expoagro. innovación vs eficiencia

Maquinaria agrícola: el momento de un ajuste fino

• Especialistas aseguran que la búsqueda de mayor tecnología sin tener un horizonte claro de uso termina actuando en contra del negocio

Sábado 17 de Marzo de 2018

Si es real que en Argentina más del 60 por ciento de las tareas agrícolas se prestan por medio de contratistas, va a ser necesario observar muy bien los equipos que ellos tienen para determinar hasta qué punto sirve el exceso y la presión constante por tanta tecnología.

En Expoagro se pudo ver que el epicentro de los negocios tomó un rumbo más pausado y analítico que excede las decisiones por falta de agua, abundancia en otras zonas o sequía, para posicionarse en la inteligencia de muchos productores que han comenzado a evaluar lo imprescindible de la electrónica, robótica y otros avances tecnológicos. Algo así como considerar hasta que punto sirve tanto avance, si primero no se logra interpretar si la tecnología es superflua, agrega valor o _para ser más claro_ determinar si se ganará más por tener una plataforma draper grande o una cosechadora monstruosa.

Esto no significa que no es necesario renovar equipos, sino que es tiempo de sentarse y pensar bien frente a tanta plata que se pone en juego.

Esta semana, en Expoagro se vio la necesidad se segregar tantas oportunidades de desarrollo para juntarse con lo que verdaderamente sirve y no caer en hecho de tener todos los días algo nuevo. Un ejemplo podría ser pensar si vale tanto la pena llenar un equipo de chips, consolas, sistemas remotos o servicios on line, si antes no se presta atención a los procesos básicos como los sistemas sencillos, cuerpos de siembra fuertes por encima de los componentes electrónicos que se pongan a bordo.

"Hoy pedir que una máquina haga de todo, es imposible, porque se terminan haciendo equipos inoperantes", remarcó el consultor en maquinaria agrícola, Ricardo Martínez Peck, reconociendo que los sistemas de doble fertilización sólo lograron hacer que más de la mitad del tiempo de las tareas agrícolas de algunas sembradoras se pase por tener que ir constantemente a cumplir con el abastecimiento.

Martínez Peck, reconoce que la siembra es una sola y las oportunidades de ingresar al lote son escasas. También,que hay productores agobiados por la pérdida de lo práctico, sencillo y simple junto a la persistencia de muchos actores por querer transformar a los implementos en carros complejos o abastecedores de productos o insumos agropecuarios.

"De nada sirve la precisión de siembra si no hay cautela en las decisiones. Hay una tendencia a lo grande, novedoso y un olvido del armando un equipo de apoyo logístico imprescindible para que el capital invertido termine siendo eficiente", criticó Martínez Peck aclarando que no se deben poner en duda los pilotos automáticos, barrales de mayor proporción en pulverizadoras, cortes automáticos de sección y demás.

"Sí dudaría de la conectividad on line, frente a muchas faltas de incongruencias como un cambio de pastillas, la reparación de pérdidas, corrección de cóncavos y otros principios básicos en cada uno de los implementos y maquinaria agrícola".

Poco valor agregado. Si lo necesario modifica el resultado, también sería bueno pensar por qué hay productores desconcentrados en comprar implementos que realmente hagan lo que se está necesitando.

Fue visible en Expoagro, un campo de contrasentidos. Poco se entiende la razón por la cual en el país se venden por año 120 mil pick ups a un valor de 5.000 millones de dólares contra 2.200 millones de dólares que ingresan por la venta de maquinaria.

Vale aclarar que más del 60 por ciento de las camionetas las compra el sector agropecuario y representan uno de los primeros productos en el orden de prioridades.

En el mundo de tanta sustentabilidad anunciada, no existen estos matices. En Argentina el campo es ejemplo de productividad, mejora constante y desarrollo; pero hilando muy fino, es parte de la una insostentabilidad constante del país. Para que los números cierren, Argentina necesita 100 mil millones de dólares anuales, aunque por ahora sólo genera un promedio 57 mil millones a través de las exportaciones.

Faltan 43 mil millones que podrían venir con eficiencia productiva, buenas prácticas, valor agregado y otros puntos de partida que, tal vez, solo podrían alcanzarse con más productores asociados y menos chacareros dueños de sistemas productivos inviables.

cafma en alerta. El presidente de la Cámara de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), Raúl Crucianelli anticipó el inicio de un camino que busca posicionar a los productos argentinos en los mercados internacionales.

El empresario, consideró que es necesario para equilibrar los problemas inflacionarios, de costos y la oferta de financiamiento interna. También dijo que el objetivo interno es seguir aumentando las ventas por el orden interanual de un 25 por ciento, con un promedio de 2.500 sembradoras vendidas, aunque con la salvedad de saltear la eventualidad climática.

Por ahora, la preocupación pasa por el bajo nivel global de exportaciones que tienen los fabricantes del país. "Estamos entre un 5 por ciento, cuando el nivel óptimo debería ser del 40 por ciento. Solo en los años 2006 y 2007 llegamos a un 25 por ciento", reconoció Crucianelli resaltando que el mundo sabe las bondades y altas prestaciones de la maquinaria agrícola argentina.

Por otra parte, expresó que le pedirán al gobierno nacional que cierre la importación indiscriminada de implementos extranjeros y aplique el sentido de gradualismo que dispone como política central y productiva. "No es lógico que las multinacionales tengan créditos subsidiados con los impuestos de todos los argentinos. No somos tontos, movilizamos cerca de 30 mil puestos de trabajo y necesitamos una apertura gradual y prolija", subrayó agregando que aceptan todos los desafíos del gobierno actual, pero van a pedir una corrección sobre el concepto de multinacionales.

"Industria nacional significa 60 por ciento de los componentes fabricados en nuestro país y un 40 por ciento traídos de afuera. No nos hagan trampas, ni inclinen la balanza. Estamos cansados de ver pasar por las rutas camiones que traen equipos y se podría decir que hasta el aire viene de afuera", enfatizó Crucianelli.

Según Cafma, el diálogo con el gobierno nacional es bueno y la inteligencia de los funcionarios permitirá que en muy poco tiempo se corrija todo esto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario