agroclave

Se acelera la siembra de trigo para ganarle a la falta de agua

En maíz, a pesar de los precios, se mantienen firmes inteciones para el cultivo. Se estima una misma superficie que la campaña anterior.

Sábado 06 de Junio de 2020

La falta de agua presiona la siembra triguera y el maíz no cede en intenciones en la zona núcleo, según informó la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario. Ya se sembraron 500 mil ha con trigo en el área núcleo, la necesidad de aprovechar al máximo la humedad adelanta la siembra. Por su parte, el maíz resiste la tormenta de precios. Se estima que la próxima siembra no sufrirá variaciones importantes en esta región.

En cuanto a la cuestión climática, desde la entidad local señalaron que hay probabilidades de lluvias entre hoy y el lunes. El avance de aire frío sobre la porción central del país generará inestabilidad. Se esperan heladas generalizadas e intensas entre domingo y martes y pocas posibilidades de lluvias para el oeste. “Nuevamente será la franja este del país la receptora de las precipitaciones que puedan desarrollarse hasta finales de mayo”, comentó el Dr. José Luis Aiello.

En tanto, las toneladas comercializadas alcanzan a casi el 50% de la producción esperada de maíz y el 45% del volumen esperado de soja, valores que se encuentran por sobre el promedio de los últimos 5 años, según informe de la Bolsa de Comercio de Rosario

El ingreso de camiones a las terminales del Gran Rosario continua siendo relativamente auspicioso. En el caso del maíz, si bien en mayo cayó levemente respecto a mayo del año pasado (86.462 en 2020 vs 92.796 en 2019), el acumulado en lo que va de la campaña 2019/20, que formalmente inició el último marzo, aún se encuentra un 2% por encima del ciclo anterior y un 35% arriba del promedio de los últimos tres años, incluso a pesar que el 2019 constituyó un récord histórico de exportaciones de maíz.

En el caso de la soja, el acumulado mensual al 29 de mayo suma 157.246 camiones, por encima de los 143.590 anotados en el mismo período del año anterior. En lo que va de la campaña 2019/20, que inició el 1º de abril, el ingreso de camiones para descarga de soja a plantas y puertos del Gran Rosario resulta un 7% superior al del año anterior y un 15% más alto del promedio de los últimos 3 años, demostrando un muy buen nivel de actividad del sector primario..

Específicamente respecto a la nueva campaña, se sembró un 28% del trigo de la región. La falta de agua presiona la campaña triguera y el productor está redoblando la apuesta. La estrategia es sembrar más rápido y ganarle terreno a la falta de agua.

“Hay que aprovechar al máximo la humedad disponible en el suelo. Por eso adelantamos la siembra de los ciclos largos e intermedios”, explicaron a la BCR en el área los ingenieros del centro y sur santafesino.

Los hechos lo comprueban. A la fecha, es el mayor progreso de siembra de los últimos 5 años. En las ultimas 4 campañas los excesos hídricos dificultaban el avance de las labores y amenazaban con limitar los planes. Ahora, la carrera contrarreloj es contra la desecación en el centro y sur de Santa Fe. En Buenos Aires, en el norte, las condiciones de siembra son menos limitantes.

En suma, el trigo tiene su frente de batalla con la falta de agua y se está haciendo todo lo posible por no perder oportunidad de siembra en ningún lote. En maíz, a pesar de los precios, los sondeos señalan intenciones firmes de presencia en las rotaciones, detalló GEA. Prematuramente se estima que el maíz mantendría un área similar a la del año pasado, cuando se registró un récord en área núcleo, o puede decaer ligeramente. Por el momento, es la soja de primera la que tiene más probabilidades de ver disminuir su superficie en la región núcleo.

“Los rindes y el buen comportamiento que tuvo el año pasado, y el menor costo de semilla y fertilización alientan al cultivo. Aunque en un principio la inversión en maíz es mayor que en soja, a la larga tienden a igualarse debido a la demanda de herbicidas de la oleaginosa. El principal factor para decidir por el cereal es su mayor rentabilidad respecto de la soja de primera. Pero tiene que haber alguna recuperación en precio”, puntualizan los técnicos.

Entre los aspectos negativos, se sigue coincidiendo en la incertidumbre en clima, los precios internacionales y la mayor presión fiscal. Los productores pequeños y los que trabajan campos en alquiler son los que siguen más reticentes frente al cereal.

La analista Lorena D’Angelo, de Escenarios Granarios, explicó que los precios de los granos tuvieron una semana de saldo positivo, especialmente en Estados Unidos por compras que se motivaron a partir de elementos positivos para los mismos. El dato más importante es que en muchos países están comenzando a salir del confinamiento que se produjo a partir del coronavirus y comienza a despertar la demanda de algunos productos.

“La situación de China es importante dado que su demanda es clave para el mercado de commodities agrícolas. Es así que a partir de las indicaciones dadas están aumentando la demanda de importación de carnes y productos agrícolas, entre ellos la soja”, indicó D’Angelo.

Con el regreso de China al mercado hubo negocios e compras de soja estadounidense y brasilera. El país asiático se abastece de la soja física en Brasil y realiza negocios mayormente de la cosecha 2020/21 con Estados Unidos. “Igualmente la relación con Estados Unidos continua tensa por las declaraciones de Trump sobre distintos temas que afecta la relación con China que debería estar cumpliendo su compromiso de la Fase 1 del acuerdo comercial firmado en enero pasado”, especifico la analista.

En tanto, la demanda también volvió a despertar para el maíz especialmente en Estados Unidos con el aumento de la producción de en la últimas semanas aunque el consumo forrajeo está siendo afectado por el cierre de empresas procesadoras de carne. A los datos de demanda, se le sumaron factores de oferta que ayudaron a los precios en el mercado de referencia de Chicago.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario