Agroclave

Santa Fe saca ventaja en el mercado exportador de carne

Las exportaciones santafesinas de carne bovina subieron un 80 por ciento en peso y 43 por ciento en valor el período 2016/17

Sábado 26 de Mayo de 2018

Desde el comienzo de la presente década, las exportaciones de carne santafesina han crecido más que a nivel país, ganando participación en las exportaciones nacionales. En el período 2016-2017, las exportaciones de carne bovina de Santa Fe acumularon un incremento del 80 por ciento en el peso neto y del 43 por ciento en el valor exportado. Actualmente, Santa Fe participa en más del 30 por ciento de la cuota Hilton de Argentina; y más del 40 por ciento del valor y del 50 por ciento del volumen de las exportaciones tienen como destino a China. El nuevo escenario con perspectivas optimistas para el crecimiento de las exportaciones de carne, pone a la provincia en un lugar preferencial para aprovechar el contexto.

El último informe sobre "Carne bovina santafesina: potencial exportador hacia la próxima década" elaborado por las investigadoras de Ieral Regional Litoral, Carolina Beltramino y Lorena Picapietra realiza una radiografía del sector y realiza una proyección sobre el futuro de la actividad productiva en la provincia.

Las exportaciones de carne bovina de la provincia han mostrado mayor crecimiento que a nivel país, alcanzando en 2017 los valores máximos de los últimos 10 años: 378 millones de dólares y 63.431 toneladas. A la vez han ganado participación en las exportaciones nacionales del producto.

Desde comienzos de la década, las ventas externas provinciales han crecido 110 por ciento en términos de volumen, y el 90 por ciento de dicho incremento corresponde a cortes congelados de menor valor relativo. Las exportaciones de carne enfriada, de mayor valor, han aumentado solo marginalmente, detalla el informe.

La provincia de Santa Fe, participa en más del 30 por ciento de la cuota Hilton de Argentina. En términos relativos, este cupo absorbe mayor demanda que Australia, Uruguay, Nueva Zelanda y Paraguay (16 por ciento del 18 por ciento total del reparto mundial). Sin embargo Europa no ha mostrado signos de crecimiento en las últimas décadas.

China es actualmente el principal destino de las exportaciones santafesinas de cortes congelados de bajo valor y ha explicado el 80 por ciento del incremento en el volumen exportado en los últimos 2 años. Los nuevos acuerdos comerciales del país con esa región, aprobaron la ampliación del protocolo para exportar carne enfriada de alto valor.

"La apertura a cortes enfriados generará la posibilidad de participar en nichos de mercado de mayor valor (sector gastronómico, hotelero)", consideraron las especialistas.

Hacia la próxima década se prevé un mayor crecimiento de las importaciones en mercados de menor precio, y una mayor competencia por acceder y mantener los canales comerciales de alto valor. China continuará siendo protagonista, y se espera una evolución positiva a ritmo creciente de las importaciones de carne bovina de mayor valor. El vínculo comercial de Argentina con estos mercados más dinámicos resulta estratégico para impulsar y acompañar el crecimiento en los niveles de producción hacia la próxima década.

En este sentido Argentina tiene un doble desafío: avanzar sobre protocolos que permitan el acceso a los canales comerciales de mayor valor y lograr acuerdos comerciales que permitan reducir los aranceles actuales a los principales mercados. En ese marco, Santa Fe puede afrontar el nuevo escenario combinando la capacidad instalada y productiva de sus establecimientos frigoríficos que tienen las máximas habilitaciones para exportar a la UE; y un esfuerzo de nuevas inversiones de cara a cumplir con todos los requisitos que plantea el mercado asiático de alto valor, advierten desde Ieral Litoral.

Contexto. Santa Fe es una de las principales provincias productoras de carne bovina del país, ocupando el segundo lugar detrás de Buenos Aires, en términos de stock, en capacidad de faena y en su participación en las ventas externas. Durante el año 2017 Santa Fe registró 2.056.539 cabezas faenadas, el 16 por ciento del total nacional, y participó en más del 30 por ciento del volumen exportado.

La estructura industrial de la provincia muestra ventajas comparativas y competitivas respecto al resto del país, en cuanto a los volúmenes faenados y a las habilitaciones para acceder a los mercados internacionales más exigentes.

El sector industrial de la provincia cuenta en la actualidad con 35 establecimientos faenadores de bovinos , lo que representa el 7 por ciento de las plantas del país. De acuerdo a los datos publicados por Agroindustria, 27 de los 35 establecimientos de la provincia cuentan con habilitación Senasa para tránsito federal e internacional (77 por ciento del total), 7 con habilitación provincial y 1 con habilitación municipal.

El 20 por ciento de las empresas frigoríficas de la provincia han recibido cupo de exportación de la cuota Hilton repartida hasta la fecha para el ciclo 2017/2018. Con esto, Santa Fe, mantiene una participación mayor al 30 por ciento del volumen total asignado.

El nuevo escenario con perspectivas optimistas para el crecimiento de las exportaciones de carne, pone a Santa Fe en un lugar preferencial para aprovechar el contexto.

El informe de Ieral analiza el desempeño comparado de las exportaciones de carne bovina de la provincia de Santa Fe respecto al de Argentina, con el objetivo de detectar posibilidades de mejora en el desarrollo del sector. A la vez, en base al análisis de proyecciones de FAO OECD se evalúan las oportunidades y desafíos que presentan Santa Fe y Argentina, para un mejor desempeño exportador.

Exportaciones. Desde el comienzo de la presente década, las ventas externas de carne bovina a nivel provincial han mostrado mayor crecimiento que a nivel país, ganando participación en las exportaciones nacionales del producto. En efecto, durante el período 2010/12 (período base) las exportaciones de carne bovina de Santa fe aportaron el 24 por ciento de las exportaciones nacionales en volumen, y durante los últimos 2 años representaron en promedio el 31 por ciento.

Desde el período base, Santa Fe ha mostrado un crecimiento de 110 por ciento en volumen y 46 por ciento en valores FOB, alcanzando en 2017 un volumen de 63.7 miles de toneladas y un valor 378.5 millones de dólares. El mayor crecimiento se concentró en los últimos dos años, luego de la eliminación de las restricciones a las exportaciones de carne bovina que implementó la actual gestión de gobierno. En el período 2016-2017, las exportaciones de carne bovina de Santa Fe acumularon un incremento del 80 por ciento en el peso neto de las exportaciones y del 43 por ciento en el valor exportado.

A nivel nacional, las exportaciones de carne bovina en 2017 ascendieron a 205.3 miles de toneladas y 1.284 millones de dólares, logrando un aumento de 58 por ciento en volumen exportado y del 22 por ciento en valores FOB. Al igual que en el caso Santafesino, se registra en 2016 un punto de inflexión a partir del cual el ritmo de crecimiento se acelera.

Si bien el reciente crecimiento de las ventas externas de carne bovina ha sido extraordinario, existe una serie de factores, fuera del control de los productores de carne, que están influyendo en el desempeño exportador.

Por un lado, el "aumento-estructural" en la demanda de proteína de la clase media de China, que en 2017 fue el destino del 56 por ciento del volumen de carne bovina exportado a nivel provincial, y aportó el 42 por ciento de las divisas generadas. Por el otro lado, la eliminación de políticas gubernamentales, implementadas por el anterior gobierno, que restringieron las exportaciones de carne bovina Argentina hasta el año 2015; lo cual favoreció el incremento acelerado de las ventas externas de carnes bovinas, desde un nivel histórico muy bajo.

Perspectivas. Hacia la próxima década, los países en desarrollo desempeñarán un rol cada vez más central en el patrón de comercio internacional de carne bovina. Por un lado, continuarán constituyéndose en los mercados importadores cada vez más dinámicos de carne bovina a nivel global; y por el otro, la potencialidad del incremento en los niveles de producción también será significativamente mayor en los países en desarrollo.

En cuanto al cambio porcentual esperado para los próximos 10 años en los niveles de consumo y producción de países en el informe se observa un fuerte crecimiento de la demanda de carne bovina para la región de China Ampliada, Africa y el resto de Asia -por encima de los niveles de producción- lo cual resultará en un incremento en la demanda de importaciones de carne bovina.

De acuerdo a las estimaciones de FAO Oecd, hacia la próxima década las importaciones globales de carne bovina mostrarán un incremento de 1.8 millones de toneladas, y el 80 por ciento tendrá lugar en los países en desarrollo. Los mercados que se espera muestren un mayor crecimiento en las importaciones son aquellos que pagan precios medios o bajos por tonelada importada. Entre los países que aportarán mayor volumen de importaciones adicionales, se destacan China Ampliada y Vietnam, se detalla.

Mientras que mercados como China Ampliada ya tienen una importancia significativa como destinos de nuestras exportaciones, Vietnam, por su parte, se presenta como un mercado momentáneamente atendible por productores de carne bovina, con valores muy bajos (en el orden de los 3.300/3.500 dólares por tonelada). El crecimiento de este mercado ha sido atendido en gran parte por India, y por el momento, no pareciera ser un mercado tentador para productores de cortes de mayor calidad y costo relativo.

Por otro lado, se prevé una caída y paulatinamente menor crecimiento en el consumo de carne bovina en los mercados internacionales de mayor valor, como UE 28, Japón y Corea, lo cual traerá aparejada una competencia aún más feroz para acceder o mantener la participación en ellos.

Otro dato relevante que se desprende del gráfico es que el crecimiento en la producción en EEUU, Brasil, Argentina e India supera la evolución de la demanda doméstica de carne, dando lugar a un incremento de la producción exportable durante la próxima década.

"La posición de Argentina pone en evidencia que el crecimiento de la producción de carne en el país dependerá fuertemente de la posibilidad de colocación de la misma en los mercados externos, y por ende, el vínculo comercial que pueda generar con los mercados más dinámicos resulta sumamente estratégico", consideraron desde Ieral.

Competitividad. En el informe se observa que la existencia de acuerdos comerciales es un factor clave de competitividad. Cuando existen acuerdos preferenciales de comercio entre países, las barreras arancelarias desaparecen o disminuyen, haciendo más fácil el acceso de los productos del exterior a los mercados protegidos. Las barreras comerciales pueden tomar diferentes formas; los derechos de importación propiamente dichos, el establecimiento de cuotas de importación principalmente por mercado de origen, e incluso los acuerdos de libre comercio que al beneficiar a determinados mercados, actúan también como una barrera de entrada para los restantes países .

Dentro de los principales mercados internacionales de carne bovina, los países mejor posicionados, como Australia y Estados Unidos, tienen acuerdos comerciales que aseguran ventajas arancelarias. En este sentido Argentina tiene un doble desafío: además de avanzar sobre protocolos que permitan alcanzar el acceso a los canales comerciales de mayor valor, resulta clave negociar acuerdos para reducir los aranceles actuales.

En estos momentos, Argentina enfrenta sobrecostos arancelarios muy elevados para acceder a los mercados de Japón, Corea y China, en relación a Australia y Estados Unidos. Hacia la próxima década, dichos sobrecostos se incrementarán notablemente, en la medida en que la reducción de los aranceles pautados por los acuerdos vigentes entre esos países se haga efectiva, y Argentina no logre avanzar en este aspecto.

Las exportaciones de carne bovina de Australia a China gozaron en 2017 de una ventaja en los aranceles de importación de entre 3,6 y 7,5 puntos porcentuales de acuerdo al tipo de producto; y en 2024 dicha ventaja se ampliará ya que el arancel que deberá pagar será de 0 por ciento.

En el caso del mercado de Japón, durante el presente año las importaciones con origen en Australia tienen un arancel de 29,9 por ciento para carnes enfriadas, y 27,2 por ciento para carnes congeladas, hasta un cupo de 200 mil toneladas. Para Argentina los aranceles que corresponden son de 38,5 por ciento, es decir que si accedieran al mercado enfrentarían un sobrecosto entre 8,6 y 11,3 puntos porcentuales para ingresar los productos al mercado. Además, la mencionada ventaja arancelaria se ampliará en un futuro: los aranceles para los productos Australianos descenderán a 23,5 por ciento en 2028 para las importaciones de carne enfriada, y a 19,5 por ciento en 2031 para el caso de carnes congeladas.

En el caso de las exportaciones a Corea del Sur, Argentina está sujeta a un arancel general de 40 por ciento sobre el valor FOB, mientras que Estados Unidos y Australia, a partir de la firma de acuerdos comerciales con Corea, han logrado posiciones más competitivas. En el caso de Estados Unidos, el arancel general para carnes enfriadas y congeladas en 2017 es del 24 por ciento, hasta una cuota de 300.000 toneladas, y superada la cuota el arancel asciende de 30 por ciento. Asimismo, el acuerdo comercial alcanzado por ambos países (Korus), plantea la disminución progresiva de aranceles que deben pagar las importaciones de carne bovina con origen en Estados Unidos, hasta llegar a 0 por ciento en 2026.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario