Agroclave

Recortan en 200 mil toneladas la cosecha de trigo en la zona núcleo

El fenómeno "El Niño" moderado está llegando más tarde de lo previsto y afectará no sólo al cereal fino sino la siembra de maíz y soja

Sábado 27 de Octubre de 2018

El fenómeno "El Niño", que se preveía estaría llegando en forma moderada sobre el cierre de la campaña fina y el inicio de la gruesa se sigue demorando y el trigo, el maíz y la soja "serán afectados", anticipó esta semana el último informe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario que también dio cuenta de la crisis hídrica que atraviesan las regiones productivas de Córdoba, donde la sequía jaquea el inicio del nuevo ciclo.

En ese contexto, se siguen recortando las previsiones de producción triguera. En los últimos días el GEA estimó para la zona núcleo una reducción de 200 mil toneladas para la cosecha del cereal fino que sobre el cierre del ciclo sintió el impacto de la sequía, muerte de espigas por heladas y más hectáreas alcanzadas por el granizo.

"El mal tiempo permanece pero los milímetros apenas suman con escasos montos en la franja central del país. El centro de la región núcleo es la que menos oferta recibió, ya que en las última semana apenas logró superar los 5 milímetros (mm)", detalló el GEA, aunque indicó que hubo valores interesantes en el sur de la región pampeana y en el norte del país.

El principal foco de preocupación sigue siendo la región central del país y especialmente la provincia de Córdoba. En estas zonas, el centro del déficit hídrico se agudizó y para volver a recuperar los niveles óptimos de humedad, comenzar la siembra gruesa con los perfiles de los suelos cargados y recuperar la condición de los trigos, las expectativas de lluvia están entre los 80 a 100 mm en el centro sur de Santa Fe mientras que llega a los 140 mm en Córdoba.

Con este escenario, "las expectativas de alta producción triguera han quedado diezmadas", indicaron los especialistas y muy lejos están los rindes de 44 quintales por hectárea (qq/ha) que dejó la campaña pasada. De hecho, la proyección de rinde promedio de trigo 2018/19 para la región núcleo se sitúa en 35 qq/ha, dos quintales menos que hace a mediados de octubre. "Ahora se estima una producción, ya no de 5,13 millones de toneladas, sino de 4,9 millones". Este número aún no está cerrado y podrían seguir recortándose si las lluvias no llegan al oeste y centro de la región. También si continúan las tormentas con granizo que siguen aumentando la cuenta de las hectáreas perdidas.

"El área del norte bonaerense fue golpeada con crudeza por fuertes tormentas que dejaron postales apocalípticas. Pearson fue segada por el temporal de granizo y borró los cuadros trigueros", indicaron los técnicos. También aseguraron que fueron numerosos los lotes que pasaron a la historia tras el paso de la tormenta que se desató entre el miércoles 17 y el jueves 18 de octubre último donde el granizo tuvo un gran impacto tanto en área como en intensidad, especialmente en zonas como Manuel Ocampo, Alfonso, Socorro, Rojas, Colón, General Villegas, en provincia de Buenos Aires y tambien en la región santafesina de Diego de Alvear.

El especialista de GEA, José Luis Aiello, advirtió que "el punto crítico de la campaña gruesa serán las inestabilidades y por eso hay que estar preparados para la aparición de una anomalía como puede ser una sequía y su consecuente daño en los cultivos de verano".

Aiello aseguró que "respecto del Pacífico, la situación térmica superficial es de cuasi-neutralidad. El pronóstico de Niño, se está extendiendo más de lo previsto y esto significa que se sigue postergando su influencia sobre Argentina". En cambio, vaticinó que "podría favorecernos recién hacia el mes de diciembre", cuando las previsiones iniciales era que se expresara en octubre.

Tambien afirmó que "la aparición del Niño, si se produce, será de baja intensidad" y aseguró que "lamentablemente esto no asegura grandes flujos de humedad desde el norte".

Las últimas lluvias no llegaron a dar alivio a la situación. "La oferta de estos últimos siete días estuvo muy por debajo, precisamente donde más se la necesita, como el área que rodea a Rosario, donde unas 2,5 millones de hectáreas productivas recibió menos de 10 mm.

Distinta fue la situación para el norte argentino, donde las lluvias "fueron generosas" en el NOA y NEA, especialmente en Santiago del Estero donde se acumularon casi 180 mm y en la provincia de Chaco que recibió lluvias unos 40 mm desde el 16 de octubre", detalló GEA.

De este modo, además del recorte de la producción triguera, la falta de agua afecta seriamente al maíz, un cultivo cuya área en muchas regiones será reemplazada por la soja si continúa la falta de humedad. "La siembra maicera sigue retrasada y el comienzo de la implantación de soja se encuentra pendiente ante la falta de agua que afecta a gran parte de la región pampeana", detalló GEA.

Según los últimos cálculos, las siembra maicera cierra con 150 mil hectáreas menos, que se repartirán entre el maíz de diciembre y la soja. "Si bien hubo avances en las labores de implantación en la última semana, un 40% de los lotes quedaron sin sembrar en el este cordobés", aseguró el relevamiento.

En tanto, la siembra de soja espera, por los pronósticos de bajas temperaturas que podría demorar el implante.

En el mercado de Chicago, la soja tomó un ritmo alcista cuando se conoció noticia de dos buques embarcando desde Estados Unidos hacia China, en el marco de la guerra comercial entre ambos países. De todos modos, la tendencia alcista no duró mucho más que una semana cuando se conoció el reporte de las exportaciones semanales que dieron cuenta de cancelaciones de operaciones chinas sobre EEUU.

Ahora, también en ese mercado comienza a terciar la siembra de Brasil, que pasa al centro de la escena en los mercados externos, que llevó a Chicago a operar con ciertos vaivenes en función del ritmo de la cosecha brasileña, según un reporte de Eugenio Irazuegui, analista de mercados de Zeni.


venta de trigo nuevo. Por otra parte, las exportaciones argentinas de trigo nuevo registradas hasta mediados de octubre llegaron a 5,8 millones de toneladas correspondiente a la actual campaña, por un valor estimado en torno a los u$s1.300 millones, según un sondeo de la Bolsa de Rosario.

En base al recorte en la producción estimada a 19 millones de toneladas para el total de la campaña, el saldo exportable se proyecta en 12,6 millones de toneladas, "aunque ello llevará el stock final a un mínimo histórico de 0,3 millones de toneladas", advirtió la especialista Emilce Terré. Al 10 de octubre, las exportadoras habían comprometido despachos de trigo nuevo al exterior por un total de 5,9 millones de toneladas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario