessler, del departamento San Jerónimo; Arminda, Ibarlucea y Alvear, del departamento Rosario; Luis Palacios, del departamento San Lorenzo; Carrizales, del departamento Iriondo; y Godoy y Cepeda, del departamento Constitución.

Aunque también desde los organismos del Estado volverán a hacer un análisis de la situación en los próximos quince días para realizar ajustes sobre posibles zonas con pérdidas que puedan estar sujetas al beneficio oficial.

La realidad que atraviesan los campos santafesinos se replica en las distintas zonas productivas del país. Un estudio elaborado por los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Crea), muestra que "el 87 por ciento de las empresas agrícolas y el 94 por ciento de las ganaderas CREA muestran impactos negativos producto de la fuerte sequía".

¿El fin de la seca? Sin embargo, "la seca tendría los días contados", aseguró el director de la Guía Estratégica para el Agro (GEA), José Luis Aiello, quien vaticinó que el agua "vuelve a la región centro" del país y sería reparador ya que permitiría arrancar con buenas condiciones la campaña de trigo que se avecina.

"Abril empezó de la mejor manera, las lluvias volvieron a tener una cobertura y registros de milímetros que hacen cuatro meses y medio no mostraban. Los mecanismos que bloqueaban las lluvias están debilitándose", aseguró Aiello y adelantó que este mes muestra "excelentes chances" de que se normalice el régimen pluviométrico en Argentina y la sequía finalmente quede atrás.

Si se confirman estos pronósticos, sería la mejor noticia para la campaña de trigo 2018/2019, que depende directamente de que se recompongan las reservas de los suelos.

Buen trigo. Será clave el nivel de lluvias para determinar la cantidad de hectáreas que se ocuparán con el cereal, cuya superficie se viene consolidando. En el ciclo 2017/18 se sembraron 5,43 millones de hectáreas y la producción final alcanzó los 17,5 millones de toneladas. "Todo depende de la cantidad de agua que logremos juntar en el perfil del suelo en el momento de la siembra", coinciden los técnicos de la región central.

Según estimó Aiello en la zona núcleo se necesitan más de 140 milímetros para volver a sembrar trigo, de modo que las lluvias tendrían que superar este umbral en los próximos 15 días a fin de recuperar las condiciones hídricas ideales en los perfiles de los suelos. Aunque hay regiones como el este de Córdoba donde se demandaría más caudal de agua (unos 160 mm), las precipitaciones de las últimas semanas aportaron casi 40 mm y comenzaron a descontar volumen.

En la zona núcleo, el último fin de semana "el 70 por ciento de la región núcleo recibió lluvias por encima de los 20 mm. Aunque esto todavía suena a poco, es importante destacar que el agua volvió a aparecer de manera más generalizada", indicó el último reporte del GEA.

La foto de las pérdidas. Según el relevamiento realizado por el movimiento Crea durante la primera quincena de marzo, se registró un fuerte impacto de las adversidades climáticas en la producción. "Si bien se observó heterogeneidad entre las zonas, la encuesta mostró que la falta de agua generó pérdidas de área de 5,2 por ciento en maíz temprano; 8,6 por ciento en soja de primera; 18,4 por ciento en soja de segunda y 13,4 por ciento en maíz tardío. Además, se registró un alto porcentaje del área afectada con estimaciones de caída de rinde importantes", precisó el informe de Crea.

El maíz temprano presentó un 54,2 por ciento de área afectada y la proyección de caídas de rendimiento fue de 20,8 por ciento (aprox. 11,2 por ciento de producción); la soja de primera un 58,9 por ciento de área afectada con mermas de rendimiento de 29,6 por ciento (aprox. 17,4 por ciento de producción); la soja de segunda un 66,8 por ciento de superficie afectada con disminución de rendimiento de 47% (aprox. 31,3% de producción); y el maíz tardío un 61,3% de área afectada con caída de rendimiento de 35,4% (aprox. 21,7% de producción).╠
■□Según las estimaciones provistas por las empresas Crea a través de la encuesta, se registraron mermas de rendimiento esperado respecto a lo planificado al inicio de la campaña de entre 5 y 36% en maíz temprano, 4 y 41% en soja de primera, 7 y 91% en soja de segunda y 0 y 76% en maíz tardío, dependiendo de las zonas. "Es importante destacar que en ninguna zona se esperan rindes por encima de lo planificado", aclaró el reporte.╠
■□Además, la sequía también impactó en el mercado de Hacienda. El consultor ganadero Ignacio Iriarte señaló que por esta situación "estamos frente a una zafra adelantada, concentrada y masiva" que redujo el precio del ternero y que reducirá también el de la vaca, aunque menos que en la seca de 2007 gracias a la tracción de la exportación que está impulsando el mercado chino. ╠
■□Por otra parte, Iriarte indicó que "la seca hace necesario bajar el peso límite de faena y estimó que si sigue sin llover en el otoño probablemente bajará el stock bovino, una tendencia que comenzó en enero cuando la faena de hembras superó el 45%, que es el tope para que no se liquide stock".╠
■□En cambio, la caída de los rindes en la agricultura, impactó positivamente en el nivel de precios de los granos, especialmente de la soja, que además estuvo ayudado desde el exterior por el último informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda), que recortó el área de siembra el Hemisferio Norte.╠
■□Los valores de la oleaginosa disponible en Rosario mostraron mejoras la semana pasada a pesar de que comenzó la cosecha en algunas zonas. "Las subas responden a la menor oferta que se proyecta en el ciclo comercial, con resultados que están lejos de los esperados cuando entran las maquinas en los campos en la mayoría de las zonas productoras", indicó la analista de mercados y directora de Escenarios Granarios, Lorena D'Angelo.╠
■□La cosecha proyectada en 40 millones de toneada de soja, con una pérdida de 15 millones respecto a las expectativas iniciales no es más que una noticia alcista para los precios, pero preocupante para el productor cuyos compromisos previos se vieron incrementados por la baja productividad, advirtió D'Angelo.╠
■□Por otra parte, según los últimos datos de compras del sector exportador e industrial al 21 de marzo, había ventas totales de soja por 13,74 millones de toneladas frente a las 10,61 millones del año pasado a la misa fecha. "El volumen actual representa el 34% de la cosecha frente al 19% del 2017, de las cuales un 54% todavía no tiene precio frente al 64% del 2017", aseguró D'Angelo.╠
■□Esto indica que los mayores negocios con la menor producción, les resta oportunidad a los productores de soja para seguir jugando el partido hasta el próximo ciclo, motivo por el cual será necesaria una buena planificación comercial para el resto del año.╠
■□"El seguimiento de los precios en el mercado tiene que ser el punto de partida para un buen posicionamiento en el futuro, utilizando herramientas de coberturas para no tener sorpresas si retenemos granos", aconsejó la directora de Escenarios Granarios.╠
■□Pero las ventas de los productores no representan más dólares a la economía ya que hasta ahora el sector exportador declaró negocios por sólo 10 mil toneladas de soja correspondientes a la cosecha 2017/18, cuando a igual fecha del año pasado ya había registrado declaraciones juradas por casi 870 mil toneladas. ╠
■□Justamente para atemperar esta actitud especulativa que pone en jaque el escenario cambiario porque seca de dólares la economía y acelera la apreciación de la divisa, el gobierno nacional diseñó un esquema para permitir a los exportadores de soja y derivados adaptar sus ventas a futuro al esquema de baja gradual de retenciones, de modo de agilizar las liquidaciones.╠
■□De este modo, los exportadores de soja podrán tributar menos retenciones por embarques a futuro. Con esta decisión la intención del Ejecutivo es reactivar las ventas al exterior de soja, pellets y aceite, los únicos tres productos agrícolas que continúan pagando derechos de exportación tras la masiva eliminación en diciembre de 2015.╠
■□El informe del Usda publicado el jueves último cuando en la Argentina arrancaba el mega feriado largo impulsaron los precios de la soja por menor área de siembra esperada para Estados Unidos en 2018. "Ese día las cotizaciones de la oleaginosa subieron 9,8 dólares acompañadas por la mejora de 5,7 dólares en el maíz y 2 dólares en el trigo", indicó D'Angelo.╠
■□Por otra parte, en el mercado local la situación del maíz essimilar por la pérdida productiva pero con una demanda doméstica con mayor actividad en zonas donde la cosecha fue un fracaso. "La producción de maíz de segunda y tardío no podrán compensar los números de menor producción que se observa en el mercado, con el consecuente impacto en los precios más allá de alguna presión de cosecha que se muestra en los precios", apuntó D'Angelo y señaló que la cosecha gruesa, mas allá de la oferta proyectada, enfrentará precios más bajo por lo que ya hay que ir pensando ya en el 2018/19.╠
■□En ese marco, la Argentina ya tiene la mirada puesta en el trigo, que a esta altura sigue siendo en materia de precios, el producto más estable "por la oferta limitada ante la demanda activa por parte de la exportación y la industria que tiene que abastecer su producción", detalló la especialista.╠
■□A la fecha, de la producción total de 18,5 millones de tonales, mas los stocks iniciales de 1,72 millones, se llevan comercializadas 11,64 millones, unas 9,34 compradas por la exportación para cumplir con las declaraciones juradas de ventas al exterior (DJVE) que ascienden a 8,43 millones de toneladas y unas 2,30 millones de toneladas de la industria sobre un total de 6,1 millones que tiene que comprar.╠
■□Las 8,6 M de ton que todavía no se comercializaron de trigo tienen que abastecer la demanda interna y externa hasta el próximo noviembre donde comenzará a ingresar la nueva campaña.╠

Una campaña que termina para atrás

Tras obtener un récord histórico en el ciclo 2016/17, la cosecha agrícola total de la actual campaña 2017/18 totalizaría 120 millones de toneladas, una caída del 12% con respecto al ciclo previo. La cosecha de cereales aumentará su participación en la producción agrícola total, ya que la soja tuvo la menor siembra de la última década (solo por encima del ciclo 2007/08).╠
■□Las menores producciones de Brasil (por inundaciones) y de la Argentina (por sequía) generaron un despegue de los precios en el inicio de 2018, aunque no prevemos un rally alcista. Así, los precios internacionales de los granos no exhiben una coyuntura que permita pensar en un cambio de tendencia en las cotizaciones.╠
■□Las exportaciones cayeron en 2017 un 2,5% en volúmenes y 6,9% en valores respecto de 2016. Las ventas en valores totalizaron u$s 24.864 millones, con un volumen despachado de 86 millones de toneladas. De todos modos, en 2017 las cantidades venidas fueron las segundas más elevadas de la historia, y los valores vendidos fueron elevados al mirar los últimos cinco años.╠
■□La participación de las ventas externas del sector agrícola en el total de las exportaciones de nuestro país llegó al 42,6% en el año 2017, inferior al 46,1% del año 2016, pero aun así el sector agroindustrial continua siendo el más importante del comercio exterior argentino.╠
■□Para el total del sector agrícola en 2017, las ventas externas se mantienen diversificadas, con China como principal comprador. Este país ocupó el primer lugar como el principal destino del país en valores, con una demanda por u$s 2557 millones (10,3% del total), seguido por: Vietnam, (8,4%), la India (7,9%), y Brasil (6%). En volúmenes, Vietnam fue el primer comprador con el 10,5% del total, seguido por China, con el 7,8%, por Brasil (7,8%) y por Argelia (7,5%).╠
■□Para Alejandro Ovando, director de IES Consultores "las perspectivas para el ciclo agrícola 2017/18 plantean un escenario más ajustado, dado el menor volumen físico recolectado, con menores rendimientos por hectárea, y menores márgenes brutos, lo que moderará la inversión en equipos y en tecnología".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario