Agroclave

Por soja y maíz, la cosecha gruesa sumará 104 millones de toneladas

• La recolección avanza a paso firme y con excelentes rindes. La comercialización arrancó lentamente, con mucha mercadería sin precio.

Sábado 13 de Abril de 2019

La cosecha gruesa avanza a paso firme y con excelentes rindes en la zona núcleo, tanto para la soja como el país. Para graficarlo, la Guía Estratégica para el Agro (GEA), de la BCR, reveló en su informe mensual que la estimación para la campaña de soja es de 56 millones de toneladas, cerca del 75 por ciento por encima del ciclo pasado. En tanto, el maíz alcanzaría las 48 millones de toneladas.

Con el avance de la recolección, la comercialización se acelera, aunque hay mucha mercadería negociada sin fijar precio, lo que matiza las expectativas sobre un fuerte ingreso de divisas. La presión de la producción, las existencias estadounidenses y las tensiones comerciales globales complican el panorama de los precios.

Contra todas las previsiones, el buen tiempo acompañó a la cosecha en la región y se está comportando mucho mejor de lo que se esperaba. Los resultados siguen entusiasmando. La soja promedia 43 quintales por hectárea (qq/ha) y el maíz 109. General Arenales se sube al podio de los mayores rindes promedios. Con un 15 por ciento de la soja de primera cosechada, promedia 47 qq/ha. Y en maíz también, el 30 por ciento trillado de maíz temprano marcó una media de 125 qq/ha. Los técnicos de la localidad lo atribuyen a la tecnología de punta aplicada y el agua disponible en los períodos claves. De todas formas, Marcos Juárez sigue teniendo el monopolio de los máximos resultados de cosecha. Siguen saliendo lotes de soja con techos que superan los 60 qq/ha. En el maíz temprano, desde que comenzó la cosecha, los picos no ceden de los 150 qq/ha.

Usda sube estimaciones. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda) elevó el martes su proyección de la actual cosecha argentina de maíz en un millón de toneladas hasta las 47 millones, cifra casi 50 por ciento superior a la anterior campaña. Este cálculo se ubicó un millón de toneladas por encima de lo previsto en el último informe sobre estimaciones agrícolas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA). El organismo estadounidense incrementó la proyección del saldo exportable de maíz argentino hasta las 30,5 millones de toneladas. Por otro lado, mantuvo sin cambio su pronóstico de trilla de soja en la Argentina con respecto a las previsiones de marzo en 55 millones de toneladas.

El maíz estadounidense también tuvo movimientos en sus estimaciones, con un incremento de 10,9 por ciento en su proyección de las existencias finales de dicho país.

Según la corredora de granos Granar, el dato sobre un aumento en los stocks finales "es, sin dudas, un fundamento bajista para el mercado de maíz, en plena siembra 2019/2020 que, además, se prevé un 4,13 por ciento mayor a la anterior".

Por su parte, los stocks de soja estadounidense no sufrieron mayores cambios y fueron estipulados en 24,37 millones de toneladas, cifra 104 por ciento superior a la que se registró en el mismo período de la campaña 2017/18. La demanda de soja china tampoco tuvo cambios y se mantuvo en 88 millones de toneladas.

En el mercado de Chicago, los futuros agrícolas concluyeron el mismo día en el que se conoció el informe, con bajas en el trigo y sin cambios en los granos gruesos.

Según un análisis de la Bolsa de Comercio de Rosario, en un contexto internacional atípico y complejo, en el que la disputa arancelaria entre el mayor importador global de soja (China) y uno de los dos principales exportadores de la oleaginosa (EEUU) condiciona la evolución de los valores de referencia para la soja, se observa un impacto bajista sobre los precios a cosecha en Argentina.

Liquidación de cosecha. A pesar de este panorama de precios, muchos productores se ven en la necesidad de vender la soja a cosecha, aunque el porcentaje de negocios con precio a fijar se mantiene en niveles notablemente altos. Con el 23 por ciento de la producción 2018/19 negociada, el 72 por ciento de los contratos fue hecho bajo la modalidad de fijar precio a futuro. Este porcentaje es 8 por ciento superior al promedio de las últimas cinco campañas. De las 12,2 millones de toneladas de soja 2018/19 negociadas, sólo 3,4 millones de toneladas tienen un precio firme.

De acuerdo al trabajo realizado por las analistas Desiré Sigaud y Emilce Terré, las declaraciones juradas de venta al exterior (DJVE) de soja en esta campaña sextuplican las del período 2017/18, mientras que las de maíz las duplican.

A medida que avanza la cosecha de granos gruesos, se percibe en el mercado un optimismo comercial que no tuvo la anterior.

Lorena D'Angelo, analista de mercados y asesora comercial, advirtió que el aumento del ritmo de la cosecha gruesa no asegura el ingreso de divisas, ya que muchos negocios se hacen sin precio determinado.

"En nuestro país avanza a buen ritmo la cosecha gruesa por la mejora reciente del clima pero con un retraso en comparación con el año pasado a la misma fecha", dijo.

Explicó que las estimaciones de ingresos de divisas van desde las u$s 25.000 hasta los u$s 27.000 millones, y varían según las proyecciones de volúmenes de exportaciones de los productos agrícolas y de los precios FOB a los cuales se exportan los mismos.

Pero aclaró que "la llegada de las divisas igualmente está atada a la comercialización en el mercado doméstico por parte de los productores, ya que del total proyectado hoy se confirma la liquidación de exportadores por los pagos realizados al trigo ya comercializado, al maíz 18/19 que se operó con precio y al escaso volumen de soja 18/19 realizado bajo esta modalidad".

Ventas. Según los últimos datos de compras de la Secretaria de Agroindustria, están comercializadas al 27 de marzo unas 12,2 millones de toneladas, de las cuales 69,4 por ciento están bajo la modalidad a fijar. Es es decir, unas 8,5 millones de toneladas. Es una cifra superior a las 7,7 millones de toneladas del año pasado a la misma fecha, cuando sólo representaba el 54 por ciento del total de 14,4 millones de toneladas comercializadas. Es decir, que las 8,5 millones de toneladas que todavía no tienen precio no tienen necesidad de ser ingresadas como divisas hasta que el vencimiento de las fijaciones se produzcan, lo que representaría unos u$s 1.853 millones.

Por esos motivos explicados, D´Angelo explicó que "hablar de un record de ingresos de divisas en el corto plazo es apresurado ya que la decisión la toma del productor que hoy espera hasta último momento para establecer el precio de venta, sea por la expectativa de mejores precios si se soluciona el conflicto comercial entre EEUU. y China o hay un problema productivo en el norte en el 2019, o simplemente por la suba del dólar frente al peso ya que con precios en dólares más bajos se compensa algo en pesos por la devaluación".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario